Daniel Calle Pedro Cifuentes

La trigésimotercera Liga del Real Madrid no ha sido un paseo militar. El equipo de Zidane fue de menos a más, tuvo el contratiempo de la suspensión del partido en Vigo (retrasado varios meses) y supo sobreponerse a la dura derrota en el último minuto del Clásico en el Bernabéu. Al final fue el equipo que más lo mereció; estos fueron los hitos esenciales de un campeonato muy deseado tras un lustro de sequía.

Noticias relacionadas

- La fiebre amarilla de otoño: entre el 21 de septiembre y el 2 de octubre, tres empates consecutivos contra equipos de vestimenta amarilla (Villarreal, Las Palmas, Eibar con segunda equipación), más uno en Champions contra el Borussia Dortmund, hicieron temblar el proyecto de Zidane. Cristiano se recuperaba todavía de la sesión sufrida en la Eurocopa y el Madrid parecía perdido. En aquella fecha, las comparaciones de puntos beneficiaban incluso a Rafa Benítez.

- Victoria en el Calderón, 19 de noviembre: el Calderón se despidió de los derbis ligueros con un gran disgusto. Se lo produjo Cristiano Ronaldo en una de sus mejores noches junto al Manzanares: un 'hat-trick' que alumbró el primer golpe de autoridad merengue en la temporada.

- Empate en el Camp Nou. Sergio Ramos marcó un gol arquetípico en el minuto 89, sin el cual el Madrid habría acabado el campeonato con un punto menos (92), el Barça tendría dos más (también 92) y en caso de empate a puntos, hubiera ganado el Barça. El Madrid consiguió entonces mantener la diferencia de 6 puntos en la clasificación de LaLiga, equilibrando el tanto de Luis Suárez.

- 15 de enero, derrota en Sevilla. El equipo de Sampaoli, por aquel entonces animador del torneo, le ganó el primer partido de la temporada (2-1) y cerró la marca de imbatibilidad en 40 partidos, récord en España.

- 22 y 26 de febrero: esa semana se tambaleó la Liga. El Madrid cayó derrotado en Valencia en un partido aplazado y cuatro días después completó una remontada épica (con polémica) en Villarreal. El Real Madrid ganó 2-3 en el Estadio de la Cerámica con tres goles en 30 minutos (Bale, Cristiano de penalti y Morata) y recuperó el liderato. 

- Susto contra las Palmas: el final del invierno fue una época preocupante para Zidane, coincidiendo con diversas lesiones. El 1 de marzo, con un jugador menos por expulsión de Bale, los blancos lograron remontar a Las Palmas un 1-3 en el Bernabéu y empataron un partido perdido que encrespó los ánimos del graderío.

- 8 de abril: el día que se decidió la Liga. El Madrid empató ante el Atlético (1-1) en casa, con gol postrero de Griezmann. Era el primer partido de tarde, 16:15 horas, y el equipo salió muy afectado del Santiago Bernabéu. A las 20:45 horas jugaba el Barcelona en Málaga para ponerse líder por primera vez en muchos meses. Pero el equipo de Luis Enrique fue ampliamente superado por el de Míchel (gran ayuda la del exmadridista) y perdió 2-0. Ese día el Barça despilfarró gran parte de sus opciones.

- 23 de abril: el Clásico. La derrota dolió al madridismo, pero no fue vivido como un drama por el público, rendido a la magia de Messi. También fueron los últimos puntos que perdió el equipo en la competición. Posteriormente vencieron a Deportivo, Valencia, Granada, Sevilla, Celta y Málaga: el apogeo del equipo completo (de los dos equipos, en realidad) que ha conducido a Zidane al éxito.