La entrega de este viernes de La última cena ha estado marcada por la tensión y el enfrentamiento debido a la fuerte discusión que han protagonizado Lydia Lozano (59 años) y Mila Ximénez (68). Una pelea que se ha venido cocinando a lo largo de toda la semana, con las acusaciones de todos los colaboradores de Sálvame a Lydia a raíz del tema de Ylenia Carrisi. 

Noticias relacionadas

Tras pasar una amarga tarde en Sálvame, Lozano ha acudido al programa culinario de Telecinco para degustar el menú que les tocaba cocinar a Mila y a Antonio Montero (56): riñones con patatas y arroz caldoso con perdiz. 

La tensión en el programa comenzó a palparse ya durante la degustación del primer plato. Lydia Lozano no tuvo reparos en referirse al arroz caldoso como un "caldo de calcetín" porque, en su opinión, estaba demasiado aguado. 

Un primer comentario que no gustó nada a Mila Ximénez que en las imágenes se podía ver cómo adoptaba un gesto serio, tensaba la mandíbula y pasaba a concentrarse en servir el resto de platos para no prestar atención a las opiniones de su compañera. 

Con la tensión ya en el ambiente, el programa decidió emitir una secuencia inédita que se había grabado durante la preparación del menú de la noche. En ella, se podía ver a Mila Ximénez criticando la actitud de Lozano en los últimos días, llegando a asegurar que las lágrimas que había derramado en los últimos días por los ataques que había recibido por el caso de Ylenia Carrisi no eran sinceros, sino que todo estaba pautado por ella misma. 

Lydia Lozano y Mila Ximánez durante el programa 'La última cena'.

"Llora a las 8:10, pero tranquilos, que a las 9:05, cuando entra Piqueras (65), ya no derrama ni una lágrima", ha afirmado de forma contundente la colaboradora de Sálvame.

Unas palabras que han terminado por desatar la gran pelea entre las dos compañeras. "Me parece muy feo que lo diga una persona que está trabajando aquí. Que están escaletados, me parece lo más feo que me han dicho en mi vida", ha asegurado Lydia ante un Jorge Javier (49) que trataba de meidar para rebajar la tensión. "Ha sido un comentario, estaba hablando con Begoña, sin maldad".

La bronca fue aumentando de nivel y Lozano decidió que lo mejor iba a ser ir al baño, para comentar con María Patiño (48) y Nuria Marín (38) todo lo que había escuchado. Sin embargo, esta huida solo sirvió para azuzar más a Mila Ximénez que, muy enfadada, la siguió hasta los servicios de Mediaset para poder hablar directamente del tema. 

Ya en el baño, la pelea continuó aumentando hasta el punto de que Lydia anunció que se marchaba del programa: "Yo no hago numeritos, por eso ahora me voy a mi casa. Cuando digo que me voy, me voy. Como esta noche".

Una situación que para Mila fue una auténtica falta de respeto para sus compañeros y para los organizadores del espacio: "Alguien debería decirle a la estrella de Mediaset, Lydia Lozano, que no se debe abandonar ningún programa. Es una falta de respeto abandonar la cena", ha asegurado, "siempre tiene que ser la protagonista [...] siempre está jodida, ¿qué culpa tengo que ahora haya salido el tema de Ylenia otra vez?".

Al final la velada terminó desarrollándose y los chefs Begoña Rodrigo y Sergi Arola (52), encargados de valorar el menú de Mila Ximénez y de Antonio Montero, dictaminaron sentencia: él les dio 8 puntos, mientras que ella les dio un 7. 

[Más información: Lydia Lozano, el juguete útil que Sálvame utiliza a su antojo: Charly, ¡sácala de ese nido de víboras!]