La NBA está ante uno de los momentos más importantes de su historia reciente. Quizás, se podría afirmar esto cada mercado de traspasos, pero es que el de este año parece ser el más loco y movido de todos, y no solo por el baile de fichas, si no porque algunas de las fichas que se van a mover van a provocar un auténtico terremoto en la liga. Vuelve la creación de alianzas entre grandes jugadores para asaltar el anillo. 

Noticias relacionadas

Cada verano, esta vez será otoño en este 2020 tan particular, salen y cambian de aires jugadores importantes. Suele ser habitual que alguna estrella termine contrato y salga como agente libre para probar suerte en otro sitio o para unirse a algún 'amigo' que le garantice luchar por el anillo. Práctica habitual en la liga americana la de fichar por asociación casi familiar, algo que a veces da sus frutos, como este año le ha sucedido a Los Angeles Lakers con la unión entre LeBron James y Anthony Davis

Sin embargo, en una temporada que empezó con mucha incertidumbre tras el anillo de los angelinos, se está provocando un verdadero maremágnum de movimientos, rumores, peticiones y deseos que puede desembocar en la creación de algún nuevo súper equipo cuando hace muy poquito se habían formado ya sociedades de mucho nivel en equipos como los Clippers o los Brooklyn Nets. La Covid no parece haber afectado al mayor espectáculo del deporte que amenaza con romper la banca un año más. 

La NBA no para

A pesar de estar en un año difícil y con una profunda crisis que ha diezmado la capacidad de trabajo y de reacción del deporte mundial en todas las disciplinas, la NBA parece ser ajena a todo lo que está sucediendo en el mundo y promete tener uno de los 'veranos' más agitados de los últimos años. No hay crisis que pueda con el mayor espectáculo del mundo, cargado de estrellas caprichosas que quieren cambiarse de equipo una y otra vez y que obligan a sus franquicias a idear trueques casi indescifrables para quedar satisfechas. 

Los Rockets superan a los Lakers de LeBron y los Heat dejan al borde del abismo a Antetokounmpo Twitter (@HoustonRockets)

Como todos, la NBA ha tenido pérdidas millonarias que han sido casi imposibles de calcular debido a la crisis sanitaria, a tener que finalizar la temporada en una única sede con todos los equipos concentrados y a tener los pabellones cerrados sin que se pueda generar dinero con la venta de entradas y los productos de los clubes. Además, las inversiones de los patrocinadores han caído en picado y hasta el imperio de las televisiones se ha visto amenazado. 

La NBA no solo no es la que era hace tan solo unos meses ni la que hubiera sido en condiciones normales sin el duro golpe de la Covid-19, pero ha sabido actuar con margen y con perspectiva para poder salvar gran parte del botín, tomando las decisiones correctas, como las que se tomaron en la excepcional organización de la 'burbuja' de Orlando y en las que se han tomado posteriormente adelantando el inicio de la liga y cuadrando las mejores fechas para poder desarrollar la temporada de la mejor forma posible. 

A pesar de que la liga ha llegado a calcular esta temporada unas pérdidas de cerca de 1.000 millones de dólares, diversos informes financieros que conocen las cuentas de la NBA aseguran que las pérdidas podrían haber sido de más del doble, por lo que la rápida y acertada actuación ha provocado que los daños sean menores de los que podrían haber sido. La precisión ha reinado sobre la precipitación y la NBA lo nota, ya que puede afrontar un nuevo curso apasionante y completamente salvaje. 

Harden y Westbrook

Si hay dos nombres que prometen dar un vuelco a la NBA en este mercado de traspasos son James Harden y Russell Westbrook. Los líderes del proyecto faraónico de los Houston Rockets quieren romper su vínculo y poner pies en polvorosa rumbo a otro destino, a otra franquicia que les aleje el uno del otro y que les permita luchar por el anillo de verdad. Sus egos no les han permitido rendir como equipo y han sido las caras visibles de un proyecto que se hizo cenizas en cuanto se alejó al calor de las rondas finales de los playoffs. Sin embargo, su muerte estaba ya anunciada desde hace mucho tiempo. 

Russell Westbrook durante un partido de la NBA con Houston Rockets NBA.com

Ahora, cada uno busca su camino, aunque el que más ha sorprendido ha sido el de James Harden. El base-escolta de los Rockets, considerado como uno de los mejores jugadores de la liga y como uno de los mejores anotadores de la historia no aguanta más y ya ha pedido salir de la que ha sido su casa los últimos ocho años. 

A Harden se nota que le tira la nostalgia y tras rememorar su pasado en Oklahoma City Thunder con Westbrook, quiere probar suerte con el que fue su otro gran compañero y que también terminó saliendo de OKC, Kevin Durant. Tal y como suena, 'la barba' quiere jugar en los Brooklyn Nets y formar una asociación letal con 'Durantula', sin duda una pareja casi imparable y que sería candidata a luchar por el anillo desde el minuto uno. 

No obstante, habría que resolver quien sería el jugador principal encargado de entrar en la operación por parte de los Nets. En un principio, el movimiento de Harden hacía pensar en una triple alianza junto al propio Durant y Kyrie Irving, pero algunas informaciones apuntan que el exbase de los Cleveland Cavaliers podría ser el sacrificado. Sin embargo, su gran amistad con Durant, a quien convenció para ir a los Nets y con quien no ha jugado aun por la grave lesión del alero, hace difícil que este pueda salir. 

Willy Hernangómez ante Harden REUTERS

Por su parte, Westbrook también aspira a formar su propio súper equipo. Será otro de los que tenga que mover Roma con Santiago para encontrar la fórmula de salir y llegar a una franquicia potente. Varios equipos se han interesado por él, pero conjuntos sin aspiraciones al anillo como Hornets o Kings. Sin embargo, las aspiraciones del 'Mr. Triple-Doble' son mucho más altas. 

De hecho, su sueño se reparte entre tres opciones, todas ellas galácticas. La más deseada podría ser su llegada a los Golden State Warriors para formar el mejor equipo jamás visto junto a Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green. Para ello, alguno como Andrew Wiggins debería hacer las maletas. Otra opción sería la de llegar a los siempre atractivos Boston Celtics, donde se encontraría con jugadores de la talla de Tatum, Jaylen Brown, Marcus Smart o Gordon Hayward, aunque presumiblemente, alguno de ellos tendría que salir. En la opción del trébol, 'Russ' podría encontrar el mayor liderazgo posible sin perder una gran plantilla. Por último, estaría la vía de Los Angeles Clippers, que buscan otra estrella para complementar a Kawhi Leonard mientras abren la puerta de salida a Paul George

Segundas opciones

Harden y Westbrook podrían ser los principales agitadores de un mercado de traspasos que va a involucrar, casi con total seguridad a muchas estrellas. Sin embargo, no son las únicas vías para que todo salte por los aires, ya que muchos de los mejores equipos de la liga ya han trazado cuáles serían sus planes 'B' que, llegado el punto podrían ser ejecutados. 

Los Golden State Warriors ante los Portland Agencia EFE

Golden State Warriors promete ser un equipo que va a dar guerra hasta el final en el mercado, y es que tienen en mente atraer a alguna estrella hasta la Bahía. Además, cuentan en su poder con el factor del Draft, que podría asegurarles la presencia de un pívot de proyección o de emplear su elección en algún traspaso. La figura de Joel Embiid es la que ha cobrado más fuerza en las últimas hora, ya que podría convertirse en el puntal en la zona que siempre les ha faltado. 

Otro de los equipos que maneja una segunda opción son los Brooklyn Nets. Mientras siguen a vueltas con el sueño de James Harden y con las dudas de la continuidad de Kyrie Irving, podría aterrizar en la franquicia otra súper estrella con pasado en OKC como es Paul George. El exjugador de Indiana tiene un pie fuera de los Clippers y muchos ya se lo rifan. En Brooklyn siguen muy de cerca también a Serge Ibaka

Quien ya se ha movido, aunque todavía no es oficial, son Los Ángeles Lakers, que ya han encontrado a uno de los complementos que buscaban en el mercado. Han cerrado la contratación de otro jugador Dennis Schroder, otro jugador que también procede de los Thunder. A cambio han dejado marcar a Danny Green, aunque ahora tienen que ponerse a reconstruir su zona.

LeBron James y Anthony Davis, durante las Finales 2020 Reuters

El principal problema es cerrar la continuidad de Anthony Davis, su otra gran estrella, que ha decidido rechazar su año opcional y saldrá al mercado de la agencia libre con la intención de firmar un contrato máximo. Presumiblemente será con los Lakers, pero si no están atentos podrían tener un susto mayúsculo. Nunca hay que fiarse cuando un grande anda suelto. Además, tendrán que gestionar las salidas de jugadores como Howard o Rondo, que terminan contrato, y la situación de JaVale McGee, que sí parece que ampliará su vinculación con los angelinos. 

Los Angeles Lakers se encuentran en un momento fundamental de su presente y de su futuro. Han conseguido crear una sociedad ganadora juntando a LeBron y Davis, pero dejar salir a 'la ceja' podría ser el primer paso para intentar la llegada de algún gran jugador para crear un proyecto de futuro. Los nombres de Giannis Antetokounmpo, que será agente libre el próximo año, y de Luka Doncic, son los preferidos. Por su parte, 'King James' también termina contrato el próximo verano, aunque dispone de otro año opcional al igual que Davis tenía este curso. 

Los 'contenders' avisan

Sin embargo, no solo los grandes equipos como Warriors o Lakers intentarán moverse en este mercado, sino que ya ha habido algunos que han intentado comenzar su carrera hacia ser el equipo revelación de la temporada, algo que le pertenece a los finalistas Miami Heat por méritos propios. Unos de los movimientos que ya está cerrado y que más ha sorprendido ha sido la llegada de Chris Paul a los Phoenix Suns y que ha implicado la salida dElelel español Ricky Rubio rumbo a los Oklahoma City Thunder. Será el tercer equipo del base en los últimos tres años tras haber estado en los Utah Jazz, los Suns y ahora en OKC. 

Ricky Rubio, con los Phoenix Suns Reuters

Desde la franquicia de Arizona buscaban un jugador veterano para guiar a jóvenes talentos como DeAndre Ayton o Devin Booker, y el principal damnificado ha sido Ricky, que había hecho una excelente temporada en los Suns. El exjugador de Barça y Joventut no será el único español que se mueva en este mercado, ya que algunos como Marc Gasol, Serge Ibaka o los hermanos Hernangómez también podrían tener nuevos destinos. 

Mientras los grandes se mueven, los llamados contenders, aquellos equipos que no son favoritos, pero que pueden dar la sorpresa, también están empezando a generar rumores importantes. El equipo finalista de esta pasada edición, los Miami Heat, está inmerso en varios rumores de importancia. El mayor de ellos sería el de hacer hueco en el futuro Giannis Antetokounmpo. Sin embargo, para ello seguramente tendrían que renunciar a Adebayo, su mejor jugador junto a Jimmy Butler. De momento, quien podría llegar este año y ya suena con fuerza es Bradly Beal, uno de los mejores anotadores el curso pasado. Aunque tampoco pierden la pista de Danilo Galinari

Otros equipos que también están dando mucho que hablar son Raptors, Minnesota Timberwolves y los Chicago Bulls. Los canadienses están intentando recuperar a DeMar DeRozan para que lidere su proyecto como ya lo hiciera Kawhi Leonard, quien les llevó hasta el anillo, sin embargo, su intención es acabar en los Lakers. Para su juego interior, otro integrante de los San Antonio Spurs, LaMarcus Aldrige. Y junto a ellos, Lowry y Siakam. El gran damnificado sería Van Vleet

LeBron James ante Marc Gasol y Pascal Siakam, en el Toronto Raptors - Los Angeles Lakers Reuters

Los 'Wolves', por su parte, tienen la intención de mantener en plantilla a dos eternos proyectos como Karl Athony Towns y D'Angelo Rusell, a quien les gustaría unir a Devin Booker, la joya de la corona de los Suns. Mientras tanto, los Bulls sueñan con formar un equipo de altura con el regreso del renacido Derrick Rose y con otro veterano como Carmelo Anthony para acompañar a Zach LaVine, su gran estrella. 

Estos son algunos de los movimientos que podrían producirse en una NBA cambiante, que se mueve y que gira como una noria cada día, pero cuyos rumores ya van ganando peso y van dando forma, poco a poco, a lo que serán las plantillas de la próxima temporada y, en algunos casos, de los años venideros. 

[Más información: Los Ángeles Lakers y Golden State Warriors aceleran en el mercado de fichajes de la NBA]