Corría el año 2017 cuando el nombre de Antonio Banderas (60 años) aparecía en numerosos titulares de diferentes medios de comunicación. Muy a su pesar, no se trataba de informaciones relacionadas con algún proyecto cinematográfico en el que estuviera involucrado, sino en un infarto que marcaría un antes y un después en su vida.

Noticias relacionadas

Aquel episodio el propio Banderas lo califica como el momento que le ha hecho redefinir muchas cosas de su vida. Parece un tópico, pero la frase, puesta en boca de alguien que ha tenido un problema de salud tan severo, adquiere una dimensión real. Desde entonces, el malagueño relativiza los problemas, incluso cuando también están relacionados con el ámbito sanitario.

Antonio Banderas fue noticia en 2017 tras sufrir un infarto de miocardio. Gtres

Porque sí, cuando se habla de Antonio Banderas y su historial médico, a casi todo el mundo le viene a la cabeza precisamente el episodio del infarto de miocardio, pero mucho antes de eso, al famoso intérprete de papeles como El Zorro ya hubo otro asunto que le hizo tomar ciertas precauciones aunque, afortunadamente, se trata de una cuestión mucho menos grave.

Hablamos de un problema en cuya ecuación aparecen los insectos. Si hay gente que tiene fobia a estos pequeños animales, cuando sus picaduras tienen efectos nocivos en el organismo, es normal que provoquen cierta aprehensión. Porque sí, Antonio Banderas tiene alergia a las ya de por sí molestas picaduras.

Gravedad

Aunque a priori puede parecer un asunto casi frívolo, conviene tomarlo con la importancia que tiene. Cuando un insecto pica, deposita una cantidad de toxinas a través de la piel. La clave está en cómo afectarán estas, ni más ni menos, en la reacción que tenga el organismo. Si el sistema inmunitario responde con fuerza a los alérgenos, podría producirse una alergia.

Efectivamente, las reacciones más simples suelen ser enrojecimiento, dolor e hinchazón en la zona donde se ha producido la picadura. Una de las señales que puede suponer una señal de alerta es cuando esta sensación se traslada a lo largo de una superficie mayor. Por ejemplo, si la picadura se produce en un dedo, se debe vigilar que la comezón no se extienda por todo el brazo.

El actor sufre alergia a las picaduras de insecto. Gtres

Se estima que un episodio leve de este tipo de problema de salud se puede extender a lo largo de unos diez días, aunque todo dependerá de si hay una alergia. En los casos más graves, la sintomatología abarca urticaria, náuseas, vómitos y diarrea, sin descartar hinchazón de la lengua, la garganta y otras partes del cuerpo, lo que derivaría en problemas de funcionamiento en sistemas como el respiratorio.

Como se ha visto, esta alergia que padece Antonio Banderas va mucho más allá de las simples molestias del grano que deja en la mayoría de los mortales una picadura de un mosquito. El caso más extremo es la anafilaxia, caracterizada por la confusión del paciente, problemas para respirar y otros síntomas que hacen muy aconsejable el tratamiento urgente por parte de profesionales para evitar males mayores, incluso la muerte.

Para las personas que, como Antonio Banderas, sean susceptibles de tener consecuencias importantes tras una picadura se aconseja una inyección de epinefrina, un medicamento disponible con receta médica que actúa directamente sobre el sistema nervioso simpático.

Pese a todo, como en muchos problemas de salud, la recomendación principal está enfocada en la prevención, por lo que se aconseja mantenerse alejado de lugares donde anidan insectos como la abeja, usar prendas y calzado que protejan una parte importante de la anatomía y evitar el uso de perfumes y lociones perfumadas.

[Más información: La enfermedad de Soraya que dificulta su deseo de volver a ser madre]