Su trayectoria habla por sí sola y eso explica que a Carmen Maura (75 años) no le falte el trabajo. Una buena muestra de ello es Alguien tiene que morir, la serie que estrenará en breve la plataforma Netflix y el motivo por el que este martes fue invitada a pasar un buen rato con Pablo Motos (55) en El Hormiguero.

Noticias relacionadas

La costumbre llevó a la actriz a querer dar dos besos al presentador nada más entrar al plató. “Ahora todo es un problema, no nos veíamos desde antes de las mascarillas”, recordó Pablo Motos quien preguntó a su invitada si se sentía extraña cuando no podía saludar a alguien: “Tiene alguna ventajilla, por ejemplo, en los rodajes hay mucha costumbre de llegar por la mañana y dar 30 besos. Yo no lo hago mucho. Me gusta buscar las ventajas de las cosas. Esta situación no tiene muchas”, confesó.

Carmen Maura ha visitado 'El Hormiguero'. Atresmedia

En relación a esto, Pablo Motos desveló que en una conversación previa Carmen Maura le había reconocido que “en los rodajes puedes hacer lo que te dé la gana”. Ella lo corroboró, pero con algunos matices: “No tanto, pero al ser mayor y de riesgo. Todavía estás lejos, es a partir de los 70 cuando haces lo que te da la gana. Pero tienes que hacerlo con respeto. Por ejemplo, el otro día pedí silencio en un rodaje. Lo digo muy seria pero luego me río yo sola”, explicó.

Tras estos prolegómenos llegó el momento de hablar sobre Alguien tiene que morir. “La miniserie se estrena el día 16 en Netflix. Una cosa es ser mala y otra es foto tuya con un rifle”, aseguró Motos mientras daba paso a un fotograma de la producción. “No me he visto en una parecida, es malísima. La última vez que vine no podía decirte nada de la serie, porque en Netflix no dejan. Es la más mala que he hecho nunca, y la serie que estoy rodando ahora es la más ordinaria que he hecho jamás”, comentó la actriz.

Trucos profesionales

La actriz ha desvelado cómo prepara sus personajes. Atresmedia

La pausa publicitaria no desvió la atención. Carmen Maura explicó que la serie consta “solo tres capítulos y mi personaje es la más malvada”. Fue en ese momento cuando la actriz reveló su forma de trabajar: “Yo me estudio la letra y la hago. Cuando te dan un texto que está claro no hay nada más que haga falta. Un día, Ernesto Alterio (50), que hace de mi hijo y está genial, se presentó en una reunión con el director con un tocho de apuntes. Yo no llevaba nada. No me gusta mucho hablar de los personajes porque me aburro. Me estudio la letra y noto cómo ella se va metiendo”, aseveró.

Pablo Motos vio que ahí había un hilo del que tirar, así que dio continuidad a esa temática, preguntando si ensaya delante de un espejo en su casa antes de ir al rodaje: “ Nunca. Hay incluso actores que se ponen una cámara en casa. Es más, el primer día de rodaje me suele sorprender mi propio personaje, como si echara a andar. Lo que es muy importante es estudiarlo todo bien en casa, el texto, cómo va vestida o el contexto”, profundizó.

Sin salir de esa faceta profesional, Maura dejó la frase de la noche: “Yo no he estudiado para actriz. Sí que me habría gustado, ir con mi bloc… Pero no, no he estudiado”, reveló. Esas tablas a la hora de actuar le valen a la actriz para conocer qué está pensando Pablo Motos con algunos invitados. El presentador le dio la razón: “Este programa tiene 15 años y hubo un momento en el que dije “a tomar por culo”. Si me aburro o me cabreo, no tengo por qué esconderlo”, afirmó. “Te tengo muy calado, pero también te veo con un punto de ternura porque hay días que estás incómodo, pasándolo mal. Pasó el último día que vino Revilla, estuvo más espeso de lo normal. Y se te notó, creo que nos pasó a toda España”, comentó Carmen Maura.

Preguntada por cómo lidiaba con compañeros de rodaje bordes, la invitada destacó que “me buscó trucos, intento buscar algo que tengamos en común y procuro no perder mucha energía. Soy actriz, no se me nota. Sí, he tenido algunos intensos y los he tratado de convencer”.

En este sentido, Carmen Maura valoró que “es más peligroso un director egocéntrico porque tienes que obedecer. El truco que tengo es que les digo que si vamos a hablar del personaje me aburro, y si me aburro pierdo la creatividad. Eso les llega al alma. Y eso lo hago desde hace muchos años”.

Uno de los mitos que rodean al cine es que suelen formarse muchas parejas durante los rodajes. Maura aseguró que “las parejas que surgen ahí no duran”. Su experiencia, eso sí, está más ligada a directores que a compañeros de reparto, aunque no dio más explicaciones: “Fue hace mucho tiempo, ni habíais nacido. Tú naciste en el 65, eres un jovencito”, le dijo a Pablo Motos. 

Infancia

La invitada ha hablado con Pablo Motos de los recuerdos de su infancia. Atresmedia

Hablando de sus orígenes, la actriz comentó que “no era de familia rica. Mi padre era médico y mi madre se dedicaba a sus labores. Las niñas de mi clase tenían campo y yo no, por eso me vuelve loca el campo”. Eso explica que ahora tenga un jardín en Miraflores lleno de árboles, pero “siempre especies que son de la zona, por eso no hace falta que los riegue”.

En ese momento, Pablo Motos cayó en la cuenta de que “no hemos hablado nada de la serie que vienes a promocionar”. El presentador lo solucionó dando paso al tráiler. Tras su visionado, Motos demostró su buena relación con la invitada. Con mucha sinceridad y una mirada cariñosa le dijo: “Tú no habrás estudiado para actriz, pero invito a cualquiera que se ponga en casa frente a un espejo y diga esa misma frase, alguien tiene que morir, y que pase lo que pasa en ese vídeo, cabrona”.

Una vez acabada la entrevista, la entrada en el plató de Antonio Resines (66) dio mucho juego. Para empezar, el colaborador dejó clara su química con la invitada, quien contó que es el actor “con el que más veces me he acostado en un rodaje”. Resines contó que recientemente han coincidido en una serie para Antena 3 y que la pandemia se hizo notar: “Pobre, el primer día en el que llegó hubo un caso positivo, así que tuvo que guardar la cuarentena”, destacó Carmen Maura.

[Más información: Carla Bruni sobre su relación con Sarkozy: “No tengo la pócima mágica, es un milagro, cosa del azar”]