La disputa de partidos oficiales de La Liga en Estados Unidos para esta temporada es ya una realidad. A pesar de que no se haya confirmado nada de forma oficial, y tras las duras críticas recibidas tanto por parte de cierto sector de jugadores -representados por al AFE-, clubes y aficionados, el plan sigue siendo el mismo. Trasladar encuentros de la máxima competición nacional al otro continente con la intención de extender la marca.

Noticias relacionadas

Los principales perjudicados serán los aficionados. Peñistas y abonados que por razones económicas o laborales no podrán embarcarse en un viaje tan largo y costoso para apoyar a su equipo. Los seguidores del Girona que iban a ver el derbi frente al Barça, que será el encuentro que estrene este escenario americano para La Liga, ya han recibido la información necesaria para saber si podrán desplazarse para apoyar a sus respectivos equipos.

En una reunión que tuvo el miércoles entre La Liga y el organismo Aficiones Unidas se acordó la elaboración de un Plan de Compensación para los peñistas. A lo largo de la mañana del jueves se ha enviado a las peñas del Girona una nota con diferentes características de este plan especial para reducir los costes que se producirían corrientemente con un viaje de estas características.

Esteladas en Montilivi durante el Girona - Real Madrid REUTERS

El Plan de Compensación incluye el viaje y la entrada de forma gratuita para 1.500 personas, además de otros 450 lotes de viaje, entrada y dos noches en un hotel de 4 estrellas en Miami. A ello se sumará un 40% de descuento en el abono anual de los peñistas y la entrega de 5.000 entradas para que puedan acudir al Barcelona - Girona que se disputará en el Camp Nou.

El encuentro, salvo cambio de última hora, se disputaría en el Hard Rock Stadium a las 20:45 hora española del 26 de enero. Serán las 14:45 hora local y solo falta por ver cuántos aficionados españoles se congregan en el encuentro para mantener la condición de local y visitante. Uno de los grandes miedos es que se produzca un aquelarre independentista.