No pudo ser. El Herbalife Gran Canaria no pudo despedirse de la Euroliga con una victoria. El conjunto insular visitaba al Bayern Múnich en su último partido en la competición europea, la cual disputó esta temporada por primera vez en toda su historia. Sin embargo, y pese a que plantó mucha cara -especialmente en el último cuarto, acabó cayendo por 84-77. Dice así adiós a Europa con ocho victorias y 22 derrotas. [Narración y estadísticas: Bayern Múnich 84-77 Herbalife Gran Canaria]

Noticias relacionadas

El equipo germano que dirige el montenegrino Dejan Radonjic comenzó el encuentro mucho más metido en el mismo que su rival, y se puso con 8-3 con 5.39 para concluir el primer cuarto, lo que fue aprovechado por Pedro Martínez para pedir tiempo muerto y solicitar más intensidad a sus jugadores.

Herbalife despertó y tras una sucesión de dos canastas triples por parte de ambos conjuntos, poco después igualó el marcador a 16 merced a un 2+1 transformado por el siempre activo Jacob Wiley.

Los alemanes tomaron la iniciativa

Los isleños, con una nueva canasta del propio Wiley, empataron a 20 instantes más tarde, pero dos triples consecutivos de un inspirado Derrick Williams llevaron al Bayern a cerrar el cuarto con una renta de seis puntos (26-20).

El segundo parcial se inició con dos canastas seguidas del serbio Stefan Jovic, por lo que los alemanes se marcharon de 10 (30-20), y Martínez se vio obligado a detener nuevamente el choque.

El Herbalife intentó reaccionar

Gran Canaria empezó a manejar el balón con criterio y se situó cuatro abajo (32-28) tras un mate de Balvin casi en el ecuador de este parcial, con lo que el técnico del equipo local paró el partido para reordenar el juego de los suyos.

Sendas pérdidas del Herbalife propiciaron dos canastas seguidas de Lo, y un posterior mate de Williams hicieron que los muniqueses volviesen a escaparse (38-28), pero los grancanarios siguieron metidos en el choque y recortaron por medio de Strawberry y Radisevic (38-32).

Gran Canaria, con evidentes problemas en defensa, se veía incapaz de frenar a Williams, y los locales llegaron al intermedio con nueve puntos arriba (44-35), que pudieron ser doce si el propio Williams no hubiese fallado un triple en el último instante, cuando se hallaba completamente solo.

Asedio del Bayern

Tras el descanso, Bayern metió la directa y logró su máxima diferencia (50-37) ante un errático Gran Canaria, que cometía reiteradas pérdidas y en el que solo Vene se mostraba acertado en el apartado ofensivo.

Los germanos alcanzaban los 60 puntos con algo más de cuatro minutos para finalizar este tercer cuarto, y poco después un triple de Lucic elevaba la renta hasta situar el electrónico con un concluyente 63-45.

Con tres minutos aún para concluir el parcial, el Bayern alcanzó los 20 puntos de ventaja (65-45), frente a un Herbalife que echaba en falta las canastas de un desaparecido Eriksson, y se fue al final del cuarto con esa misma diferencia (73-53).

Jugaron con la ventaja

Como quiera que el encuentro estaba plenamente sentenciado, los últimos diez minutos fueron más un entrenamiento con público para los isleños, de cara al importante encuentro liguero del domingo en el Gran Canaria Arena ante el Real Madrid, ante un equipo germano que bajó considerablemente su ritmo consciente de su superioridad.

Así, a falta de 2.18, los de Pedro Martínez consiguieron ponerse a solo 10 abajo (80-70), y a solo 5 en el último minuto tras triple de Radicevic (82-77), pero fueron incapaces de poner en mayores aprietos a los alemanes.

Bayern Múnich 84-77 Herbalife Gran Canaria

Bayern Munich: Lo (8), Dedovic (2), Lucic (13), Barthel (6) y Booker (7) -quinteto inicial-, Dangubic (8), King (0), Koponen (10), Radosevic (2), Jovic (8) y Williams (20).

Herbalife Gran Canaria: Hannah (5), Paulí (0), Strawberry (8), Vene (19) y Balvin (6) -quinteto inicial-, Wiley (15), Balcerowski (3), Oliver (0), Eriksson (10), Rabaseda (2), Radicevic (9) y Tillie (0).

Parciales: 26-20| 18-15| 29-18| 11-24.

Árbitros: Luigi Lamonica, Mario Majkic y Eduard Udyanskyy.

Incidencias: Partido de la Euroliga de baloncesto disputado en el Pabellón Audi Dome, ante 5.163 espectadores.