El pasado 1 de noviembre de 2018, Derrick Rose hizo lo que mucha gente calificó como imposible. En el partido contra los Utah Jazz superó su mejor marca personal en anotación. Tras una temporada en la que ha vuelto a un nivel notable, el base es agente libre este verano y se estaría planteando volver a la ciudad donde tuvo más éxito, Chicago.

Noticias relacionadas

El actual sexto hombre de los Wolves vivió sus mejores años como profesional en la franquicia de 'Windy City'. Desde que llegó a la Liga demostró su gran capacidad atlética y anotadora. Rose fue toda una sensación en Estados Unidos y lo largo y ancho de todo el planeta.

El culmen fue cuando recibió el MVP de la Fase Regular de 2011 con tan solo 23 años. Sin embargo, una carrera que parecía destinada a llevar un nuevo anillo a Illinois y a llegar al Hall of Fame.

Sin embargo, las lesiones le dejaron en una posición muy complicada. Sus rodillas no aguantaron su estilo eléctrico y le abandonaron. Desde 2012 se había dudado mucho sobre su continuidad en la NBA. En el recuerdo están sus escapadas cuando formaba parte de los New York Knicks o de los Cleveland Cavaliers.

En caso de que realmente volviese, podría formar una buena pareja en el perímetro junto a Zach LaVine, además de ayudar al desarrollo de los dos jóvenes en la pintura como Wendell Carter o Lauri Markkanen.

[Más información: Los Houston Rockets baten el récord de triples de la NBA en un partido contra los Phoenix Suns]