Sálvame ha activado su maquinaria a pleno rendimiento para luchar contra el estreno de Pasapalabra en las tardes de Antena 3. Después de varios días anunciando "la madre de todas las tardes", el programa se guardaba para su franja Tomate una serie de 'bombas' que ya se ha generado las primeras lágrimas entre sus colaboradores: Lydia Lozano (59 años).

Noticias relacionadas

Kiko Hernández (43) se reincorporaba al plató del espacio y, como no podía ser de otra manera, lo hacía desatando la polémica y sembrando el pánico entre sus compañeros. Y es que el colaborador llegó convertido en la Muerte y con una maleta en la que se escondían algunos se los secretos mejor guardados de sus compañeros.

Entre esas siete noticias polémicas que ha anunciado el programa, estaba uno de los casos mediáticos más controvertidos y recordados de la historia de Mediaset: la desaparición de Ylenia Carrisi y el error de Lydia Lozano, quien afirmó conocer el paradero de la hija de Albano (76) y Romina (68).

Lydia Lozano era sorprendida en directo con una inesperada noticia del pasado. Mediaset

Así, Sálvame ha desvelado la existencia de un polígrafo "secreto y blindado" al que la periodista se sometió para hablar de este tema cuando aun trabajaba en A tu lado.

Tras varios segundos de silencio, Lydia abandonaba el plató visiblemente afectada y sin poder contener las lágrimas: "Se blindaron las puertas. Firmé que nunca se iba a hablar de ese polígrafo", espetaba. Jorge Javier Vázquez, sorprendido por este nuevo dato que hasta él mismo desconocía, preguntaba por el contenido de aquel polígrafo. "No voy a hablar del tema, pero si sale me voy a mi casa y no vuelvo", advertía la colaboradora.

Lydia asegura que no volverá al programa si emiten el contenido del polígrafo. Mediaset

Lejos de tranquilizarse, Lydia pedía salir del plató ante su creciente nerviosismo. Pero sus compañeros seguían tratando de indagar en este asunto que ha vuelto a remover los oscuros recuerdos de la colaboradora. "No voy a decir nada, si se emite me voy", insistía ella. 

Mientras tanto, Kiko Hernández portaba en sus manos la polémica cinta con el contenido del 'poli'. Una grabación de seis horas de la que seguirán hablando en el programa de este martes, estirando al máximo esta polémica del "cajón del pasado" para tratar de retener a su audiencia frente a las nuevas tardes de Antena 3.

[Más información: Paz Padilla regresa a 'Sálvame' tras 70 días alejada del plató]