A poco más de un mes de que cumpla la mayoría de edad y empiece a arrojarse algo de luz sobre qué camino va a seguir (alejada de los medios, como su hermana Andrea, o dejando que los focos la enfoquen), Julia Janeiro (17 años) sigue con su juego en las redes sociales. La hija de Jesulín de Ubrique (47) y María José Campanario (41) da pistas en su cuenta de Instagram (que ha visto cómo el número de followers se ha cuadruplicado desde que su madre protagonizara la última polémica pública) de sus gustos. Sobre todo, de estilo.

Noticias relacionadas

Hace unos días, JALEOS analizaba las obsesiones de la joven en esta materia. Ahora da la razón a este periódico en uno de sus puntos: el gusto por las zapatillas deportivas, preferiblemente de la marca Nike. Así se ha podido constatar en sus stories, donde, tras haber compartido los duros ejercicios que realiza en el gimnasio para mantener el tono físico, ha posteado una imagen de unas exclusivas zapatillas. 

Estas son las exclusivas zapatillas que Julia utiliza para acudir al gimnasio.

Tanto, que ya están agotadas. Se trata del modelo de Nike Off White Vapor Street, que en la página web de la firma deportiva ya se advierte que no está disponible al haberse agotado el stock. Unas zapatillas que tenían un precio de 300 euros (según el modelo, varía: de 180 hasta los 400 euros) y que forman parte del look sporty de Julia, que ya ha demostrado en ocasiones anteriores que no escatima en gastos a la hora de elegir sus outfit de gimnasio.

Un tipo de sneakers que llegó a España, desde Estados Unidos (donde la fiebre llevó a que hasta Lebron James (36), estrella de la NBA, las luciera en su día a día) a finales de 2019 y que han ido introduciendo elementos diferenciales en cada una de sus colecciones para seguir haciéndolas atractivas a sus clientes. Un tipo de calzado que nació de la necesidad de adaptar al street style la fiebre por el running surgida hace unos años y que, a día de hoy, sigue en auge.

La fama de Julia

El próximo 18 de marzo, Julia celebrará su 18 cumpleaños. Lo cierto es que, desde que su madre perpetrara el último ataque público a Belén Esteban (47), la aún menor se ha convertido en una estrella mediática en ciernes. Su estrategia en redes sociales (abriendo y cerrando su perfil de Instagram, desactivando la opción de escribir comentarios al lado de sus fotos y siguiendo y haciendo, posteriormente, unfollow a diferentes rostros televisivos), hace que sobre ella se sitúe la sombra de qué camino va a seguir.

Su gusto por la moda (incluyendo el maquillaje) y por mostrar detalles de su día a día, hacen sospechar que podría seguir la estela de otros hijos de famosos que se han lanzado a los cantos de sirena del mundo influencer. Sin embargo, habrá que ver si sus padres, que en los últimos tiempos han medido sus apariciones mediáticas (sobre todo en su revista de cabecera), le aconsejan seguir otra senda. Porque al torero no le haría ni pizca de gracia la manera en la que se está exponiendo en las últimas semanas la mayor de los hijos que tiene junto a Campanario.

Brayan y Julia en una de las fotos que ella compartió en San Valentín.

Mientras eso ocurre, mientras llega la fecha, ella sigue disfrutando de sus escapadas a Madrid, donde reside su novio: el futbolista de las categorías inferiores del Leganés Brayan Mejia (20). La idea de la joven, según han señalado varios medios, es trasladarse después de verano hasta la capital para comenzar a estudiar Administración y Dirección de Empresas. Para estar al lado de su pareja. Y, puede, para tener unas posibilidades mayores de seguir una senda alejada de los deseos de discreción de sus padres.

[Más información: La estrategia de Julia Janeiro para controlar su imagen pública: el paso previo a su mayoría de edad]