Este domingo se ha estrenado la sección de Bertín Osborne (64 años) en Viva la vida, el programa presentado por Emma García (46). Después de que la cadena lo anunciara hace unos días como el gran fichaje del programa, Osborne ha debutado por fin. Telecinco vendía el nuevo trabajo de Bertín -en el que cambia de registro- como algo "divertido" y, al menos en el estreno, lo cierto es que la palabra que define a la temática de la sección es nostalgia. 

Noticias relacionadas

Y es que, Bertín ha acudido al programa estrella de los fines de semana de Telecinco para homenajear a la cadena por sus 30 años de existencia desde aquel 3 de marzo de 1990, cuando se encendieron los focos por primera vez y nunca más se volvieron a apagar. La sección ha dado comienzo en torno a una mesa bien surtida de comida y bebida y en la que han tomado asiento Carmen Borrego (52), Diego Arrabal, Emma, Bertín y dos invitados muy especiales. 

Bertín, Emma, Carmen y Diego esperando a los invitados. Mediaset

La sorpresa de la tarde la han dado Paloma Lago (52) y Carlos Lozano (56). Su presencia en el plató de Viva la vida no ha sido baladí, ya que ambos fueron los primeros rostros que aparecieron por la pantalla el primer día de emisión de Telecinco. Grabaron un anuncio como modelos, el que se convirtió en la imagen de la cadena. Por esa razón Paloma y Carlos, elegantemente vestidos, completaban la mesa que ha presidido Bertín. En definitiva, se ha tratado de una charla distendida entre los 'comensales', que han recordado sus mejores momentos en la cadena de Fuencarral. 

Ahí, ese beso que se tuvieron que dar Paloma y Carlos para el anuncio o el momento en que Bertín, en aquellos años noventa, vivía en Estados Unidos y recibió la llamada de Valerio Lazarov para que presentara el espacio Contacto con tacto. Fue su gran oportunidad profesional y cuenta Bertín que ni se lo pensó; se cogió un avión y accedió a la petición de Valerio, al que define como un visionario "que por aquel entonces hacía todos los programas".

Carlos Lozano y Paloma Lago junto al resto de 'comensales' en 'Viva la vida'. Mediaset

Por su parte, Paloma Lago ha recuperado del pasado el estreno del programa Telecinco, dígame, que se emitía en las mañanas de los sábados. Narra Paloma que, en su inocencia, se decantó para el estreno por un vestido morado y que, a pocos minutos de dar comienzo el formato, Valerio Lazarov la conminó a cambiarse ipso facto: consideraba que ese color daba mala suerte en la televisión. En un punto determinado de la charla, Bertín se ha puesto nostálgico y ha confesado su pena por que grandes figuras de la televisión hoy en día no cuenten con trabajo en el medio: "Echo de menos en televisión a personas como Pepe Navarro (67) o Isabel Gemio (58)".

Este sentimiento lo ha secundado Carlos Lozano, el cual ha añadido otro nombre: el de Ana García Obregón (64). En lo que respecta a su experiencia, Lozano se ha mostrado muy agradecido a la cadena y a Paolo Vasile (66). Según sus palabras, Mediaset le ha dado todo. Lo cierto es que Carlos ha sido uno de los presentadores estrella de este país y hoy sueña con que un buen día vuelvan a llamarlo para hacer lo que mejor se le da, presentar: "Me encantaría ponerme al frente de un Gran Hermano, por ejemplo, con cuatro horas en directo. Antes hacíamos cuatro horas como churros". Sea como fuere, se ha tratado de un estreno, el de Bertín, muy emotivo y sentido. Habrá que ver cómo evoluciona su sección y con qué sorprende a la audiencia la semana que viene. 

[Más información: La enfermedad de Bertín Osborne por la que ha tenido que mimar su alimentación]