Desde que en 2011 el estado de Catar adquiriera el PSG para comenzar un novedoso macro proyecto deportivo, los resultados no han acompañado como esperaban desde Doha. Los fracasos deportivos de los últimos años estarían haciendo dudar a los propietarios del club parisino sobre si continuar o no con el proyecto.

Noticias relacionadas

Así lo aseguran fuentes de renombre francesas como Le Parisien, señalando que ocho años después de la compra del club, "el entusiasmo ha dado paso al escepticismo". Las derrotas ante el Rennes en la final de Copo o en liga ante el Montpellier no serían significativas para los catarís, si no que el malestar va más allá de los resultados. Y es que para los propietarios está siendo complicado llevar las críticas sociales y mediáticas surgidas en Francia, las cuales empañan la imagen del club y, por ende, las del emirato. 

Como consecuencia de esto, desde Francia se apunta a que Qatar se está planteando una disminución significativa en la financiación del club, algo que se plantea como forma de desconexión económica a medio plazo. 

Malestar por las críticas que recibe el club en Francia 

Qatar no entiende como han podido recibir tantas críticas en lo deportivo después de haber relanzado al PSG al mapa europeo; convirtiendo al club francés en una de las marcas más poderosas del mundo con estrellas como Beckham, Ibrahimovic o Neymar

Otra razón de malestar en Doha es la falta de apoyo que sufre el fútbol francés. Desde el PSG, como ya se ha jactado en varias ocasiones Nasser al-Khelaïfi, se reafirman en que, sin Neymar o Mbappé, Mediapro no habría pagado 1.150 millones por los derechos de televisión para la Ligue One entre 2020 y 2024. 

El emirato liderado por Tamim Ben Hamad Al-Thani también se encuentra molesto con el presidente del Olympique de Lyon, Jean-Michel Aulas, por sus intervenciones en los medios de comunicación, las cuales se tildan de "agresiones".

Para los catarís es una ofensa el trato mediático que reciben en el país francés en materia de gasto, destacando que gracias a ellos se recaudan muchos más impuestos por el propio estado. Desde 2011 el PSG habría pagado más de 1.000 millones en impuestos.

El 'Fair Play' financiero y sus "cambiantes reglas" son otros de los motivos que indignan a Catar, algo que tildan de "aberración" al no entender porque prohíben al propietario multimillonario, Tamim Ben Hamad Al-Thani, gastar su propio dinero. Cuando el Barça remontó la eliminatoria contra el PSG, desde el emirato se dio orden de dar un golpe sobre la mesa de 400 millones de euros fichando a Mbappé y Neymar. Operaciones desde las que no han podido estar tranquilos, manteniéndose siempre en el foco mediático por el 'Fair Play' de la UEFA

Qatar podría invertir su dinero en otro país

Aunque fruto de este malestar pudiera parecer que Catar quisiera abandonar el fútbol y destinar sus activos financieros a otros sectores, para los de Doha sigue siendo un tema estratégico. El estado catarí se encuentra en negociaciones para expandir su influencia en otros clubes europeos. 

Le Parisien apunta a que QSI (Qatar Sports Investment), entidad propietaria del PSG, están hablando con la Roma para comprar el club. Una política que se extrapolaría a Inglaterra, donde los qatarís están siguiendo de cerca la segunda división inglesa. Y es que en el mercado británico tienen planes de inversión de hasta 6.000 millones de euros. 

Desde Francia se apunta a 2020 como una temporada clave en el club parisino. Un buen rendimiento en Europa otorgaría tranquilidad al equipo para apaciguar las aguas en Catar. De no ser así, los propietarios del PSG saben que en Europa tienen buena reputación en cuanto a la generación de crecimiento económico. Y es que en el PSG los ingresos por patrocinio se han multiplicado por diez en siete años; contando ademas con proyectos como la ampliación del Parque de los Príncipes y o la nueva academia de formación. 

[Más información: Alves regaña a Neymar: "A pesar de nuestra amistad, no apruebo su gesto"]