Aún estamos a principios de agosto y el Sevilla afronta su primera semana importante de la temporada. El conjunto andaluz se medirá el próximo jueves al Zalgiris lituano en la ida de la Q3 de la Europa League, competición en la que el equipo de Nervión es dueño y señor con cinco títulos. Tres días después, el domingo, los de Machín tendrán su primer 'matchball' con la Supercopa de España ante el FC Barcelona, que se disputará a partido único en el estadio de Tánger.

Noticias relacionadas

Pero primero viene la Europa League, torneo fetiche para los andaluces en el que esperan volver a reinar una temporada más. La primera piedra en el camino será el Zalgiris el próximo jueves en la ida de la Q3 que se disputará en el estadio Sánchez Pizjuán, en un duelo que será inédito para ambos equipos.

De ganar la eliminatoria, el Sevilla se enfrentaría o bien al Sigma Olomouc (República Checa) o al Kairat (Kazajistán), que se medirán también este jueves. Este posible cruce entre entre el Sevilla y cualquiera de los dos equipos tendría lugar el 23 de agosto fuera de casa y se cerraría el día 30 del mismo mes con la vuelta en el Pizjuán.

El Sevilla ha sido el primer equipo de Primera en comenzar la temporada 2018-19 de forma oficial, ya que su séptimo puesto en la Liga obligó a los de Nervión a disputar la segunda ronda de la previa de la Europa League ante el Ujpest de Hungría el pasado 26 de julio y 2 de agosto. Una eliminatoria que el Sevilla solventó eficazmente con un 7-1 global (4-0 y 1-3).

En el horizonte también está el duelo ante el Barça, un partido que ha venido envuelto en polémica por la sede del torneo y en el que culés e hispaleneses se han visto las caras en dos ocasiones, con sendas victorias para el Barcelona.