Un año después de haber anunciado su inesperada separación, Paloma Cuevas (48 años) y Enrique Ponce (49) han firmado su divorcio. Ya están legalmente separados. Según ha podido confirmar JALEOS en las últimas horas tras el avance del espacio Estando Contigo, en Castilla-La Mancha, la ya expareja firmó el documento este jueves por la mañana, un día después de que la socialité reiterara, vía exclusiva, que la ruptura entre ella y el torero se había efectuado bajo acuerdos amistosos

Noticias relacionadas

Tras la ansiada estampa final del diestro de Chiva -cabe recordar que solo faltaba su firma, pues la de Paloma ya se efectuó hace tiempo-, este periódico se ha puesto en contacto con una fuente cercana al ya exmatrimonio, y se sostiene: "Esto estaba más que hablado entre ellos y se sabía que esta semana era clave. Ahora, por fin, pueden iniciar sus nuevas vidas. Me consta que Paloma se ha sentido muy liberada". Con el afán de conseguir sus primeras reacciones, este medio ha intentado contactar con los protagonistas, sin éxito. 

Según ha confesado Cuevas recientemente, el único sentimiento que tendrá cabida en las vidas de ella y Ponce "será siempre el amor familiar". En todo momento ambas partes han querido mostrar que la suya es una separación modélica. Nunca hubo intenciones de ir a juicio, todos los detalles se hablaron antes de firmar el divorcio y lo único que ha primado en sus decisiones ha sido el bienestar de sus hijas, Paloma (13) y Bianca (9).

Enrique Ponce y Paloma Cuevas durante un evento en Madrid, en 2014. Gtres

De acuerdo con la información que ha manejado este periódico en los últimos meses, el divorcio tardó más de lo esperado porque Enrique Ponce se resistía a firmarlo. Sin embargo, hace poco, el torero de Chiva adelantó que el momento de la oficialización del fin de sus 24 años de matrimonio llegaría en breve y así ocurrió. El diestro, que ha aparcado su carrera por un periodo indefinido, cumplió su palabra y finalmente estampó su rúbrica este jueves. 

Tras un año de espera, Paloma y Enrique están legalmente divorciados. Ahora, mientras Ponce se encuentra retirado temporalmente de los ruedos, disfrutando plenamente de su relación con la joven estudiante de Derecho Ana Soria (24), Paloma Cuevas prepara un viaje a Marbella, donde el próximo 8 de agosto recibirá un premio en la Gala Starlite, de manos de Antonio Banderas (60) y Sandra García-Sanjuán, por su labor filantrópica y humanitaria. Una vez terminadas sus vacaciones, la socialité celebrará la Primera Comunión de su hija Bianca que, finalmente, se llevará a cabo a principios de septiembre

La retirada de Ponce

A finales de junio, Enrique Ponce sorprendía a propios y extraños anunciando su retirada temporal de los toros. "Lo primero que quiero deciros es gracias por su cariño y apoyo incondicional, en especial durante este último año de pandemia en el que decidí defender la tauromaquia, tirar para adelante y devolverle al mundo del toro lo mucho que me ha dado", comenzó su escrito el diestro. "En este momento de mi temporada taurina 2021 he decidido hacer un alto en el camino y retirarme por tiempo indefinido", expresaba a modo de despedida. 

Enrique Ponce recibiendo un premio el pasado 15 de junio. Gtres

El motivo que se argumentó a este periódico en su momento era la falta de corridas que tendría Ponce para este verano. Ponce no quiere torear en estas condiciones, se deslizó: "Él es un torero de 49 años y es muy consciente de que la retirada definitiva está al caer y quiere irse en un escenario mejor". No a las plazas de tercera. Va a esperar, pues, a que la Covid-19 esté superada y las plazas recuperan su vigor. Será entonces cuando diga adiós de verdad. De ahí lo de su adiós "indefinido". 

Tras aquel anuncio, un buen amigo de Enrique confió a este medio: "Ponce quiere olvidarse de todo y vivir una vida lo más anónima posible". Está "sobrepasado" y tiene claro que no piensa dar más que hablar: "Entiende que a veces ha sido él quien ha alimentado el interés. Ha aprendido la lección". Quiere tener una vida plácida a partir de ahora, tranquila. Disfrutar de sus hijas y de Ana Soria sin fotógrafos.

[Más información: Paloma Cuevas, ante la inminente firma de su divorcio: "Cada acontecimiento tiene un fin"]