Por si uno parecía poco, este miércoles El Hormiguero subió su apuesta habitual, juntando en su plató nada menos que tres invitados. Los actores Roberto Álamo (50 años), Raúl Arévalo (40) y Álex García (38) estuvieron junto a Pablo Motos (55) para hablar de la serie Antidisturbios, que se estrena el próximo día 16 en Movistar+. 

Noticias relacionadas

El comienzo no pudo ser más plácido para ellos. Motos halagó la cinta que protagonizan, creando unas expectativas muy altas: “Venís a presentarnos una serie, os tengo que decir que me parece lo más espectacular que he visto en tiempo. Me la pasaron en adelanto, me he enganchado, da gusto lo bien hecha que está. Felicidades”, destacó.

El primero en hablar del argumento fue Álex García: “La serie habla de unos antidisturbios que en el capítulo 1 tienen una trama que acaba mal y que dará pie a una investigación”, explicó. Entonces llegó el turno de Raúl Arévalo, quien habló de la lectura que deja la serie: “No sé si hará que la gente tenga una idea diferente de los antidisturbios, pero a nosotros haciéndola nos ha ampliado los matices de gente que quizás no habría conocido”, profundizó.

En el caso de Roberto Álamo, lo que más le impactó fue que, a la hora de recibir asesoramiento de profesionales, le hablaron de una sensación quizás inesperada: “Me chocó cuando hablábamos del miedo, aunque era un tema que había sacarles con sacacorchos. Efectivamente lo hay, seguramente es un descubrimiento que va a hacer la gente en la serie. El miedo está en los dos lados, en la gente que se manifiesta y en los antidisturbios”, desgranó.

Antes de irse a publicidad, Pablo Motos dejó la intriga en todo lo alto: “Ahora hablaremos del miedo que sentisteis vosotros, porque tengo entendido que las hostias eran de verdad”, adelantó. Después de la pausa, García matizó que “lo que más primaba en las escenas era la verdad, si se escapaba algún golpe, ahí quedaba; en una de las primeras tomas que dieron una patada y mi reloj salió volando”.

 Raúl Arévalo, por su parte, detalló una escena: “Reprodujimos una manifestación que hubo en la plaza Nelson Mandela. Nos tenían que tirar sillas y estaba todo estudiado. De repente empiezan a llover sillas y es que se había colado gente de la calle. Y siguieron grabando. Fue confuso. Nos hacían daño. Se coló gente porque vieron movida y policías y se liaron a sillazos”.

 

Más detalles

Una vez visto el tráiler quedó claro que todo lo que habían contado sus protagonistas era cierto. “Me han hablado de una escena que es la más rara, pero también la más bonita que has hecho”, lanzó Pablo Motos a Raúl Arévalo. El actor lo explicó: “Fue muy especial para todos, no se puede contar porque es del último capítulo. Era un plano secuencia de 17 minutos, sin improvisar. Eran las 4 de la mañana y no nos salía, pero el director dijo que iba a hacer cortes. Decidimos brindar tomando un chupito de mezcal. Saqué la botella, brindamos y nos relajamos tanto que todo salió a la perfección. Fue lo más bonito que he vivido jamás en un rodaje”, detalló.

Otro de los protagonistas, Roberto Álamo lo pasó bastante mal con otra parte del rodaje, donde se recreaba una pelea entre ultras de fútbol. “Decían corte y me ponía a llorar como un mocoso. Es una secuencia muy larga, de hostias por todos los lados, especialistas, humo, frío por la noche… Al final de esa secuencia a mi personaje le pasa algo. Y yo ya no pude más. Era muy fuerte, la verdad”, rememoró.

Y en ese instante llegó una de las sorpresas de la noche. “Tu apariencia puede llegar a ser intimidante, Roberto”, comentó Pablo Motos. El invitado, con una sonrisa, le contestó “querido Pablo, si me pongo tierno, a lo mejor te pones a llorar”. Ese hilo lo tomó el presentador para sacar un ejemplar de un libro titulado ‘Amantes viene de amar’, con mascarilla incluida, que ha escrito el propio Roberto Álamo: “Si queréis conocerme, lo haréis a través de mis poemas”, promocionó el actor.

Protagonismo

Sin embargo, hubo dos momentos en el programa que robaron a los actores el protagonismo, al menos de cara a algunos telespectadores que dejaron claro su malestar en Twitter. Primero le llegó el turno a Pilar Rubio (42), quien esta vez no se enfrentó a ningún reto, sino que comentó algunas de las tendencias en materia de moda. En las redes, muchos bajaron su pulgar:

 

Luego le llegó el turno a Marron y sus demostraciones científicas. Pero no fue él el que dio de qué hablar, sino Juan del Val (50), quien recientemente ha celebrado su cumpleaños. Y qué mejor manera de llegar al medio siglo de vida que con una fotografía muy llamativa:

[Más información: La confesión profesional de Carmen Maura en ‘El Hormiguero’: "Nunca estudié para actriz"]