Lo que iba a ser una jornada de ciclismo más se convirtió en una tortura. La Ruta de las Dehesas, que se desarrollaba por tercera vez, tuvo que ser suspendida en la tarde del sábado a menos de 24 horas de su inicio "por la seguridad de todos los corredores". El circuito, que contaba con el visto bueno de la Comunidad de Madrid, tenía que pasar por Navas del Rey. Y el alcalde del municipio, según denuncian los organizadores, se negó hasta el punto de amenazarles.

Noticias relacionadas

"Hemos intentado hasta este último momento agotar todas las posibilidades para poder desbloquear la situación que nos ha impedido que realicemos esta prueba. Tanto es así que todo está ya preparado: el circuito completamente balizado, la zona de salida montada y todas las bolsas de corredor y dorsales organizados incluso repartidos", confirman en un comunicado los líderes del Circuito Scott 7 Estrellas

Sin embargo, el alcalde del pueblo madrileño no ha dado su brazo a torcer. No quería que el recorrido pasara por su pueblo y, según cuentan desde la organización, en el constitorio ya enviaron un escrito a la Comunidad de Madrid que fue desestimado. Por el contrario, la carrera contaba con "todos los informes favorables de las administraciones intervinientes", desde tráfico hasta cuestiones de medioambiente, además de "los Ayuntamientos de Colmenar del Arroyo, Chapinería, Pelayos de la
Presa y San Martín de Valdeiglesias".

Comunicado con las amenazas

La organización contactó telefónicamente con Jaime Peral, alcalde de Navas del Rey, y la respuesta no fue nada positiva. Conocieron la "convocatoria a los cazadores armados por parte del Ayuntamiento de Navas del Rey en una zona por donde transcurre la prueba", lo que ponía en evidente peligro a los participantes en la ruta.

Amenazas físicas

Según han relatado, en esa conversación telefónica el alcalde les amenazó: "Por mis cojones no vais a pasar por mi pueblo y para eso he convocado a la sociedad de cazadores de Madrid para que cierren todas las fincas por donde pasa la prueba". Además, de denuncian desde la organización, les aseguró que "habrá más de 60 cazadores armados dispuestos a hacer lo que haga falta" si a alguno de los participantes pasaba por la zona.

Una postura que les obligó a rogar "encarecidamente a todos los participantes" que evitaran acercarse a la zona tanto "en la salida del recorrido" como en cualquier otra zona de este, simplemente por "cuestiones de seguridad". Al contrario, han agradecido "especialmente al Ayuntamiento de Colmenar del Arroyo su constante
compromiso y dedicación para la realización de la carrera y el modo" en el que les han acogido.

Por todo ello, en la organización se reservan "el derecho a emprender las acciones legales" que correspondientes, pero sin haber podido realizar el evento en la hora y fecha previstos. Uno de los aspectos más dolorosos, cuentan en el comunicado, es que "en un año tan complicado como este, en el que las administraciones públicas se han visto obligadas a cancelar la práctica totalidad de las pruebas deportivas de nuestro país", desde la carrera trataron "por todos los medios de sacar adelante, luchando hasta el final cada autorización". 

[Más información - Muere Donaldo Ramírez atropellado por un autobús cuando competía en una prueba ciclista]