Tras el fin de Masterchef Celebrity 4 toca hacer evaluación, y Samantha Vallejo-Nágera (50 años) tiene claro que no se esperaba que Tamara Falcó (38) consiguiese alzarse con la victoria. La chef ha acudido al taller de recetas navideñas de Nutella, y ha explicado a JALEOS cómo ha visto a los concursantes en esta nueva edición, y además ha confesado a qué famosos le gustaría ver entre fogones. 

Noticias relacionadas

Para tal ocasión, la cocinera se ha puesto de lo más navideña, con una chaquetilla de chef en color blanco, unos pantalones negros pitillos, y unos divertidos zapatos de su marca que personalizó para estas fechas con un estampado de bastoncillo de caramelo y otro de un árbol de Navidad, que suman ya cinco años bajo sus pies, tal y como ella ha confesado entre risas. 

La chef ha asegurado que le encantaría ver a Rafa Nadal en el concurso de cocina.

¿Es más de dulce o de salado?

De las dos cosas. Soy muy de salado y muy de dulce pero, vamos, yo no puedo vivir sin dulce. Me encanta. A parte, me encanta cocinar con dulce. Yo no soy pastelera, aunque me lo digan, pero los cocineros que saben cocinar con dulce les llaman así porque el cocinero normal muchas veces no cocina. 

¿Con qué plato la podríamos conquistar?

Ahora mismo con una crep de Nutella. 

¿Se esperaba que Tamara Falcó ganara Masterchef Celebrity?

No, como nadie. La tía nos ha dejado fulminados, o sea, qué manera de prepararse. Es una Ona Carbonell (29), es increíble. Es de estas niñas que llegan, como una mosquita muerta, y de repente evolucionan y se lo toman en serio y disfrutan. Sobre todo esto. Masterchef es duro, es una época larga, son muchas horas, y ver las ganas con las que se ha enfrentado a esto yo estoy contenta por ella, porque creo que ha sido todo un lavado de imagen a nivel nacional. Estoy súper orgullosa de ella. 

¿Cuáles cree que es el peor o son los peores cocineros de esta edición?

Ninguno es mal cocinero. Hombre, hay gente que cocina mucho menos, que siempre son los primeros que se van. 

¿Los Chunguitos?

Hombre, con mucha diferencia. Pero da igual, a los Chunguitos no les hace falta cocinar. 

Samantha Vallejo-Nágera despidiéndose de Los Chunguitos en la última edición de 'MasterChef Celebrity'.

¿Cómo evalúa el programa de esta edición?

Yo siempre digo que es un trabajo durísimo, que los resultados son maravillosos, y gracias a la audiencia, por estar ahí, por querernos. España entera. A parte, más allá de la política, la polémica y los conflictos de la tele, es un programa limpio, divertido, apetecible y yo creo que eso la gente lo ve y tiene ganas de pasarlo bien. Todo el mundo me dice: "¡Joe, qué bien me lo pasé en la final!" Y yo, la verdad, es que no lo he visto entero. He visto las dos primeras partes pero me queda el final porque he estado cocinando. Pero me ha dicho todo el mundo que está alucinado. 

¿Quién era su favorito?

Los Chunguitos, muero por ellos. O sea, quiero tenerlos toda la vida. No los conocía, sí que conocía su música, pero no les conocía como personas y son maravillosos, buena gente, nobles, españoles, folclóricos... Yo quiero más gente así, sin móvil, y eso se nota. 

¿Inculca esos valores en casa?

Totalmente. En mi casa es móvil free con mis niños. Es cierto que lo usan en la ruta para ir al colegio porque van escuchando música, pero cuando llegan se lo quito y se lo doy después de cenar, que tienen una hora de móvil, y luego se lo vuelvo a quitar. Estoy súper encima de ellos, el único castigo que tienen es quitarle el móvil, que además es lo que funciona, porque ellos se portan mejor pero es un premio para mí porque recupero a mis hijos. 

Dentro de poco comienza de nuevo Masterchef Junior...

Hombre, es lo más. En enero volveré a grabar la octava temporada.

¿Le queda tiempo libre?

Sí, tengo tiempo libre para estar con mis hijos. Trabajo mucho, pero tengo un gran equipo detrás, que es importante. 

La cocinera pido al 2020 seguir con el mismo ritmo de trabajo y salud.

¿Qué famoso le encantaría ver entre fogones?

Rafa Nadal (33), es que me encantaría verlo. En Masterchef es que ves a la gente fuera de su zona de confort. Entonces, a él que siempre lo vemos entre raquetas verlo con una sartén, sería divertido. Rossy de Palma (55) también me gustaría, creo que me divertiría mucho cocinar. Es que es divertido. Lo que pasa es que yo no me dedico a esto, lo hace mi jefa que hace unos castings buenísimos. 

¿Qué evaluación hace de 2019?

Un año con mucho trabajo, con grandes ilusiones. Yo a veces digo: "¿Esto va a durar toda la vida?". Espero que no, pero bueno, hay que tirar del carro. Son años de mucho movimiento, estamos aquí en la tele que íbamos para un día y llevamos siete años, y tengo que compaginarlo con el catering. Es complicado, pero bien. 

¿Qué le pide al 2020?

Pues seguir así, y salud. Que es lo más importante. Yo siempre cuento que cuando era pequeña, estaba mi madre pintándose en el espejo y yo le preguntaba: "¡Mamá, mamá! ¿Qué es lo más importante en la vida?", y ella me decía: "La salud". Yo en ese momento pensaba: "¡Qué pesada!". Cuando eres pequeño no lo entiendes, pero cuando la madurez te va dando las cosas te das cuenta de que lo único importante es la salud. 

[Más información: Tamara Falcó, ganadora de 'Masterchef Celebrity 4' con el apoyo de su madre y Vargas Llosa]