La repentina ruptura de Adara Molinero (26 años) y Gianmarco Onestini (23) ha revivido una historia del pasado que mantuvo en vilo a los seguidores más apasionados del formato Gran Hermano. Y es que, según ha relatado el italiano, el motivo de su separación son unos mensajes de su novia con Rodrigo Fuertes (29), el exconcursante de GH 17 con quien Adara protagonizó un doble triángulo amoroso que, por los nuevos datos, no ha terminado de cerrarse.

Noticias relacionadas

La tercera en discordia en este intenso conflicto amoroso es Beatriz Retamal (23), la ganadora de aquella edición que, además, salió de Guadalix como la novia de Rodri hasta su ruptura en 2019.

Bea ha añadido más leña al fuego asegurando en Supervivientes que, cuando lo dejó con Rodrigo, Adara "lo desbloqueó de Whatsapp", dejando ver que la exazafata intentó un acercamiento con el madrileño en cuanto supo que volvía a estar soltero. Esa frase provocó un tenso enfrentamiento en plató entre Bea y Adara y ha dinamitado la cordialidad entre ambas, reviviendo una historia de celos, desconfianza y seducción que ya es historia de la televisión.

1. Seducción en Guadalix

La complicidad entre Adara y Rodri fue evidente desde los primeros días. Mediaset

En las primeras semanas de convivencia surgían ya las primeras atracciones innegables. "A mí el Rodri este me ha hecho gracia", comentaba Bea en el 'confe'. Sin embargo, él se sinceraba con sus compañeros sobre la 'Naranjita': "No es mi tipo. Ayer se metió en mi cama y esas cosas me agobian", aseguraba.

Y es que Rodri se había fijado en otra compañera de concurso: Adara, con quien mostró una gran afinidad desde los primeros días. "Llevo años que no puedo enamorarme. Pero igual somos novios tú y yo cuando salgamos de la casa", le confesó él en la habitación. Ella, sonrojada, se mostraba bastante predispuesta a iniciar una relación, aunque acusaba a su pretendiente de jugar al "vacileo".

2. Terceras personas

Adara jugó a dos bandas entre Rodri y Pol. Mediaset

A pesar de la prometedora 'carpeta', pronto comenzaron los celos de Adara por la amistad especial entre Rodri y Bea. Lejos de huir del triángulo, la madrileña sumó un elemento más a la ecuación: su tonteo con Pol Badía convertiría esta historia en un 'cuadrado' amoroso que, entre broma y broma, exploró los límites del poliamor en la casa.

El ambiguo juego terminó con una declaración mutua entre Rodrigo y Adara, mientras que Bea, destrozada, se desahogaba con sus compañeros: "¿Qué hago? ¿Me alejo? No puedo alejarme de él", comentaba con Miguel Vilas en el jardín.

3. Caminos diferentes

Finalmente, Adara acabó con Pol y Bea con Rodri. Mediaset

Cansada de ser acusada de jugar a dos bandas -y ante la distancia tomada por Rodri-, Adara daba un paso adelante tras dos semanas de tonteo (y alguna que otra cobra) y besaba a Pol en la lavandería. Los concursantes acabaron convirtiéndose oficialmente en pareja y estuvieron juntos durante un año.

Un mes después, era Rodri quien daba el paso que Bea llevaba mucho tiempo esperando. Tras negar por activa y por pasiva que entre él y la valenciana hubiese algo más que amistad, el madrileño acababa besándola apasionadamente, manteniendo en secreto durante unos días la relación que después continuarían fuera de Guadalix.

4. ¿Nuevo capítulo?

Adara y Bea han vuelto a enfrentarse por Rodri. Mediaset

Todo lo que vino después de GH 17, especialmente la historia de Adara, merecería un análisis independiente. Pero, en resumen: acabó rompiendo con Pol, tuvo un hijo con Hugo Sierra (46), entró en GH VIP 7 y se enamoró de Gianmarco Onestini, haciendo saltar por los aires su estabilidad amorosa una vez más.

Bea y Rodri, por su parte, abrieron un canal en Mtmad donde expusieron cada nuevo capítulo de su relación. Una historia de subidas y bajadas que, más de dos años después, veía su final. Finalmente, Bea acababa dándose una segunda oportunidad con Adrián, exnovio al que dejó poco antes de comenzar su aventura en Guadalix.

A pesar de las historias paralelas, parece que los caminos de Adara y Bea nunca terminaron de separarse. Con las acusaciones de Gianmarco y la revelación de la 'Naranjita', la sombra de la sospecha se cierne sobre Adara, que podría estar intentando retomar su tonteo con Rodri.

Pero la ganadora de GH VIP 7 complicaba aún más las cosas al insinuar que Bea le ocultaba información a su actual novio, provocando así una confesión pública por parte de la valenciana: "Lo que tiene que saber ya lo sabe, que me vi con Rodri antes de ir a Supervivientes. Me dio una pulsera y estuvimos hablando", sentenciaba. Se confirma, por tanto, que el triángulo de Gran Hermano 17 sigue sin disolverse del todo. Está por ver cuál será el próximo episodio.

[Más información: Rodrigo Fuertes rompe su silencio y desvela la verdad de sus mensajes a Adara]