En 2019, Tamara Falcó (38 años) se convirtió en la gran estrella televisiva, en el fichaje estelar de la anterior edición de MasterChef Celebrity. La hija de Carlos Falcó e Isabel Preysler (69) pisaba fuerte en el mundo audiovisual, sin decepcionar. Había nacido una estrella. Ese fue su gran pistoletazo de salida en la televisión, si bien tiempo atrás había hecho unos tímidos e infructuosos pinitos. Tal impacto supuso su participación en el programa culinario que el ente público no quiso dejarla ir de ninguna manera y, meses después, la fichó para el espacio Cocina al punto

Noticias relacionadas

Fue el 6 de julio de 2020 cuando Tamara debutó en su primer programa de televisión, al amparo del chef Javier Peña (39). Falcó ya se ha consolidado como el gran personaje televisivo del momento y como el miembro de la familia Falcó-Preysler más carismático. Pero no es el único: otra persona viene marcando terreno. Este pasado lunes 31 de agosto saltaba la noticia, dejando impactados a propios y extraños. Esther Doña (42), la viuda de Carlos Falcó, fichaje bomba de las nuevas mañanas de TVE a partir del 7 de septiembre. Tamara y Esther, dos 'marquesas' bajo un mismo título -hasta que todo resuelva- que serán compañeras en la misma cadena. 

Por primera vez en su vida, Doña se coloca ante las cámaras de un programa de televisión en directo. Nunca antes la viuda del marqués de Griñón había mostrado interés alguno por el mundo catódico, de tan discreta como era con su vida privada y conyugal. Hasta ahora. Esther quiere probar cosas nuevas y ha decidido enrolarse en La hora de la 1, el nuevo programa que está a punto de desembarcar de la mano de Mónica López (45). Desde que Carlos Falcó falleciera a causa del coronavirus, su silencio ha sido su mayor sino. La expectación, pues, es máxima. 

En un afán por conocer detalles de cómo se fraguó este fichaje, JALEOS se ha puesto en contacto con la propia Cristina Fernández, la presentadora de la sección de corazón de La mañana, y su respuesta ha sido clara y contundente: "No puedo contar más detalles". El celo es máximo, con el objetivo de que el próximo 7 de septiembre la audiencia se quede, en suma, con ellos en TVE.

Sea como fuere, el destino ha querido que ambas marquesas, Tamara y Esther, la viuda y la hija del marqués de Griñón, compartan protagonismo, espacio y tiempo en TVE. De este modo, parece que ambas están destinadas a entenderse y a tratarse, si se tienen en cuenta los rumores que hablan de una supuesta tirantez en su relación. 

Esther Doña y Carlos Falcó en una imagen tomada en febrero de 2020. Gtres

Han sido muchas las líneas, lo que se ha escrito sobre la naturaleza de su relación. Se deslizó que los hijos mayores de Carlos Falcó nunca vieron con buenos ojos el intenso pasado amoroso de Esther Doña, la nueva ilusión de su padre. Así, ni a Tamara, fruto del matrimonio del bodeguero con Isabel Preysler, ni a Manuel (55) y Xandra (51), los hijos que tuvo con su primera mujer, Jeannine Girod. Tan solo Duarte (26) y Aldara (22), los vástagos que nacieron del matrimonio entre Carlos y Fátima de la Cierva, vieron con benevolencia a priori el romance de su padre con Esther. En los últimos tiempos, su cercanía con Doña también se truncó. 

Significativas fueron las declaraciones de Tamara Falcó hace un tiempo: "Mi padre y Esther tienen su propia vida, nosotros somos mayores... Yo con mi padre tengo una relación maravillosa". De eso nunca se dudó: padre e hija siempre estuvieron fuertemente unidos. "Tamara es dulzura, transparencia, alegría y sensibilidad", dijo en otra ocasión. Falcó la apoyó en su aventura en televisión y le presentó a los hermanos Roca, que le aconsejaron y le abrieron sus cocinas. Tamara, por su parte, se deshacía en halagos hace su progenitor. Siempre habló de él desde la admiración y el respeto. Nunca perdió el contacto con su padre, ni siquiera por la distancia física que se impuso cuando Carlos y Esther se trasladaron a vivir al campo. Hoy, pasada toda tempestad, Esther Doña y Tamara Falcó están un poco más unidas gracias a sus respectivos fichajes por TVE

'Cocina al punto', en la cuerda floja

La futura marquesa de Griñón conduce desde el pasado lunes 6 de julio Cocina al punto, un espacio diario en el que elabora recetas sencillas y rápidas junto a Javier Peña, exconcursante de Top Chef cuyo rostro lleva vinculado a la corporación desde 2018 con el programa Comerse el mundo. Peña venía así respaldado por la excelente acogida que su espacio ha tenido en sus dos temporadas emitidas, mientras que el nombre de Tamara Falcó parecía una apuesta más que segura para reflotar la franja matinal en el hueco que dejó A partir de hoy, el programa de Máximo Huerta (49) cancelado por la cadena.

Sin embargo, el tándem no está funcionando como se esperaba. En sus primeros días en emisión, el programa cosechó una media del 5,5 por ciento de share, unas cifras que no han remontado. Este fracaso sorprende especialmente si se tiene en cuenta que Peña ya presentaba un formato culinario en el mismo horario -aunque con una entrega semanal- que casi triplicaba las audiencias que ahora obtiene Cocina al punto. La primera temporada de Comerse el mundo consiguió un excelente 12,6 por ciento de cuota media en sus 10 entregas emitidas, mientras que en la segunda esa cifra ascendió hasta el 13,7. En el caso de Cocina al punto, su mejor dato hasta la fecha se sitúa en el 7 del estreno.

[Más información: Tamara Falcó 'hunde' a Javier Peña en la mañana de TVE: audiencias mínimas y críticas en redes]