Ya tenemos ganadora en la categoría del Oscar a la mejor interpretación femenina protagonista de 2020. Finalmente ha sido Frances McDormand la ganadora de la categoría más igualada de la noche. La actriz de Nomadland consigue su premio tras los conseguidos con Fargo Tres anuncios a las afueras. Solo Katharine Hepburn ha ganado más veces que ella. 

Noticias relacionadas

Estas eran las finalistas. 

Viola Davis por La madre del blues

Viola Davis en 'La madre del blues'. Netflix

Por increíble que parezca, Viola Davis se ha convertido en la primera mujer negra en lograr cuatro nominaciones en los 93 años de historia de los premios. Su candidatura por La madre del blues se une a las recibidas gracias a La duda, Criadas y señoras y Fences, con la que se hizo con la estatuilla dorada a la mejor actriz secundaria en 2017. Curiosamente, Fences y La madre del blues comparten orígenes: las dos están inspiradas en obras de teatro de August Wilson, uno de los dramaturgos más aclamados en la historia de la literatura afroamericana. 

Davis interpreta a Ma Rainey, una cantante de blues clásico estadounidense y una de las primeras en hacerlo acompañada de piano o de orquesta de jazz. Durante su carrera se labró el sobrenombre de “Madre del blues”, en parte por su labor de mentora de Bessie Smith. La actriz engordó varios kilos y recurrió al maquillaje y la peluquería (nominados también) para transformarse en la figura pública. Incluso se atrevió a cantar en directo una de las canciones que aparecen en la película. El resto son en riguroso playback, pero la entrega es tal que resulta imposible saber cuál es cuál.

 Crítica: Netflix busca el Oscar póstumo para Pantera Negra con ‘La madre del blues’

Andra Day por Los Estados Unidos contra Billie Holliday

Andra Day rodando 'Los Estados Unidos contra Billie Holliday'. eOne

La cantante de Rise Up, uno de los himnos que más sonaron durante los meses de protestas del Black Lives Matter, se ha estrenado en el cine por la puerta grande. Después de dar vida a un personaje sin nombre en Marshall (donde compartía protagonismo brevemente con Chadwick Boseman, también nominado este año), la artista fue elegida por el director Lee Daniels para interpretar a la legendaria Billie Holliday en una película centrada en la persecución a la que fue sometida la diva durante años por parte del FBI. 

Esta es la segunda vez en la historia de los Oscar que dos actrices negras son nominadas en la categoría protagonista. La otra vez que pasó en 1972 también tenía a una estrella de la música (Diana Ross) dando vida a Billie Holliday en una película (Lady sings the blues). Es la segunda ocasión también que Daniels lleva a una debutante a luchar por la desconocida por su primer trabajo relevante en una película, después de dirigir a Gabourey Sidibe en Precious

Vanessa Kirby por Fragmentos de una mujer

Vanessa Kirby en Fragmentos de una mujer Netflix

Vanessa Kirby podría seguir los pasos de Olivia Colman, la única integrante del reparto de The Crown con un Oscar en casa. La actriz que saltó a la fama por su interpretación como la princesa Margarita en las dos primeras temporadas de la serie de Peter Morgan se hizo el pasado mes de septiembre con la prestigiosa Copa Volpi del Festival de Venecia. La culpa la tiene la primera película en inglés de Kornél Mundruczó, el director de autor húngaro conocido por White God y Jupiter’s Moon.

Fragmentos de una mujer recrea el traumático proceso de duelo al que se enfrenta una mujer después de perder a su hijo recién nacido en un parto casero. Su relación con su pareja, la pérdida de su bebé y la falta de empatía por parte de su estricta madre son algunos de los frentes que se encuentra la joven Martha en su camino a la aceptación. Kirby lo hace todo: un plano secuencia de 23 minutos que acaba en tragedia, descarnadas escenas de alcoba, discursos en el juicio… La película es una carta de presentación de lo que puede hacer la inglesa a partir de ahora. Estamos deseando verlo. 

 Crítica: 'Fragmentos de una mujer': Vanessa Kirby apunta al Oscar en el demoledor drama de Netflix

• Entrevista: Vanessa Kirby y el parto de 23 minutos del que todo el mundo habla: "Queríamos retratarlo de forma genuina"

Frances McDormand por Nomadland

Frances McDormand en 'Nomadland'. Disney

Frances McDormand tiene una cita con la historia. En las 93 ediciones de los premios de la Academia solo dos actores han ganado más de dos veces el premio en la categoría protagonista: Daniel Day-Lewis tiene tres, mientras que la inmortal Katharine Hepburn llegó hasta las cuatro estatuillas doradas. La protagonista de Nomadland ya lo ha recibido en dos ocasiones: Fargo y Tres anuncios en las afueras. Aún resuena en Hollywood su icónico discurso que puso a pie a todas las mujeres nominadas ese año y que reclamaba la incorporación al día a día de Hollywood de la “inclusion rider”, una cláusula que pretendía que las producciones de cine y televisión se comprometieran con la diversidad.  

A las órdenes de Chloé Zhao la actriz se convierte en Fern, una viuda que se embarca en un viaje hacia el oeste americano viviendo como una nómada en una caravana después de perderlo todo durante la recesión de 2018. McDormand sostiene sobre sus hombros la gran favorita a hacerse con el Oscar a la mejor película de este año. Ganar un tercer Oscar son palabras mayores. Nomadland también lo es. 

Carey Mulligan por Una joven prometedora

Carey Mulligan en 'Una joven prometedora'. Universal

Carey Mulligan rozó el Oscar con los dedos en 2009 con An Education, el coming of age en clave feminista con el que abrió de par en par todas las puertas de Hollywood. Después de una década en la que ha alternado personajes secundarios con grandes nombres (Drive, A propósito de Llewyn Davis, Shame) con protagonistas que no han corrido la misma suerte (Lejos del mundanal ruido, Sufraguistas, Nunca me abandones), la inglesa se enfrenta al personaje de su vida en Una joven prometedora, el impactante debut de Emmerald Fennell

La actriz interpreta a Cassie, una mujer que tenía un brillante futuro por delante hasta que un desagradable incidente cambió para siempre su vida profesional y personal. Ahora vive aislada del mundo, olvidando hasta el día de su treinta cumpleaños, mientras intenta vengarse y dar una lección a los que la llevaron hasta esa situación. A medio camino de la comedia negra, el drama psicológico y el thriller, Mulligan construye un personaje inolvidable que te hará mirarla con otros ojos a partir de ahora.