Las bicicletas no son solo para el verano y eso es lo que se ha propuesto demostrar esta temporada el Movistar Team. El único equipo español del panorama World Tour vuelve a tener la responsabilidad de representar al país allá por donde el calendario ciclista les lleve. Poco a poco el frío invierno va quedando atrás y las Clásicas de primavera son el primer preludio a la llegada de la nueva estación. Este camino comienza este sábado en la Strade Bianche.

Noticias relacionadas

Teniendo a Alejandro Valverde en tus filas es difícil decir que este equipo no haya tenido antes un plan para ganar un Monumento después de que el murciano haya ganado cuatro Lieja-Bastoña-Lieja, pero la realidad es que este año hay una base diseñada para que el ciclismo español siga haciéndose un hueco en estas pruebas de primavera. Ese universo que parecía estar solo destinado a belgas, italianos y neerlandeses es uno de los objetivos para el equipo telefónico.

Este fin de semana será la primera prueba completa de un equipo que ha preparado Eusebio Unzue para que la 'M' del ciclismo mundial tenga un hueco en las plazas de privilegio. Evidentemente, no parten como favoritos para el triunfo, pero la calidad de los corredores que estarán presentes en estas pruebas anticipa un interesante abanico de posibilidades para dar la sorpresa y poner la bandera de España sobre el 'sterratto', el pavé o las carreteras escarpadas de Centroeuropa.

La Strade Bianche será la primera gran prueba para un grupo joven, aunque con la experiencia de Valverde, que quiere abrir al ciclismo español una nueva perspectiva más allá de las grandes vueltas. Después de una temporada en las que las victorias escasearon para el cuadro español, la necesidad de destapar el tarro de los triunfos apremia para un equipo acostumbrado a tener presencia en los podios y a ser respetado en el panorama ciclista.

Las bazas

La gran baza sigue siendo un Alejandro Valverde por el que los años no pasan, aunque en los primeros pasos de esta temporada se le ha visto alejado de los favoritos. Sus victorias han alimentado casi por completo a esta entidad en los últimos años, pero sus 40 años son una losa que empieza a hacer mella. El murciano tiene puesta su 'bala' en los Juegos Olímpicos, pero aún tiene una campaña por delante para disfrutar y, quién sabe, ampliar su palmarés.

Pero si este cambio de mentalidad se ha producido es por Iván García Cortina. El asturiano es la apuesta de futuro para tener un candidato a llevarse rondas de un día de largo recorrido. Llega en este 2021 a tratar de asentarse en el pelotón internacional, ser un clasicómano con opciones y también plantar cara a los grandes esprínter. El primer paso pasa por hacer buenas actuaciones como en Omloop, donde una caída le apeó de la lucha final.

Además, los Gonzalo Serrano, Sergio Samitier y Luis Mas tratarán de demostrar que pueden arropar a sus líderes hasta el final de estas duras carreras. Sobre todo el primero que, por su juventud, tiene un gran margen de mejora y unas cualidades muy completas para poder desenvolverse en cualquier terreno. Además, aunque no estarán en la cita de Italia, el danés Mathías Norsgaard, el austriaco Gregor Mühlberger, el estadounidense Matteo Jorgenson, el suizo Johan Jacobs y el alemán Juri Hollmann también quieren ayudar a Movistar a tener presencia en estas carreras.

España y los Monumentos

Si Óscar Freire abrió el mundo de las clásicas con sus victorias en la Milan - San Remo y 'Purito' Rodríguez el de Il Lombardia, este equipo busca tumbar la puerta del Tour de Flandes y de la Paris-Roubaix. Para esto no hay cita más similar que la Strade Bianche de este domingo que será una prueba de nivel ante fueras de serie como Van der Poel, Van Aert, Alaphilippe, Pogacar y Egan Bernal.

[Más información: Movistar Team, ante un año muy especial: los fichajes de López y Cortina y el adiós de Valverde]