Después del pelotazo que pegó este miércoles con la entrevista a Rosalía (26 años), El Hormiguero repitió su apuesta este jueves por un artista musical. Esta vez el invitado era David Bustamante (38), quien compartió protagonismo con una colaboradora del programa, Nuria Roca (48), y su pareja, Juan del Val (49).

Noticias relacionadas

Eso sí antes de las entrevistas, los prolegómenos. Para empezar, una riña sobre promesas incumplidas. Al parecer, Cristina Pardo (42) se había comprometido con Pablo Motos (54) a participar en el baile inicial del programa si acudía a Liarla Pardo. Aprovechando que fue entrevistado por ella en una videollamada, el presentador de El Hormiguero acusó a la periodista de no haber participado en el baile de este jueves. Ella se excusó diciendo que lo hará cuando vaya físicamente al plató de su programa.

Después llegó el habitual consejo de Pablo Motos a la audiencia, esta vez ligado a cómo afecta a nuestra mente la avalancha de noticias negativas que está generando esta crisis: "El coronavirus no solo te infecta físicamente, sino también psicológicamente. Tienes que decidir qué te echas a los hombros y qué no. Hay muchas cosas en este momento que no puedes llevar, es imposible, salvo que toque de cerca de a un familiar. Mi truco es que en mi cabeza solo dejo que entren pensamientos útiles o positivos. Y funciona", explicó.

La tertulia posterior tuvo momentos graciosos. Cristina Pardo contó que sus notas durante la etapa en el colegio y el instituto habían sido bastante malas, mientras que Marron (40) reconoció que en Selectividad suspendió en la primera convocatoria y que, después de un año preparándose en una academia, sacó muy buenas notas en Matemáticas, Física, Filosofía, pero que en Química apenas sacó un 0,5, lo que causó bastantes risas entre el resto de contertulios por el hecho de que Marron se dedique en el programa a los experimentos científicos.

Rutinas y celebraciones

Entre anécdotas, llegó el momento de entrevistar a David Bustamante. El cántabro apareció muy preparado, aunque reconoció que "antes de verme parecía un Robinson Crusoe. Estos días he estado en casa de esmoquin. No, es broma. He estado en pijama y ahora que me he ido a ponerme los vaqueros me ha costado".

Sobre cómo está llevando el confinamiento, Bustamante contó que lleva "el ying y el yang. No es fácil estar en esta situación. Lo que me viene bien es tener un horario. Me levanto, desayunó tranquilamente, hago mucho ejercicio en casa, aunque a veces me vuelva un poco tarumba, también estoy jugando, viendo pelis…".

La parte mala de la situación es que en estos momentos no puede hacer lo que más le gusta: cantar. "Ahora no vivo en un chalé, tengo vecinos arriba y abajo y no puedo cantar como antes. Estoy esperando cosas para poder hacerlo tranquilamente".

En el plano personal, contó que "es difícil celebrar el cumpleaños en una situación así. Mis amigos y mi familia están pendientes, quedamos online, charlamos y lo vamos llevando de la mejor manera posible. También quiero dar las gracias a mi pareja porque está siendo mucho más llevadero". Durante este periodo de cuarentena se le han acumulado a Bustamante tantos eventos que vaticinó lo siguiente: "El día del padre, mi cumpleaños, el de mi chica…cuando nos suelten va a haber boda gitana, compañero".

Eso sí, entre todo eso, el de San Vicente de la Barquera no ha parado de trabajar: "Estoy terminando mi próximo single, pronto tendremos muchos conciertos y nos podremos abrazar. Vas a entender (a Pablo Motos) porque no puedo hacer un spoiler, ya lo entenderás. Solo puedo decir que será muy emotivo y muy especial".

Pablo Motos aprovechó la ocasión para preguntarle si este confinamiento le había impedido ver a su hija. "Los padres que estamos separados tenemos la suerte de poder ir a recoger a los hijos en los días que nos toca. Luego se limpia y desinfecta todo y ya está. De hecho hoy Daniella está aquí conmigo", finalizó.

Juntos y revueltos

Luego llegó el turno de Nuria Roca y Juan del Val, quien ha vivido una situación curiosa en los últimos días: "Me hice un test porque había estado con personas que sabía que tenían coronavirus. Di positivo, me sorprendí muchísimo porque no he tenido ninguno síntoma. Creo que buena parte de la población puede estar en esa situación y es preocupante, porque no notas nada y puedes contagiar a la gente".

Esa circunstancia hizo que estuviera "once días aislado en una habitación, comiendo con guantes, que es algo que da como bastante grima. Es duro cuando no puedes tocar a nadie". Después explicó que estaba haciendo esa entrevista con Nuria Roca porque ya había dado positivo y propuso hacer test masivos a toda la población como única salida a esta crisis.

Fue precisamente la colaboradora de El Hormiguero quien puso la nota de humor: "También ha sido duro para los que nos quedamos fuera de la habitación. En casa hay mucho ruido, mucho follón con tres niños y todo me lo he cargado yo. A veces me habría gustado estar aislada. En esta cuarentena he batido el récord de frases de madre como "hago la maleta y me voy", "os habéis creído que esto es un hotel".

A raíz de esa entrevista, Pablo Motos explicó que no estaban cometiendo ninguna temeridad. Que están siendo muy estrictos en el programa, desinfectando el plató y tomando todas las precauciones posibles.

[Más información: La promesa de Rosalía y Pablo Motos: le cortará el flequillo cuando visite 'El Hormiguero']

Información sobre el coronavirus: