Cuesta acostumbrarse, pero el nuevo formato de El Hormiguero vivió este miércoles su tercera entrega. Y siguiendo con el número tres, esta vez los invitados también formaban una terna: Paula Echevarria (42 años), Mario Casas (33) y Javier Gutiérrez (49). Por diferentes causas, todos generaban expectativas entre los telespectadores, aunque, como era de esperar, las entrevistas siguen por los mismos derroteros: ver cómo están pasando esta crisis algunos de los rostros más famosos del país.

Noticias relacionadas

Si antes el programa comenzaba con la bienvenida al invitado de turno, ahora es Pablo Motos (54) el que copa el protagonismo. En esta ocasión su monólogo fue un poco más breve, centrándose en una foto tomada desde el espacio donde se ve el minúsculo punto que supone el planeta Tierra en el cosmos.

A continuación, el programa sí que recuperó esa versión humorística de antaño, especialmente cuando se juntaron en la mes Luis Piedrahita (43), El Monaguillo (46), Marron (40) y el propio Pablo Motos, que hablaron de varios temas, desde el aplauso de las ocho de la tarde hasta los planes que habían tenido que aplazar por la crisis del coronavirus. Hubo más risas en esos minutos del programa que en los dos anteriores, que sí que estuvieron marcados por un ambiente más pesimista.

Confesiones

La primera en aparecer en antena fue Paula Echevarría, que asegura llevar la cuarentena “con paciencia, como todos”. Lo primero que comentó la asturiana es cómo está llevando el confinamiento con su hija, con labor de profesora incluida: “Hace unos años que estudiamos Ciencias Naturales y ahora nos encontramos con Natural Science y nos quedamos descolocados”.

Sobre cómo está llevando su hija esta cuarentena, destacó que “Daniella tiene once años y medio, lo va entendiendo todo, aunque al principio tenía cierta confusión y tuve que explicarle que era algo muy gordo, que había que tener mucho cuidado. La verdad es que lo lleva muy bien. Ella tiene videollamadas, necesita a sus amigos, tener un poco de vida social, tiene sus horas de estudio, momentos de televisión, de jugar, de llamar a los amigos…”.

A pesar de los contratiempos, Echevarría ve cosas positivas del confinamiento: “En el fondo, fuera de la preocupación que tengo por todo lo que está pasando, al final me considero una afortunada por estar en casa y le saco la parte positiva. Me estoy poniendo al día con muchas cosas que tenía pendientes, como pelis o libros, y ahora entreno dos veces al día”.

Ante los comentarios de que era la única persona de España que iba a llegar en forma al verano, la actriz también reconoció que se está dando algunas alegrías gastronómicas: “Yo estoy encerrada en casa con un cocinero de primera, y es imposible resistirse. Cuando acabe todo esto os invito a un coulant en casa”, comentó en alusión a Miguel Torres (34). El cierre estuvo lleno de complicidad, ya que además de mostrar su taza de invitada platino quiso agradecer la entrevista “porque me habéis hecho salir de la rutina y reírme un poco, que es muy necesario”.

 El cine no para

El cambio de tercio llegó con una entrevista conjunta a Mario Casas y Javier Gutiérrez. Para empezar, Pablo Motos dio una mala noticia a Casas: “Si hubieses venido al plató, serías la primera persona que llegaría a las 20 visitas, serías el primer infinity, que tiene esta taza tan chula. Y los que entran en esa categoría tienen un regalo muy chulo, que vale una pasta”.

Javier Gutiérrez habló de la película que se estrenará este viernes en Netflix, ‘Hogar’, en la que también aparece Casas. “Es la historia de un publicista, cercano a la cincuentena y se queda sin trabajo. Tiene que dejar la casa donde vive y ahí comienzan sus problemas. Se tiene que trasladar al extrarradio. Un día encuentra las llaves de su antiguo piso, va allí y es donde vive el personaje de Mario Casas con su pareja. A partir tratará de usurpar su vida”.

La otra duda que tenía Pablo Motos sobre Mario Casas era si estaba comiendo tando como habitualmente: “Estoy intentando cuidarme, para no salir del confinamiento hinchado como una pelota. Estoy haciendo clases de cocina diarias, justo estaba haciendo ahora una tortilla de patatas con la familia”, contó.

El reto más complicado de la entrevista se lo puso Motos a Javier Gutiérrez para pedirle que como entrenador de ‘Campeones’ mandara un mensaje a la población: “Qué difícil. Diría que paciencia y ánimo, que vamos a salir de estar seguro, incluso más fortalecidos. Creo que este confinamiento va a servir para reflexionar sobre lo rápido que vivimos y la importancia que le damos a las cosas materiales. Más allá de los aplausos a la comunidad sanitaria, está habiendo gestos hermosos, como las notas que aparecen en mi portal de gente joven que quiere ayudar a los mayores que están confinados”.

Antes de cerrar la conexión, Mario Casas quiso acordarse de Dani Rovira (39), mandándole un saludo y mucho ánimo en el día en el que ha anunciado en sus redes sociales que le han diagnosticado un cáncer.