El día que se cumplían cuatro años de la protesta pacífica de Colin Kaepernick, la NBA dijo basta en contra del racismo. Aquel día de 2016, un jugador de la NFL se arrodillaba mientras sonaba el himno de Estados Unidos: "No voy a ponerme de pie para mostrar orgullo por una bandera de un país que oprime a los negros y las personas de color", dijo tras aquello Kaepernick. Ahora muchos se arrepienten de no haberle escuchado por entonces.

Noticias relacionadas

Estados Unidos vive tiempos muy complicados. Los abusos policiales contra personas de raza negra no cesan y han puesto sobre la mesa un problema que hace decenas de años (por no decir centenares) que es necesario erradicar de la sociedad: el racismo. Primero fue el asesinato de George Floyd y ahora los siete disparos que recibió Jacob Blake. Dos actos que han levantado a los jugadores de la NBA.

Pero, ¿por qué son las estrellas de la liga norteamericana de baloncesto los que encabezan la protesta mediática y deportiva? En la NBA, la realidad es que la mayoría (en torno a un 80%) son jugadores negros. Personas que, una parte importante de ellos, provienen de una vida complicada marcada por los estigmas racistas y clasistas de los Estados Unidos. Han sufrido el racismo en sus propias carnes y, en ocasiones, los abusos policiales que ahora se denuncian con un grito al cielo.

Los Bucks lideraron el boicot de la NBA en la jornada de este miércoles. El equipo de Milwaukee, ciudad de Wisconsin a 51 kilómetros de Kenosha -lugar del tiroteo de Blake-, se plantó y no quiso jugar su partido contra los Orlando Magic a modo de protesta por los últimos acontecimientos del país. Respondieron como representantes deportivos del lugar del último abuso policial contra un afroamericana. Y, en parte, están hartos porque también ellos han vivido situaciones así.

Dos 'bucks' sufrieron abusos policiales

Se conocen varias historias recientes de jugadores de los Bucks que sufrieron abusos de la autoridad por ser negros. Es impactante la de Sterling Brown, que en enero de 2018 fue golpeado por el Departamento de Policía de Milwaukee y reducido con una rodilla sobre el cuello, maniobra que acabó con la vida de Floyd el pasado mes de mayo.

Todo por un mal estacionamiento de su coche y después de que un oficial se sintiera 'amenazado' al confundir un llavero con un arma. Brown les dijo antes que no iba armado. Fue reducido a golpes, pusieron una rodilla sobre su cuello y terminó arrestado ante las burlas de los policías. Uno de los oficiales, incluso, colgó comentarios racistas en las redes tras aquello.

El otro protagonista es John Henson, que hasta 2018 jugó en los Bucks. En 2015, los empleados de una joyería llamaron a la policía para su detención. Una "confusión" racista. Henson solo quería comprar un reloj, pero se le negó el acceso cerrando la puerta y llamando a las autoridades. "Les dije a los agentes que únicamente iba a intentar comprar como un cliente normal haría. Los empleados salieron finalmente por la puerta trasera y se pusieron a trabajar como antes del incidente. Ha sido uno de los prejucios más degradantes y racistas que he experimentado nunca. No le desearía esto a nadie", comentó Henson sobre aquello.

Sefolosha y la pierna que le partieron

Algunos miembros de la plantilla de los Bucks también tienen muy presente lo que ocurrió en abril de 2015 con Thabo Sefolosha. El jugador suizo acudió a una discoteca de Nueva York acompañado de su compañero Pero Antic, ambos jugadores de los Atlanta Hawks por aquel entonces. Chris Copeland, ex de los Knicks, fue apuñalado en una pelea de la que no fueron partícipes los jugadores de los Hawks, pero acabaron siendo detenidos por las autoridades.

A Sefolosha se le acusó de obstrucción a la administración, resistencia al arresto y desorden público. Los vídeos de aquel incidente demuestran lo contrario. La policía actuó de forma violenta y Thabo acabó con una pierna rota. "Thabo estaba fuera del coche dando 20 dólares a un vagabundo y de repente la policía empezó a empujarle brutalmente. Fui a ver lo que estaba pasando. Fue puro racismo. Thabo es un hombre negro y todos los policías eran blancos. No quería dejarle solo y me arrestaron. Nunca nos dieron una explicación por su comportamiento", explicó Antic sobre aquello.

De Bill Russell a LeBron James

En la liga están cansados del racismo que pervive en los Estados Unidos con el paso de los años. Incluso las mayores leyendas de su historia lo sufrieron. Como Bill Russell, que al mudarse a Reading, un pueblo de ascendencia católico-irlandés, le hicieron la vida imposible por ser negro. Le pusieron trabas para comprar la casa, sufrió actos vandálicos y, lo peor, asaltaron su casa para destrozar sus trofeos y defecar en su cama, esparciendo el excremento por las paredes.

LeBron James, Anthony Davis y los Lakers se arrodillan Reuters

Algo similar le ocurrió al mismísimo LeBron James, quien ahora es uno de los que encabezan las protestas en la NBA y llegó a pedir la cancelación de la NBA tras el plantón de los Bucks de este miércoles. El 31 mayo de 2017, a falta de un día para que LeBron jugara el primer partido de las Finales de la NBA ante los Golden State Warriors, en su mansión de Los Ángeles se encontraron pintadas ofensivas en su contra. En ellas se podía leer "nigger", forma despectiva de referirse a los negros.

Y así, cientos de historias racistas a lo largo de los años en la NBA. Sin hablar de experiencias traumáticas que muchos de sus jugadores vivieron de pequeños (y no tan pequeños) por su color de piel, como el caso de Giannis Antetokounmpo, estrella de los Bucks, que reconoció que pasó por un calvario en Grecia por ese motivo.

Incidentes que suceden en la liga

En la NBA todavía están presentes casos como el fan de los Utah Jazz que fue suspendido de por vida por sus insultos racistas a Russell Westbrook, quien se encaró con él durante el incidente. O la figura de Donald Sterling, quien fuera dueño de los Clippers, que en 2014 fue cazado enviando a su novia, de raza negra y latina, este mensaje en plena discusión: "Me molesta mucho que tengas que retransmitir a todo el mundo que te relacionas con gente negra, ¿tienes que hacerlo?". Fue suspendido de por vida. La NBA y sus jugadores no quieren que estos episodios se vuelvan a repetir.

[Más información - Trump carga contra la NBA tras el parón: "Se han vuelto una organización política"]