El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, ha sido imputado por corrupción, ante la sospecha de que intentó comprar los Mundiales de Atletismo de 2017 para que se celebraran en Doha y no en Londres. El Tribunal de París ha sido el responsable de la imputación del mandatario. 

Noticias relacionadas

Según como informó Le Parisien, Al-Khelaifi está acusado por Renaud Van Ruymbeke, juez de instrucción del área de delitos financieros del Tribunal de París, de "soborno activo" al considerarse que dio vía libre a un pago de 3,1 millones de euros (3,5 millones de dólares) para Lamine Diack, ex presidente de la Federación Internacional de Atletismo. El objetivo del actual mandatario del PSG era que el evento se celebrara en Doha (Qatar). 

Al Khelaifi había declarado en marzo pasado ante el juez especializado en delincuencia financiera del Tribunal de París Renaud Van Ruymbeke, ante las sospechas de haber distribuido comisiones para lograr la organización en Doha de esa competición.

Al-Khelaifi, presidente del PSG. Foto: psg.fr

Además de estar al frente del equipo de fútbol de la capital francesa desde 2011, es también el presidente de la sociedad propietaria, Qatar Sport Investment (QSI), filial del fondo soberano de Catar. Y su hermano Khalid creó y dirige otra empresa con un negocio paralelo, Oryx Qatar Sport Investment.

Van Ruymbeke, que investigaba las ramificaciones financieras del escándalo de dopaje de atletas rusos, descubrió dos pagos efectuados en 2011 por Oryx por los citados 3,5 millones de dólares a una sociedad en Senegal, Pamodzi Sports Consulting, que pertenece a Papa Massata Dieck, hijo de Lamine Diack.

De acuerdo con sus conclusiones, ese dinero debía facilitar que los Mundiales de Atletismo de 2017 se celebraban en Doha. Pero la IAAF decidió que tendrían lugar en Londres. La capital catarí los acabó organizando dos años más tarde.

Una lamentable confusión

Para el abogado de Al Khelaïfi, Francis Szpiner, en el origen de estos procedimientos hay una "lamentable confusión" del magistrado instructor que "confundió Oryx QSI, una sociedad puramente privada dirigida por su hermano, con QSI, un fondo soberano catarí del que Nasser Al Khelaifi es presidente".

En declaraciones a Le Parisien, Szpiner afirmó que su cliente en el momento de los hechos, en 2011, no tenía relación con Oryx QSI, de la que fue accionista entre 2013 y 2016, y que tampoco estuvo implicado en la candidatura de Doha para los Mundiales de Atletismo.

Por tanto, "no pudo de ninguna manera estar implicado en la relación comercial" entre Oryx y Pamodzi, que actuaba por encargo de la compañía japonesa Dentsu para gestionar derechos de mercadotecnia de la IAAF.

La incompetencia de la justicia francesa

Según su versión, del total de dinero pagado por Oryx, 1,9 millones de dólares fueron inmediatamente a Dentsu, 1,3 millones a la IAAF y los 300.000 dólares restantes correspondían a la comisión por el trabajo realizado por Pamodzi.

Además, el letrado considera que la justicia francesa no es competente para ocuparse de estas supuestas infracciones, que según su análisis en caso de haber existido habrían prescrito.

Esta es la segunda vez que el presidente del PSG se ve relacionado con un asunto de corrupción, ya que en 2017 la justicia suiza abrió un procedimiento contra él y contra Jérôme Valcke, antiguo secretario general de la FIFA. Se trataba en ese caso de una investigación sobre la atribución al grupo de televisión BeIN de los derechos de difusión en Asia de los Mundiales de Fútbol de 2026 y 2030.

[Más información: Al Khelaifi teme lo peor: Catar se plantea abandonar el PSG y comprar la Roma]