Donald Trump en plena campaña tratando de captar el voto de los hispanos.

Donald Trump en plena campaña tratando de captar el voto de los hispanos. Efe

Cultura lengua global

Donald Trump quiere acabar con el castellano en EEUU, pero es demasiado tarde

En 2050 se espera que la población llegue a 398 millones, de los cuales 106 serán hispanos (el 26,6% de los norteamericanos). Una fuerza de voto decisiva a favor de los demócratas. 

El castellano entró por primera vez en campaña electoral estadounidense en 1960, cuando Jackie Kennedy pidió a la población hispana en su lengua el voto para su marido, en la pugna contra Richard Nixon. Desde entonces, la población latina ha apoyado mayoritariamente a los candidatos demócratas. En las últimas Elecciones, el 11% de los votantes era población hispana, 27,3 millones de personas. En las últimas cinco convocatorias electorales, el número de votantes ha experimentado un aumento de casi diez millones y en las últimas, el 29% de los hispanos apoyaron a Donald Trump y el 65% a Hillary Clinton.

Los datos de 2017 arrojan una población de 323,1 millones de estadounidenses. Los hispanos alcanzan casi 58 millones de personas. El Estado con más población hispana es California (15,3 millones de personas, el 38,9% del total), y el condado de Los Ángeles el más numeroso (4,9 millones de personas). Lo más llamativo son las previsiones: uno de cada dos nacimientos del último año ha sido un hispano y en 2050 se espera que la población llegue a 398 millones, de los cuales 106 serán hispanos (el 26,6% del total).

Crecimiento disparado

Es decir, en estos momentos, en EEUU hay más hispanohablantes que en España y dentro de tres décadas se convertirá en el país del mundo con más hispanohablantes. En estos momentos es la lengua más estudiada en aquel país, donde más de 40 millones de personas lo hablan. La tercera lengua más habitual es el chino, pero son tres millones de personas.

Hace 50 años, no alcanzaban ni 10 millones de personas allí. Por si fuera poco el avance del castellano en Norteamérica y las susceptibilidades políticas, la comunidad hispana es la más joven de todas: 28 años de media, muy por debajo de la comunidad afroamericana (34), la asiática (36) y la blanca (43). Desde 1999, el crecimiento del español en los EEUU ha sido del 130,9%.

En sus 30 primeros días de mandato, el presidente Donald Trump ordenó iniciar la construcción de un muro de más de 3.000 kilómetros en la frontera con México y reforzar el control de la frontera, con 5.000 nuevos oficiales. También se propuso triplicar el control de las fronteras, con 10.000 oficiales más, para cumplir con las leyes federales de inmigración.

Darío Villanueva, director de la Real Academia del Español (RAE) también recuerda otro hecho simbólico: retiraron la versión española de la web de la Casa Blanca y la Administración Trump se mostró contraria a que los republicanos se expresaran en español. De ahí que Villanueva apunte que Trump “ha manifestado su hostilidad al uso del español”.

Los republicanos, en contra

De hecho, tal y como informa el estudio del Hispanic Council, El español en la política de EEUU, de los 441 representantes dela Cámara, 62 han usado el español en su comunicación on line, es decir, el 14%. Veinte de las 80 congresistas se han comunicado en español en público (el 23% de ellas). Sólo 42 de los 354 miembros varones de la campaña usan el castellano, sólo el 12%.

Prueba del poco interés que los republicanos tienen en el español, de los 241 representantes que actúan en la Cámara, sólo diez lo hacen en castellano en su comunicación digital. De los 194 demócratas, 50 se han comunicado en español en alguno de sus mensajes en redes sociales (el 25,7%). La abultada diferencia desvela las prioridades políticas.

El final de la persecución

“La creciente presencia de la comunidad hispana crea tensiones”, asegura Villanueva. “Los lingüistas distinguimos entre el bilingüismo y la diglosia. Ambas describen el contacto entre dos lenguas. Mi tesis es que el español en los EEUU da el salto de la diglosia al bilingüismo, momento en el que no habrá una lengua predominante y otra de marginados”. Asegura el director de la RAE que el español era hasta el momento “la lengua de los espaldas mojadas, de los migrantes y la clase trabajadora”, pero ahora “la comunidad hispana tiene dinero, poder, periódicos, televisiones, los Grammy latinos, ganadores de los Oscar, deportistas y artistas...” Ya no se puede hablar de una lengua “b”.

La semana pasada Villanueva pronunció una conferencia del V Congreso Internacional del Español celebrado en Salamanca y aprovechó para subrayar la potencia del español en EEUU, a pesar de que los vientos poco favorables, gracias a un presidente como Donald Trump, “muy poco favorable al pluralismo y especialmente no es nada favorable al español, al que considera una injerencia peligrosa”. ¿Peligrosa para qué? La constitución norteamericana no determina cuál es la lengua oficial, aunque haya abogados indignados en cafeterías por escuchar oír hablar en castellano y no en inglés.

Las empresas, a favor

El peligro es la tensión racista desatada por el actual presidente, que esconde una tensión económica. “Las empresas han entendido mejor este crecimiento del español en los EEUU que Trump”, cuenta Villanueva. Según el director de la RAE el fundamentalismo racista del presidente se nutre de la atención que el mercado está ofreciendo a esa población que no deja de crecer. Las empresas atienden a sus clientes y los hispanos están en alza, a pesar de las políticas restrictivas de migración. “Creo que las ideologías son enemigas de la realidad y que las empresas son más pragmáticas. La ideología complica las cosas, crea identidades para crear discordia”, cuenta Villanueva.

El español en el mundo debería ser “un Asunto de Estado”, porque el lenguaje es el mayor PIB del país, pero “estamos bajo mínimos y es nuestro mejor producto”. Villanueva reclama al nuevo Gobierno una voluntad política transversal en todos los ministerios, para aprovechar los posibles beneficios que hacen del idioma una economía universal. “España no es la propietaria del idioma, pero tiene un liderazgo que debe ejercer y no puede abandonarlo. Los gobernantes no tienen este asunto en la agenda y es fundamental”, añade. Es partidario de que cualquier proyecto, programa o estrategia que hagan del castellano una lengua global implique a todos los países en los que se habla esta lengua.

El bilingüismo iguala

Rodolfo Gutiérrez es Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de Sociología en el departamento de Sociología de la Universidad de Oviedo, hace unos años publicó un informe decisivo gracias a la Fundación Telefónica, en el que probaba la incidencia positiva del español en el éxito laboral de los inmigrantes económicos.

“Antes el español no era una ventaja, pero en el siglo XXI se ha demostrado que el dominio del español mejora el acceso al empleo y propicia una movilidad laboral ascendente en los EEUU. El trabajador bilingüe es mucho más competente: las empresas favorecen el bilingüismo, la política no. Los hispanos ya no son ciudadanos de segunda si son bilingües, en este momento tienen muchas ventajas en el mercado laboral”, explica el profesor a este periódico.

Esa competencia empresarial puede haber alimentado el acoso de Trump y los suyos contra el hispano, puntualiza Gutiérrez, quien quiere matizar los pronósticos más favorables al español. “Las segundas y terceras generaciones de hispanos pueden perder la lengua de origen, aunque también puede suceder que se reconozcan en ese idioma y refuercen su uso”. Ahora es un aglutinante sobre el que se mezclan identidades tan distintas como la argentina y la colombiana. “De cualquier manera, el choque de dos lenguas es un proceso que genera muchas tensiones, nunca es pacífico”, dice.

Mejor pagados

En aquel informe de Telefónica, uno de los capítulos desarrolló los efectos del bilingüismo en los salarios de los hispanos en EEUU, con una conclusión muy significativa: el bilingüismo se relaciona con salarios más altos. “En general, los ingresos de los hispanos que hablan español en sus hogares y que también hablan bien inglés son ligeramente mayores que los de los hispanos que únicamente hablan inglés”.

El Observatorio de la Lengua en el que la Academia colabora con la Universidad de Harvard acaba de arrojar luz a esta realidad al asegurar que el 76 por ciento de los hispanos domina el español o es bilingüe y el 95 por ciento de la población considera "muy importante que los jóvenes hablen español". Ocho millones de personas aprenden español, la mitad en los institutos.

En la última entrega del Premio Cervantes, el ex ministro Méndez de Vigo dejó volar su imaginación neoliberal y llamó al español “lengua multinacional”. Para el barón de Claret, el castellano es “la mayor empresa nacional” con más de 500 millones de hispanohablantes en el mundo.

Aquel día su ánimo de prosperidad y progreso se disparó y se olvidó de lo poético declarando que había soñado con “que las máquinas aprendan a hablar español, que se programen ya en nuestra lengua”. Quería una invasión digital protagonizada por “la segunda lengua del planeta en redes sociales”, una armada invencible allende los procelosos mares de internet de “la tercera más utilizada” en la red de redes. Quizá la CIA avisó a Trump de los planes de dominación mundial del “novio de la muerte”.