No hay duda de que 2020 ha sido para muchas personas uno de los años más duros que recuerden. En la otra cara de la moneda se encuentra, sin embargo, Miguel Frigenti (33 años). Con un don innato para la comunicación y una capacidad brutal de trabajo constante, el tertuliano puede exclamar orgulloso que este complicado año le ha otorgado su lugar deseado en la televisión y en la vida. 

Noticias relacionadas

De los realities -donde siempre despuntó como pieza clave en los platós por su vasto conocimiento- ha dado el salto al programa más visto de Telecinco, Sálvame, en todas sus versiones: Limón, Naranja, Tomate y Deluxe. Ahora JALEOS de EL ESPAÑOL entrevista al periodista de Talavera de la Reina tras clausurar su mejor año personal y profesional.

¿Qué balance hace de 2020 en el ámbito personal y profesional?

Mi balance es positivo. A pesar de que ha sido un año muy duro, la verdad es que en el terreno profesional he dado un salto muy importante y que llevaba buscando mucho tiempo. Siempre trabajaba de reality en reality y no tenía continuidad dentro de la inestabilidad que supone esta profesión. Gracias a Sálvame tengo esa "estabilidad inestable" como lo llamo yo, que la necesitaba. En el aspecto personal también muy contento. Ha sido un año de transformación a nivel de pareja y también a nivel individual. Ha sido un año duro, pero gana lo positivo. 

Miguel Frigenti trabajando en 'Sálvame Naranja'. Redes sociales

¿Qué recuerdos tiene de aquellos meses en los que estuvo yendo casi todos los días a Sálvame durante el confinamiento? 

La verdad es que yo lo viví como un soplo de aire fresco porque me permitía salir de casa. Estábamos todos superconfinados. Y también lo viví con miedo porque era una evaluación diaria y sabía que de cómo lo hiciera ese día dependía el volver y el labrarme un camino dentro del programa. Al principio me resultó muy complicado porque yo estaba especializado en realities y el corazón, para mí, era algo nuevo. Pero también tengo recuerdos muy positivos: lo pasaba muy bien, nos rapamos el pelo... fue cómico, pero son mis comienzos. Mezcla de sentimientos. Complicado, pero bonito a la vez.

Se ha mostrado muy crítico con la actitud de gente que acude a fiestas ilegales como la hija de Guti... Como personaje público, ¿siente que tiene que lanzar ese mensaje de responsabilidad?

Todos los que tenemos redes sociales somos un poco responsables. A mí me fastidia enormemente la gente que sube esas historias. No sólo no cumplen las normas, sino que se ríen de nosotros. Presumen de una impunidad inexistente. Me fastidia que gente tan joven sea tan insolidaria. Me fastidia que les tengamos que pixelar la cara en televisión. Me parece que deberían salir sus caras para que la gente pueda huir de ellos si los vemos por la calle. No me gusta hacer de policía, eso me parece feo. Desde ese momento, me han etiquetado en varias fiestas ilegales en Nochebuena y lo hacían como para descojonarse de mí, ¿sabes? como para provocar. No lo entiendo, todos tenemos una responsabilidad.

Miguel Frigenti en una imagen de sus redes sociales.

Se ha consagrado como colaborador fijo de Sálvame, también del Deluxe, La última cena, los debates... ¿Le gustaría presentar?

Me encantaría ser presentador. Es mi sueño. Cuando entré a estudiar en la facultad lo tenía claro: mi objetivo era ser presentador. Tampoco me gusta agobiarme ni ponerme metas que sé que pueden no cumplirse. Me gusta disfrutar de lo que hago y de lo que tengo y que las cosas vayan viniendo por sí solas. Esta profesión es muy complicada y la fortaleza mental juega un papel muy importante. Yo no puedo hacer planes a medio plazo porque me convocan normalmente de un día para otro, como máximo me dan dos días. Me gusta vivir todo con un poco de tranquilidad o acabo loco de la cabeza. En ese sentido, opino muy parecido a lo que dice Jorge Javier Vázquez. Si trabajas en televisión tienes que ir a terapia psicológica. ¿Me gustaría ser presentador? Sí. Pero lo que me venga yo lo acepto con los brazos abiertos y aprendiendo cada día, que me queda mucho por aprender. 

¿Qué programa se ve presentando? 

Un reality. Si me dijeran 'elige un regalo para presentar', diría 'reality'. Pero también me gusta todo lo que sea estar en contacto con colaboradores y con el público. 

Miguel Frigenti junto a Belén Esteban en el plató de 'Sálvame'. Redes sociales

¿Quiénes son sus grandes apoyos en Sálvame y aquellos con los que peor se lleva?

Mis grandes apoyos son Belén Esteban, Lydia Lozano y Laura Fa. Marta López... también me llevo bien con ella. Pero mi apoyo principal es Belén Esteban. Si tuviera que elegir a uno sería Belén. Siempre saca la cara por mí y estaré eternamente agradecido por su apoyo siempre. Y con los que peor me llevo... no me gusta decir con los que peor me llevo porque no tengo ningún problema con nadie. Pero sí que soy incompatible con Rafa Mora y Antonio David Flores. Sí que es verdad que con Kiko Matamoros también choco, pero es diferente. Le tengo bastante cariño. Con Rafa Mora y Antonio David es muy complicado trabajar. 

¿Qué opina de la actitud de Anabel Pantoja en los últimos tiempos? Sus compañeros están siendo muy críticos con ella, incluso le han reprochado que cobra 600 euros sólo por una conexión de Skype desde Gran Canaria.

Yo le tengo mucho cariño a Anabel Pantoja, pero hay cosas que hace que no me gusta. A mí no me parece normal que ella diga que no viene a trabajar por lo del pie [se rompió el peroné hace unos meses] y luego suba a Instagram unos vídeos haciendo surf con Nagore o con ella en la playa. Si dices que no vienes a currar porque estás fatal del pie y tienes que hacer una rehabilitación, no vayas a la playa. Y si vas a la playa, no lo subas. Me parece una falta de respeto. No soy yo tampoco quien se lo tiene que censurar o permitir. Ella ya es mayorcita. A mí no me parece bien. Es buena compañera, pero hay cosas que hace que yo no haría.

¿Cómo está pasando la Navidad?

Estoy pasando la Navidad con mi familia, los que somos, que somos cinco, más mi chico, seis. No estoy quedando ni nada porque me gustaría llegar a la vacuna sin haber pasado el Covid, que conozco a mucha gente que lo ha pasado. Haciendo balance, pensando mucho y reflexionando mucho, que ha sido un año importante y significativo en muchos sentidos. 

Un deseo laboral y otro personal para 2021

Uno profesional: que vuelva Gran Hermano. Uno personal: seguir mejorando día a día. 

[Más información: Descubrimos el lado más íntimo de Frigenti, el colaborador al que 'GH' le cambió la vida]