Tras varias semanas apartada de la televisión, Mila Ximénez (68 años) ha regresado este martes a Sálvame, donde ha contado el motivo por el que ha estado fuera de la pequeña pantalla. "He estado en la cama casi un mes, sin moverme", ha comentado la televisiva en referencia al cáncer de pulmón que padece. "Yo me he asustado. No tengo cuerpo. Tengo mucha fuerza, pero ya cada vez me cuesta más sacarla y cada vez me cuesta más levantarme", ha añadido.

Noticias relacionadas

Aunque han sido unas semanas muy complicadas, Mila ha confesado que se encuentra bien. Sin embargo, ha asegurado que ha llegado a los espacios de Mediaset con mucho miedo. "El camino está siendo muy largo y muy jodido. Me ha parecido una eternidad", ha expresado la colaboradora antes de desvelar la decisión que podría tomar en los próximos días, dependiendo de los resultados de sus pruebas. 

Mila Ximénez llegando al hospital La Luz. Gtres

"La semana que viene me hacen una nueva prueba porque se ha complicado una de las zonas. Me hacen un TAC y tomaré la decisión de seguir o no con el tratamiento", ha contado Mila Ximénez la tarde de este martes. "Me ha pillado cansada. Yo soy una persona que me gusta vivir con calidad. A mí me dicen que esto tiene una duración de tiempo y yo me organizo", ha expresado. 

Durante su emotiva intervención, la colaboradora de Sálvame ha insistido en lo mucho que ha cambiado su rutina desde que le diagnosticaron el cáncer. "No disfruto de la vida social. El domingo fui a comer y me dieron arcadas. Pensé como vomite aquí me muero. La comida y la bebida ya no me saben igual", ha contado. 

A día de hoy, según ella misma ha explicado a la audiencia y a sus compañeros de plató, se está sometiendo a un tratamiento "durísimo" para que no se le caiga el pelo. No obstante, la debilidad se ha hecho notar y la colaboradora no puede ni utilizar un peine. "Me han cambiado la quimio y no me puedo peinar. Tengo que hacerlo todo con las manos para que no se me caiga", ha dicho. 

Mila Ximénez junto a su hija Alba a las afueras del hospital. Gtres

Pese a lo difícil que está siento esta situación y que en las últimas semanas ha llegado a asustarse mucho, Mila Ximénez ha asegurado que no siente temor. "Quiero normalizar la situación. Cuando me tenga que ir, me iré tranquila. Es una reflexión que me estoy haciendo todos los días. Yo quiero morir bien", ha confesado. "No tengo miedo. Si se acaba esto es una tranquilidad para mí. Me da más miedo despertarme y decir '¿qué me pasa hoy?'", ha añadido la televisiva, quien también ha recurrido al humor para darse fuerzas. "Si esto me dura dos años, me muero a los 70 y es una edad muy elegante para morir", ha dicho en el programa. 

Meses de lucha

Mila Ximénez anunció que le habían diagnosticado un cáncer de pulmón a mediados del pasado mes de julio. Lo hacía con una llamada a su programa, explicando que, durante unas semanas, se iba a retirar para concienciarse del largo camino que tenía por delante y comenzar con el tratamiento. "Estoy jodida, asustada y tengo ganas de contarlo. Tenía muchos dolores en el programa de La última cena", comenzaba diciendo.

Minutos después, la televisiva continuaba explicando cómo comenzó todo: "Me dolía mucho la espalda, fui al Deluxe y me tuve que poner una inyección. El lunes me dijeron que tengo un tumor, un cáncer de pulmón, ese es el diagnóstico. Tengo un cáncer. Me lo van a tratar, vamos a hacer quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Me lo estoy tratando en la Clínica La Luz".

Mila Ximénez, el pasado mes de septiembre en medio de su tratamiento. Gtres

A finales de agosto, Mila reaparecía en Sábado Deluxe para detallar cómo había sido esa primera parte de su cara a cara con la enfermedad. También para agradecer a sus compañeros el cariño y lo pendientes que han estado de ella en todo momento. El mismo que ha puesto en valor en las redes sociales desde el principio.

Un par de meses más tarde, en el mismo escenario, Ximénez explicaba que tenía metástasis en el hígado "y en más partes", aunque advertía que iban a intentar dormirlo. "Me han explicado que cuando un cáncer está localizado se le dispara y punto, pero a este no se le puede disparar", contaba en su día, lanzando a la vez un mensaje de esperanza. "He pasado baches emocionales mucho más jodidos, y esto me va a servir para algo", decía Mila, quien ahora ha vuelto a Sálvame con un desgarrador testimonio con el que ha aclarado su situación actual y las decisiones que podría tomar en un futuro cercano.

[Más información: Mila Ximénez reaparece tras un mes en silencio y sin acudir a su trabajo: sus primeras palabras]