Nuevo escándalo sexual en el mundo del deporte. En esta ocasión los hechos han tenido lugar en un equipo femenino de ciclismo de Bélgica, el Doltcini-Van Eyck Sport. Una de las componentes del mismo ha denunciado unos presuntos abusos sexuales cometidos por un asistente en el año 2017, mientras que la otra habla de conducta inapropiada del director del equipo en el pasado 2019.

Noticias relacionadas

Le Monde expone los hechos y recoge declaraciones de las ciclistas: la canadiense Maggie Coles-Lyster y la estadounidense Sara Youmans. La primera de ellas habría sido agredida en el mes de abril del año 2017, justo cuando acababa de cumplir la mayoría de edad. 

La agresión la llevó a cabo, presuntamente, uno de los fisios del equipo belga. "Todas teníamos entre 16 y 18 años. Era mi primer masaje con él. Subió a lo largo de mis piernas, muy arriba y pasó su dedo sobre mis partes íntimas por encima de la ropa, lo que me pareció una práctica extraña", comentó Coles-Lyster.

Conducta inapropiada

Youmans, por su parte, aseguró que en su caso fue el director del equipo, Marc Bracke, el que en medio de las negociaciones de su contrato en 2019 le pidió que le mandase fotos en "sujetador y bragas o en bikini". Mientras que el propio acusado apuntó en el mismo medio de comunicación que lo hizo solo "por cuestiones profesionales" y que "tan solo de las piernas". "No estoy interesado en fotos de mujeres en ropa interior", se defendió.

Críticas a Marc Bracke

Le Monde, además, recoge declaraciones de otras integrantes del Doltcini-Van Eyck Sport sobre la figura de Marc Bracke. Según estas, el director del equipo tiene un "estilo de gestión autoritario". Llevarle la contraria puede desencadenar la suspensión o incluso una suspensión provisional del club.

[Más información: El Bradford inglés expulsa a un jugador acusado de abusos sexuales a un menor de edad]