Daniel Montero Pedro Cifuentes

Gestifute International, la empresa central del ‘holding’ de Jorge Mendes, repartió beneficios en 2015 por valor de 12 millones de euros, según documentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. Los accionistas de la agencia fundada por el representante más poderoso del mundo del fútbol se repartieron esa cantidad en efectivo después de impuestos: casi el doble de los 6,5 millones que habían amasado por el mismo concepto en 2014.

Noticias relacionadas

La facturación bruta de la empresa en 2015, el año del fichaje de Martial por el Manchester United y del fiasco de De Gea, fue de 27,3 millones de euros. Descontados sus elevados costes de gestión (6,6 millones, que en 2014 habían sido 2,8 millones), Gestifute International pagó a la Hacienda irlandesa 2,5 millones de euros, el 12,2% de sus 20,7 millones de beneficios (un 9,3% sobre la facturación total). 18,2 millones, pues, de rendimiento puro. En 2014 había abonado 1,4 millones. Un tipo impositivo notablemente inferior al nominal que se aplica en España a personas físicas y jurídicas.

Irlanda es el primer hito del entramado hilado por Jorge Mendes para proteger los ingresos publicitarios de sus clientes, según la investigación de la red europea EIC  ('Footballeaks'), que en España publicó El Mundo a finales del año pasado. Un sistema que lleva dinero de la isla hasta Suiza, pasando por sociedades 'offshore' en el Caribe, para ocultar presuntamente sus ganancias por derechos de imagen, o parte de ellas, al fisco.

2015 fue un buen año para Mendes, que realizó la sonada operación del delantero francés Anthony Martial, traspasado del Mónaco al Manchester United por 80 millones de euros. El súper agente portugués, apodado ‘el Tiburón’, añadió esa campaña a su agencia a entrenadores como Unai Emery o Marc Wilmots. Colocó también al colombiano Jackson Martínez en el Atlético de Madrid por 35 millones (un año lo enviaría a la Liga china por 42) y traspasó a Nicolás Otamendi al Manchester City por 45 millones, entre otras decenas de operaciones. Pudo haber coronado la temporada con el fichaje de David de Gea por el Real Madrid si el acuerdo no se hubiese frustrado en las últimas horas del 31 de agosto; el meta internacional del Manchester United iba a convertirse en uno de los jugadores mejores pagados de la plantilla madridista.

85 millones en Holanda

Según sus cuentas, Gestifute tiene 6,8 millones de euros invertidos en acciones y un total de 13,8 millones de euros en activos. En el banco tiene ‘sólo’ 202.451 euros depositados entre todas sus cuentas. La empresa declara cuatro empleados y un director: cinco personas salarios que suman 296.791 euros anuales. La punta de lanza del ‘Holding Mendes’ publicó sus cuentas oficiales del ejercicio 2015 el pasado 23 de noviembre de 2016. Lo hizo en Irlanda, sede de la compañía, un ‘balneario fiscal’ cuya legislación permite una fiscalidad baja a cualquier empresa siempre que opere fuera de su territorio (la agencia, por ejemplo, mueve su mercado en toda Europa) sin reducir la transparencia de su sistema.

La sociedad tiene tres directores: Andy Quinn, un especialista en finanzas irlandés; Liam Grainger, otro gestor de sociedades, también irlandés; y Luis Correia, sobrino y hombre de confianza de Mendes, considerado su mando derecha, poseedor de 1.500 títulos de la compañía (el único de los tres directores que tiene acciones de la empresa, concretamente un 1,5% de la misma).

La sociedad de control de Gestifute es Start Sgps SA, una empresa registrada en Portugal y que sirve de empresa patrimonial para Mendes. La empresa fue abierta en 2008 y declara tener un patrimonio neto en 2015 de 70 millones de euros. De ella, depende tanto las dos filiales de Gestifute (abiertas en Irlanda y Oporto) como otras dos sociedades de las que el holdig de Mendes tiene la mitad de las acciones: T-23 Sociedade Inmobiliaria y Polaris Sports LTD, abierta también en Irlanda.

Jorge Mendes. Cranio Dsgn

En un juego de muñecas rusas, esta sociedad depende a su vez de otra empresa fiduciaria, la cúspide del holding de Mendes, abierta en 2012 en Holanda. La empresa se llama Sociedade Start B.V. y cuenta con 85,8 millones de euros en activos, gestionados únicamente por dos trabajadores. Como fondos propios, la empresa declara en 2015 58 millones de euros, casi el doble que el año anterior y que concuerda con el incremento de dinero sufrido por su filial irlandesa. 

Así, esta empresa en Holanda es el final de una cadena de sociedades con las que Mendes controla un patrimonio multimillonario fruto de sus movimientos en el mercado de fichajes.

Recorte a los agentes

El fútbol es el deporte que mayores comisiones reparte para los representantes de jugadores. Los agentes FIFA han solido embolsarse entre un 5% y un 10% en comisiones, superior al 5% que cobran los agentes en el béisbol o el 4% que ganan en la NBA. En una lista publicada por la revista Forbes a finales de 2015 se atribuyeron a Mendes unas ganancias de 85 millones de euros en 2015.

Existe últimamente una fuerte corriente en la FIFA a favor de disminuir las comisiones de los representantes de jugadores al 3%. Sin ir más lejos, el Parlamento francés aprobó este pasado mes de febrero un proyecto de ley para controlar a los agentes e intermediarios futbolísticos: una iniciativa pionera en pos de la transparencia en el fútbol profesional, a través de un mayor control financiero a las operaciones de los clubes y representantes.

Jorge Mendes ha pasado de regentar una discoteca en un pueblecito del norte de Portugal a protagonizar algunos de los traspasos más caros de la historia del fútbol; nunca antes un intermediario había logrado semejante poder en el mundo de la pelota. Su colección de estrellas es imponente: Cristiano Ronaldo, Diego Costa, James Rodriguez, David de Gea, Ángel Di María o Renato Sanches. Se calcula que su agencia ha suscrito traspasos por un valor cercano a los 1.000 millones de euros en las últimas dos décadas.