El exjugador de la NBA Matt Barnes ha hablado sobre el racismo que existe en la mejor liga del mundo, siendo especialmente duro. No se recuerdan unas acusaciones tan fuertes como las que ha realizado el alero, que ha atacado directamente a un grupo de propietarios a los que acusa de racistas. 

Noticias relacionadas

El antiguo integrante de Los Ángeles Lakers y de los Clippers entre otros, ha disparado directamente a lo que para él es la raíz del problema, un grupo de propietarios que se ha criado en unas condiciones donde han visto y vivido el racismo desde pequeños y lo han concebido como algo normal sin rechazarlo. 

En una entrevista para Bleacher Report, Barnes asegura que "todavía existen muchos propietarios racistas como Donald Sterling en la NBA y la NFL". Sin embargo, no quedaron ahí las explicaciones de Matt, ya que al problema del racismo unió el de la esclavitud, asegurando que para algunos propietarios, sus jugadores negros eran como esclavos. 

Matt Barnes en el banquillo de los Lakers junto a Odom, Kobe y Pau Instagram (matt_barnes9)

"Miran a los jugadores casi como si usaran el término 'esclavo', y eso es muy duro", así de contundente ha sido el exjugador de la NBA, afirmando que el racismo y la esclavitud están al servicio de la tiranía de estos grandes magnates que para él siguen ejerciendo en las mejores ligas deportivas. 

"No quiero dar nombres, pero existe ese grupo de propietarios que eran tipos petroleros e inmobiliarios. Estos muchachos tienen más de 60 años y así es como se criaron". Sin embargo, Matt Barnes sí nombró al empresario Donald Sterling, el cual se vio envuelto en un polémico escándalo por racismo hace ya varias temporadas. 

Sterling era propietario de los Ángeles Clippers y en el año 2014 se vio obligado a vender la franquicia debido a un escándalo racista que surgió en el mes de abril y que le terminó salpicando y provocando su salida definitiva de la liga por la puerta de atrás. 

Barnes considera que este problema racista que radica en la educación de este grupo de propietarios se traduce en problemas graves. Consideran que todo lo que tienen sus jugadores cuando compiten es gracias a ellos, y que por eso les pertenecen, como si fuera un principio de lealtad mal entendida. 

Matt Barnes en un partido con los Clippers Instagram (matt_barnes9)

"Ellos piensan que les pertenecen porque, les pagan, les consiguen coches, les dan comida y les compran casas", así concluía el exjugador de Lakers y Clippers en un ataque contra las figuras del racismo en la NBA. 

La NBA sigue en el aire

Tras la muerte de George Floyd y los innumerables altercados y protestas que se originaron en las calles de todo el país, muchas han sido las estrellas que han decidido posicionarse contra el racismo, aunque algunas de ellas como Kyrie Irving y Dwight Howard han ido más allá. 

Las dos estrellas de la liga han querido paralizar el regreso de la competición como muestra de compromiso social, algo que otros compañeros han rechazado. Sin embargo, donde sí hay una línea más uniforme es en otro aspecto que está a la orden del día entre los mejores jugadores del mundo, las críticas y el rechazo a Donald Trump y su tratamiento de los asuntos racistas a nivel nacional. 

[Más información: El fenómeno Luka Doncic 2 años después de su llegada a la NBA: así ha cambiado la vida de ’Wonderboy’]