Hay quien piensa que mezclar trabajo y amor es una mala idea. Las razones del amor pueden no ser el mejor compañero de viaje con los negocios y el dinero, pero este no parece ser el caso de Sofía Suescun (24 años) y Kiko Jiménez (28). La pareja, que cumple en pocas semanas su segundo aniversario, ha decidido montar una empresa, convirtiéndose en socios.

Noticias relacionadas

Radicada en el domicilio que comparten en la localidad madrileña de Valdemoro y con forma jurídica de sociedad limitada, han decidido dar una paso más en ese tándem que forman y han constituido la empresa Blessy Wear -ropa bendita, sería la traducción-. El objeto social es la "distribución, importación, exportación, representación, comercialización, intermediación y compraventa al por mayor y menor de todo tipo de productos de carácter textil, complementos de caballero señora y niño". Un objeto que se realizará mediante "venta online, a través de Internet". 

Kiko Jiménez y Sofía Suescun posando como modelos de sus propias creaciones. Blessy Wear.

Socios al 50%

Creada el 5 de marzo de 2021 con un capital social de 3.000 euros, Sofía y Kiko figuran como administradores solidarios de la misma al 50%. La pareja no ha perdido el tiempo y la empresa posee ya incluso un espacio web -www.blessy.es- en el que ellos mismos ejercen de modelos de sus propias colecciones. Los adictos al estilo de Suescun y Jiménez ya pueden comprar, vía online, las prendas de la colecciones Night, con un look juvenil; Bikers Collection, enfocada a un estilo más informal, con predominio de las chaquetas de cuero como complemento estrella; y la colección Perla, con un diseño más cuidado, pensado para noches elegantes.

Tres de los 'looks' femeninos de Blesy Wear, con Sofía como modelo. Blessy Wear

En el caso de Kiko, no existe una línea creada al efecto para este nuevo negocio, pero sí se recopilan algunas ideas de los estilismos del colaborador de televisión, en su día a día, mostrando un estilo más casual pensado para dirigirse a un potencial público juvenil. Un teléfono de atención al cliente y un correo electrónico para contactar con la firma y una cesta para realizar las compras completan el modelo de negocio online.

Algunas de las prendas masculinas de la marca lucidas por Kiko como modelo. Blessy Wear.

Los precios oscilan desde los 25 euros de una camiseta de manga corta kandy, hasta los casi 70 euros de una de las chaquetas de cuero, pasando por los monos cercanos a los 40 euros. De momento, no parece irles mal hay ya varios modelos agotados en la web, muestra del tirón que está teniendo la marca, seguramente por la cantidad de adeptos que tienen gracias a su fama en televisión.

Éxito empresaria y personal

Sofía y Kiko están a punto de cumplir su segundo aniversario juntos. La pareja mantiene un romance desde julio de 2019, después de que la relación de compañeros de trabajo como asesores del amor en el programa Mujeres y Hombres y Viceversa traspasara la pequeña pantalla. Un romance que comenzó con la pareja jugando al gato y al ratón con la prensa hasta que, por fin, se decidieron a oficializar la relación.

Sus caminos se juntaron meses después de que Sofía, concursante de realities por excelencia, ganadora Supervivientes 2018, mientras que Kiko Jiménez acababa de experimentar una ruptura, de todo menos amistosa, con Gloria Camila Ortega (25). Pese a negarlo en un primer momento, unas fotografías juntos en la piscina de un hotel besándose durante una escapada de fin de semana a Ibiza, les llevaron a dejar de esconder su amor. El mismo que, a día de hoy, continúa siendo firme.

La pareja en Barajas a su vuelta de Ibiza en verano de 2019, cuando se oficializó la relación. Gtres.

Aunque fueron muchos los que no apostaban por ellos, Kiko y Sofía han demostrado ser una pareja sólida. Y han superado momentos difíciles como el robo, ocurrido en julio de 2020, en el ático propiedad de Sofía que ahora comparten en Valdemoro. La pareja se encontró la casa desvalijada a la vuelta de unas -idílicas y retransmitidas en redes sociales- vacaciones en Ibiza. Aparte de la sustracción del Mercedes de la influencer, denunciaron el robo de portátiles, joyas, teléfonos móviles... entre otras pertenencias. A todo ello había que sumarle el consiguiente destrozo de techos y alicatado del baño, donde los ladrones hicieron un agujero en busca de escondites de dinero.

Suescun en una imagen de sus redes en esa casa de su propiedad que comparte con Kiko. Instagram.

El dramático suceso supuso un antes y un después para ellos, que además de medir en lo sucesivo su exposición en las redes sociales, salió reforzada. Kiko ha conseguido, incluso, llevarse bien con su suegra, Maite Galdeano (52), con quien tuvo al principio algún que otro roce, y a quien al final ha sabido llevar a su terreno, por el bien de la relación con su novia.

Una casa en la misma urbanización

La buena sintonía entre ellos se ha hecho evidente en los últimos tiempos a través de sus inversiones. Sofía, propietaria de varios pisos en la capital, anunciaba hace unos meses su última inversión inmobiliaria: un terreno en una urbanización a las afueras de la capital en la que piensa construir la casa de sus sueños. Una vida en el campo que piensa compartir con su novio, pero no juntos, ya que Kiko ha comprado otra parcela en la misma urbanización cercana a la de su novia, demostrando que son una pareja de contrastes. Amor y negocios, unas veces sí... y otra no.

[Más información: Kiko Jiménez y Sofía Suescun: un noviazgo a prueba de polémicas]