El PSG se ha convertido en el primer enemigo del Fair Play Financiero. Esta medida impuesta por la FIFA restringe el dinero que puede gastar cada equipo en los mercados de fichaje para que no puedan endeudarse. Esta iniciativa no ha gustado a Al-Khelaïfi, propietario del conjunto parisino, quien ha mostrado que puede gastarse grandes cantidades por los jugadores.

Noticias relacionadas

Para combatir esta medida, Al-Khelaïfi ha utilizado su equipo de la liga de Qatar, el Al Duhail. El conjunto qatarí ha fichado a la joven estrella del Portimorense, Shoya Nakajima, por 35 millones de euros. El futbolista japonés estaba siendo seguido por grandes clubes como el Oporto e incluso algunos de los líderes de la Premier League; sin embargo, ha decidido fichar por el Al Duhail.

El jugador estaba causando sensación en la Liga NOS, donde había marcado cinco goles y había repartido seis asistencias. En la Copa Asia no había podido jugar debido a una lesión, pero se tiene mucha confianza en el prometedor futuro del jugador.

Al-Khelaifi, máximo mandatario del PSG Reuters

Los clubes satélite, cada vez más comunes

Esta operación se ha convertido en el fichaje más caro del fútbol en Qatar y deja la posibilidad de una futura llegada al PSG. Esto se debe a que el equipo francés debería realizar varias ventas para equilibrar sus cuentas antes de poder hacer grandes desembolsos, para cumplir el Fair Play Financiero.

El PSG no es el primer club que utiliza un equipo satélite para hacer esta trampa al Fair Play financiero. El Manchester City ha realizado acciones similares con el Girona, donde mantiene a varios jugadores cedidos, mientras que, el Watford tendría como satélite al Udinese.

Estas acciones no son penalizadas por la FIFA, por lo que la ayuda que da el Fair Play a los equipos con menos poder económico, desaparece por trucos como los utilizados por el PSG. 

[Más información en: La venganza del PSG hacia el Barcelona por De Jong pasa por Coutinho]