Si no surge ningún contratiempo, José Fernando Ortega Cano (28 años) será dado de alta en las próximas semanas del centro psiquiátrico donde permanece ingresado desde hace cuatro años. Así comenzará una nueva vida junto a su pareja, Michu -con quien podría formalizar su relación- y junto a la hija que tienen en común. 

Noticias relacionadas

La revista ¡HOLA!, recogiendo unas supuestas palabras de la joven, ha dado a conocer que la pareja tiene intenciones de contraer matrimonio este mismo año. Sin embargo, Michu ha desmentido la información a través de una serie de stories publicados la mañana de este miércoles. De acuerdo con su escrito, ni ella ni José Fernando han hablado de casarse. Actualmente, solo están enfocados en la recuperación del hijo de Rocío Jurado, en su relación y en sus nuevos proyectos junto a su hija Rocío. 

La versión de Michu, publicada en sus 'stories'. Instagram

Aunque no habrá boda, José Fernando y Michu están más unidos que nunca y han demostrado que las crisis que sufrieron son cosa del pasado. Se trata de un momento feliz para la pareja y la familia de José Fernando que, pese haber tenido algún desencuentro con la protagonista de la historia, ahora mantienen una muy buena relación. El torero, de hecho, la ayuda económicamente para que su nieta Rocío pueda vivir bien y sin ninguna carencia. Cuando puede, incluso, viaja hasta Arcos de la Frontera para pasar tiempo con ella. 

Según pudo conocer JALEOS, José Fernando abandonará el centro psiquiátrico en las próximas semanas para reinsertarse en la sociedad y estar al lado de su pareja y su hija. Aunque se desconoce la fecha exacta, su alta ya es una realidad. "El día todavía no se conoce, pero se espera que sea la primera quincena del mes", informó a este periódico una persona cercana a la familia. "No cabe duda de que esta es la gran noticia para Ortega Cano, después de estas semanas tan agitadas por el tema de Rocío Carrasco. Tener a su hijo cerca, más a mano, disfrutarlo, reunirse con él y con Gloria es el mejor regalo", añadió. 

El entorno de José Fernando confirmó a este medio que el diestro lo ha pasado francamente mal estos años y que su único consuelo ha sido ver a su nieta. "José adora a esa niña y ha estado muy pendiente de su día a día. Con Michu, al principio, tuvo su aquel por todos los escándalos de José Fernando, pero hoy su relación es muy buena". Sobre la evolución de su hijo, siempre ha estado muy pendiente. De hecho, ha estado "en comunicación semanal" con el personal que ha llevado su caso. 

José Fernando, junto a Michu y su madre, en el bautizo de su hija Rocío. Gtres

Al principio, las noticias que llegaban no eran buenas, pero pronto comenzaron a cambiar. José Fernando ha ido respondiendo cada vez mejor y por ello se le ha premiado con una pronta salida que le permitirá cumplir con todos los planes que tiene en mente. Además de casarse con Michu, el joven tiene pensado estudiar, formarse y, más tarde, trabajar. "En la clínica se ha dado cuenta, a través de los talleres, lo que realmente le llena y motiva. Ya desde antes de entrar, él siempre demostró que la informática se le daba bien", informó a este periódico alguien de su entorno. Quiere "recuperar el tiempo perdido con su Rocío, poder verla y abrazarla cuánto quiera y no solo cuando los permisos lo permitan. Verla a través de una videollamada no ha sido fácil", añadió. 

[Más información: José Fernando, su nueva vida fuera del psiquiátrico: cuándo saldrá y sus planes familiares y académicos]