Iker Casillas (39 años) fue, durante muchos años, el portero del Real Madrid y de la Selección Española de Fútbol y una especie de ángel para todos los aficionados al deporte rey. Sin embargo, su familia siempre ha preferido mantenerse en un discreto segundo plano y ni sus padres ni su único hermano, Unai, han hecho nunca declaraciones a la prensa.

Noticias relacionadas

Una actitud que siguen manteniendo a día de hoy y de la que María del Carmen Fernández, madre de Iker, ha hecho gala cuando los reporteros se han acercado a ella para preguntarle por la separación matrimonial de su hijo y Sara Carbonero (37), con quien a menudo se rumoreó que la familia del exfutbolista no tenía una relación demasiado fluida.

María del Carmen Fernández, en una imagen de archivo. Europa Press

La madre del deportista ha insistido en que quiere mantenerse en silencio respecto a la noticia: "Yo no quiero saber nada así que, por favor, no me grabes. De verdad, es que no tengo ni idea. Es que ese tema ni tocar, ¿vale?", señala muy seria la progenitora del exmadridista.

Sin querer hablar sobre su relación con Sara -madre de sus nietos Martín y Lucas-, la que fuera su suegra asegura que "no voy a decir absolutamente nada. No quiero ni verme en ningún lado. Te lo digo sinceramente, es que no voy a hablar, por favor de verdad, yo te entiendo y comprendo, pero por favor... No quiero ni salir".

Por último, María del Carmen confiesa que lo principal es que Iker se encuentra bien en estos momentos: "Perfectamente, de salud perfectamente que es lo más importante y ya de verdad... ¡Que yo no quiero salir en la tele!", desvela la madre del exfutbolista, muy incómoda por la atención mediática que han acaparado involuntariamente tras la separación de su hijo y Sara Carbonero.

Fin del amor

Fue el pasado viernes 12 de marzo a las 21:08 horas cuando Iker Casillas y Sara Carbonero decidían anunciar al mundo que sus vidas iban a tomar "caminos distintos, pero no lejanos". Lo hicieron a través de sus redes sociales, con una foto de ambos en blanco y negro, y con un comunicado que desprende el respeto, el cariño y el amor mutuo que sienten por sus hijos.

El comunicado decía así: 

Tanto Iker / Tanto Sara como yo nos sentimos enormemente orgullosos de la familia que somos y de haber podido compartir un amor que nos ha llenado de felicidad durante todos estos años de unión.

Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos pero no lejanos puesto que seguiremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo.

El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre. Nuestra prioridad es desde el cariño y el compromiso, compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable.

Con estas palabras pedimos que, por favor, se respete nuestra intimidad en este momento de cambio. Estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión.

[Más información: Sara Carbonero e Iker Casillas: 11 años de amor, dos hijos en común y una fortuna millonaria]