Lydia Lozano (59 años) ha sido la protagonista de Sálvame una tarde más después de que el programa rescatara el caso Ylenia Carrisi para luchar contra el estreno de Pasapalabra. Tras varios días hablando del polígrafo secreto al que la periodista se sometió hace 15 años, este martes la historia daba un giro con la visita de un misterioso hombre que destaparía, supuestamente, la fuente que informó a Lydia de que Ylenia estaba viva.

Noticias relacionadas

Aunque la colaboradora intentó remar 'a favor de obra' durante toda la tarde, no pudo evitar acabar estallando ante la polémica favorecida por su propio programa: "No me lo merezco. No se ha hecho con ningún periodista. Me voy y si queréis me echáis", lamentaba antes de abandonar el plató llorando.

Por primera vez desde que estallara de nuevo este caso, Lydia se mostraba muy molesta contra la dirección del programa: "Traéis al informador, habláis con quien queráis pero yo no voy a reactivar una demanda", comentaba en referencia a la demanda millonaria que en su día le interpuso Albano Carrisi, y añadía: "Estoy muy disgustada creo que no os habéis portado bien conmigo".

Mientras Jorge Javier Vázquez (49) intentaba tranquilizarla y convencerla de que regresara al plató, ella seguía mostrando su decepción: "Me duele que se me haga esto, yo ya he pagado mucho. ¿No os ponéis en mi piel?". El presentador preguntaba si considera que se la está utilizando y ella interrumpía la pregunta: "Sí, no termines la frase. Sí, porque somos números y hoy soy un número".

Finalmente, Lydia acabó quedándose a regañadientes. En la última media hora de emisión, el programa desvelaba por fin la figura del misterioso hombre que venía a arrojar luz sobre el caso Ylenia: el paparazzi Tino Torrubiano.

Después de cinco horas de especulaciones, 'cebos' y teorías de todo tipo, el fotógrafo mostraba un correo electrónico que contenía el nombre de la supuesta fuente de Lydia Lozano: "El italiano Ricardo Zucchi asegura haber visto a Ylenia Carrisi en más de 20 ocasiones en Santo Domingo, según él, la primera vez que tuvo oportunidad de verla indudablemente fue en 1995", rezaba el mensaje.

La colaboradora considera que se la está utilizando. Mediaset

Pero Lydia negaba tajantemente esa información, destapando que ninguno de los compañeros que aseguraban conocer su fuente tenían "ni idea": "Ese señor no es mi fuente, lo juro. Hablé con mil personas", decía visiblemente enfadada.

Pero el caso no acaba aquí, porque el programa anunciaba que está tratando de localizar a Zucchi, provocando que Lozano abandonara el plató minutos antes del final de la emisión, quitándose el micrófono.

A pesar del disgusto de la colaboradora, la jugada de Sálvame parece haber sido efectiva, pues este martes la emisión del Tomate ha arrasado sobre Pasapalabra, con un 20.3% y 2.199.000 espectadores, frente al 16.2% y 1.775.000 televidentes que siguieron el concurso de Antena 3.

[Más información: Lydia Lozano amenaza con irse de 'Sálvame' tras rescatar la polémica del caso Ylenia]