Gran Hermano ha sido y es uno de los programas más rentables de la historia de la televisión del siglo XXI. Este fenómeno de masas que cumplió dos décadas en España el pasado 23 de abril ha despertado tantas filias como fobias en la población desde sus inicios.

Noticias relacionadas

Las finales de sus primeras ediciones eran auténticos acontecimientos: las familias se reunían, los amigos quedaban para cenar y esperaban juntos hasta las 2 horas de la madrugada para conocer si su favorito se coronaba como ganador.

Ese fanatismo llevado al extremo ha convertido en ocasiones a sus concursantes en víctimas de sus propios seguidores. Personas que, cuando menos lo esperan, viran y pasan de lovers a haters. Una de las personas que se encuentra ahora mismo en la diana de los acérrimos fans de Gran Hermano es Carlota Prado (27 años).

Carlota Prado en la sala de expulsión de 'GH Revolution'.

La joven malagueña, que denunció haber sufrido abusos sexuales dentro de la casa de Guadalix de la Sierra ante la pasividad de los responsables del programa, lleva meses soportando un brutal acoso a través de las redes sociales. Este hostigamiento se ha incrementado desde hace unos días, cuando se conoció de manera oficial que el formato de telerrealidad de Telecinco no se emitirá en ninguna de sus versiones -estándar, VIP o DÚO-, al menos, en lo que queda de año.

Así lo confirmó Manuel Villanueva, director de contenidos de Mediaset España, en una entrevista realizada por la agencia EFE este lunes 5 de julio. "Gran Hermano está en situación de barbecho, de descanso. Veremos y hablaremos de cómo será su futuro. Pero en 2020, no", aseveró el responsable del citado grupo de comunicación.

Al poco tiempo de conocerse las declaraciones del citado responsable de Telecinco, las redes de Carlota Prado se convertían en un hervidero de insultos y amenazas contra su persona. La hacen responsable de su cancelación. 

Carlota y José María en 'GH'.

JALEOS ha podido comprobar cómo incluso un usuario de Instagram reprochaba a Carlota que no aceptase "el medio millón de euros" que le ofrecía la productora Zeppelin TV por retirar todos los cargos contra ellos. Un craso error que la propia Prado no pudo por menor que corregir respondiéndole: "¿Medio millón de euros? Fueron 25.000 euros y oportunidad de desarrollo laboral, pero mi integridad no está en venta". 

En estos casi tres años de calvario para Carlota, la andaluza ha admitido haber tenido que acudir a tratamiento psicológico, se cambia a menudo el usuario de su perfil en redes e incluso su imagen física es completamente diferente. No quiere saber nada de la televisión ni su entorno, está centrada en su arte y compone música. Su opera prima, un tema llamado No Boy, dispara directamente contra los abusadores sexuales: "Eso es un 'no, tío'. Eso es un 'no, tío'. ¿Cómo pretendes que me quede? Que le jodan a tus buenas intenciones / Que le jodan a tu control / Después de todo el abuso / Después de todo estoy confusa / No puedo decir que no pueda decidir / Esta bomba ya no tiene mecha.

'Caso Carlota'

No hay ninguna duda de que la huida de anunciantes en los espacios de Gran Hermano por el caso Carlota ha provocado que Telecinco evite a toda costa exhibir -al menos en los próximos meses- el cotizado sello de GH. Esta situación no es más que la consecuencia de lo que sucedió la noche del 4 de noviembre de 2017 en la casa más famosa de la televisión. 

Aquella madrugada, la producción del formato organizó una fiesta para los concursantes entre los que se encontraban Carlota Prado y su novio en aquel momento, José María López (27), a quien había conocido allí durante su participación.

Carlota Prado y José María López en 'GH Revolution'.

Avanzada la celebración y tras haber ingerido, supuestamente, bebidas alcohólicas, Prado, que se encontraba en un claro estado de embriaguez, fue llevada por su pareja hasta la habitación que compartían. Según la acusación de la fiscalía, Carlota estaba completamente inconsciente en la cama.

En ese momento se produjo un presunto abuso sexual por parte del murciano. Una situación que provocó un cisma en la historia del concurso y que todavía está por resolver en los juzgados. La fiscalía solicita dos años y medio de prisión para José María y una indemnización de 100.000 euros para Carlota Prado de forma solidaria a pagar entre el supuesto agresor y la productora, Zeppelin TV. Mientras este delicado asunto se resuelve en los tribunales, por el momento, Telecinco ya ha movido ficha: no habrá más Gran Hermano

[Más información: El caso Carlota Prado fulmina a 'Gran Hermano' de la parrilla de Telecinco]