Primoz Roglic cumplió con la expectativa. El esloveno se impuso en la única contrarreloj de La Vuelta por un segundo con William Barta y se colocó como jersey rojo al meter 49 segundos a Richard Carapaz. Hugh Carthy completó una gran crono y solo perdió 25 segudos con el de Jumbo-Visma y se postula como el tercero en discordia por el triunfo final. [Así fue la 13ª etapa de La Vuelta a España 2020 entre Muros y Mirador de Ézaro (CRI)]

Noticias relacionadas

Mala crono para Enric Mas. No hizo una gran parte llana, pero tampoco recuperó tiempo en la subida. El español fue el único que no hizo el cambio de bici en parado, lo hizo con la bicicleta del coche y tampoco supuso ninguna ventaja. Se dejó más de 30 segundos con Dan Martin, 50 segundos con Carapaz, un minuto y 18 segundos con Carthy y casi dos minutos con Roglic. El esloveno es líder con 39 segundos de ventaja con el de Carchi, 47 con el del Education First y con 1:42 sobre el irlandés.

De esta manera Movistar tendrá que seguir moviéndose como ha hecho en los últimos días. El podio se queda a dos minutos y medio y hay terreno por delante para poder recuperarlo, pero la sensación es que Mas no tiene tantas piernas, cosa que Carthy, el más débil de los del podio a priori, no aparenta. El británico ha salido incluso reforzado de esta crono frente a Carapaz y, teniendo en cuenta que Woods ha llegado más lejos que el resto de los Ineos, tendrá más argumentos para luchar con Roglic que el ecuatoriano.

Este miércoles espera un terreno rompe piernas, típicamente gallego, que no permite hablar de media montaña pura. La jornada contará con un puerto de 3ª en el tramo final que no debería suponer grandes problemas para los corredores con aspiraciones en la general en esta llegada a Ourense. Los equipos de sprinters, ante la previsible falta de control, deberían consentir la victoria de la fuga.

Cavagna, primera referencia

Según iban llegando los primeros ciclistas al Mirador de Ézaro, los favoritos empezaban a tener las principales referencias. Remi Cavagna, el corredor de Deceuninck Quick-Step, sería el tiempo que sería tenido en cuenta por el resto de ciclistas. El francés hizo una excelente crono y, aunque parecía que los últimos metros de ese auténtico muro que es esta llegada, lograba finalizar el recorrido más rápido que nadie hasta el momento con 47 minutos y 37 segundos.

Jasha Sutterlin, el alemán del Sunweb, se quedó muy cerca de batir al francés a cuatro segundos cuando cruzó la meta. No ocurrió lo mismo con Nelson Oliveira. El de Movistar serviría como una referencia excelente para el resto de los corredores del equipo español al situarse en primer lugar mejorando en 46 segundos el tiempo de Cavagna. Gran trabajo el del portugués que es un gregario ejemplar durante el resto de las etapas. Eso sí, el norteamericano William Barta llegó con las rebajas y puso el crono en 46:50.

Cambiar, o no cambiar

La gran duda de los grandes estaba en el hecho de cambiar de bicicleta antes de afrontar los metros de subida a Ézaro. La mayoría de los que estaban disputando la crono sí que lo estaban haciendo. Algunos, como Chris Froome, no lo hicieron. La clave estaba en la posición del manillar. El hecho de ir con 'La Cabra' de la crono y el resto de manillar que suele ser el que utilizan para las etapas en las que los ciclistas luchan contra el corono.

No había tantas dudas entre los favoritos. Todos hicieron el cambio de bicicleta que serviría para demostrar que la conjunción equipo y corredor era la mejor. Había que demostrar en esos metros en los que el ciclista coge su nueva bici para afrontar la subida final se hacía sin ningún error y el operario encargado de empujar al profesional lo hacía de la mejor manera para dejar a su hombre en la mejor posición posible.

[Más información: Carthy vence en L'Angliru, Enric Mas pone el espectáculo y Carapaz es nuevo líder de La Vuelta]