Hay circunstancias y detalles que a veces suponen un cambio importante en la vida de cada uno. En el caso de Silvia Abril (49 años) hay varios ejemplos. En el ámbito profesional, 2003 es un año que la barcelonesa recuerda con especial cariño. Su aparición en el programa Homo Zapping, de Antena 3, supuso su gran debut televisivo, lo que la colocó rápidamente como una de las cómicas de referencia a nivel nacional.

Noticias relacionadas

A partir de ese momento, su carrera no ha parado de crecer. Ha formado parte del reparto de varias películas, como Torrente 3 o Spanish Movie, e incluso llegó a actuar en Eurovisión, concretamente en la edición de 2008, como parte del séquito que acompañaba al 'artista' Rodolfo Chikilicuatre.

Curiosamente, esa bizarra participación surgió de otro espacio televisivo que es importante en la biografía de Silvia Abril. Hablamos de BFN, de laSexta, conducido por su pareja, Andreu Buenafuente (55), con quien se casó en el año 2007. Lo que la televisión unió parece que el tiempo no lo ha roto, más bien al contrario, ya que la sintonía entre ambos es tal que han llegado a presentar la Gala de los Goya, con reconocimientos positivos por parte del público y la crítica.

Momento clave

Pero volviendo al inicio, hablábamos de momentos que cambian la vida de una persona. En el aspecto íntimo, para Silvia Abril lo fue la visita a la consulta del psiconeuroinmunólogo Xevi Verdaguer. La razón de esta decisión venía dada por el deseo de la cómica de quedarse embarazada, quien tras varios intentos fallidos siguió la recomendación de una amiga.

Los estudios de Verdaguer dieron como resultado que el origen de esta situación estaba en su alimentación. Silvia Abril había desarrollado, sin saberlo, una intolerancia al gluten, lo que había terminado afectando a su sistema reproductivo. Una vez hallado el problema, y bajo una dieta supervisada, Buenafuente y Abril fueron padres de una niña.

Pero además, la visita a este psiconeuroinmunólogo también dejó otro descubrimiento para Abril. Las extrañas manchas blancas que habían aparecido en su cuello no tenían nada que ver con una exposición excesiva al sol, ni nada parecido. Silvia Abril descubrió que padece vitíligo, un problema de pigmentación en la piel que, al parecer, también venía dado por esa intolerancia al gluten.

Hay que recordar que en esta misma sección ya llegamos a hablar de este problema de salud. En aquella ocasión el protagonista era, curiosamente, un hombre que también está ligado a la televisión y al humor, Juan y Medio (57).

El vitíligo es un trastorno que afecta a un porcentaje bajo de la población (1%) y que como hemos comentado anteriormente se caracteriza por la aparición de manchas blancas en la piel en diferentes partes del cuerpo. Suele desarrollarse antes de los 40 años y su incidencia se da por igual en hombres y mujeres o en personas de razas diferentes. La buena noticia es que no conlleva una dolencia o problemas de salud serios, más allá de la influencia en la autoestima de los pacientes, ya que este trastorno es especialmente incómodo desde el punto de vista de la estética.

Respecto a su tratamiento, algo que no suele ser habitual, se pueden usar tratamientos tópicos como el uso de corticoides o incluso fototerapia láser.

[Más información: La enfermedad de Omar Montes que se destapó por culpa de su último (y polémico) concierto]