Aunque parezca mentira, La isla de las tentaciones solo lleva poco más de un año en emisión. Sí, efectivamente, aunque secuencias inolvidables como la de Christofer Guzmán (28 años) y Estefanía Carbajo (34) formen ya parte de la cultura popular, lo cierto es que el reality fue una de las novedades que dejó el agitado 2020. Con su tercera entrega ya en pantalla, el formato va camino de quemarse más deprisa que las hogueras que tanto juego aportan.

Noticias relacionadas

Pero hasta que llegue el momento en el que la dictadura de las audiencias deje caer su particular guillotina sobre La isla de las tentaciones, el programa promete seguir brindando grandes momentos y, además, la posibilidad de que la audiencia conozca a personajes prácticamente desconocidos hasta ahora. En ese grupo podemos incluir a Gonzalo Montoya (29). A sus 27 años, el sevillano se presentaba en el concurso de la mano de la murciana Susana Molina.

Seis años de relación les contemplaban, pero el paso por el programa de Mediaset resultó ser una prueba de fuego de la que salieron mal parados. Poco después, dejaban de ser pareja. Pues bien, en los últimos días, Montoya ha vuelto a ser noticia. En esta ocasión, no se trata de que tenga una nueva relación, ni siquiera que esté brindando consejos a los participantes de La isla de las tentaciones, sino que el empresario sevillano ha aprovechado el altavoz que le ofrece Instagram para anunciar un asunto muy serio y delicado a los 400.000 seguidores que tiene en
esta red social.

"Hace un año y medio andaba yo un poco tarumba", introducía Gonzalo Montoya antes de lanzar la noticia. "Yo padezco un problema que se llama TDAH, cuyo mayor problema es la hiperactividad", reconocía. A partir de esa explicación, muchas de las reflexiones que deja en su cuenta cobran otra dimensión, como el siguiente texto: "Tu vida es una mierda cuando te piensas todo dos veces y siempre ves problemas donde quizás no los haya. Esa es mi vida. Con lo bien que se estaba siendo adolescente, donde tu mayor problema es sacar un 5 en el examen de mates para contentar a tus padres".

Detrás de las siglas que ponía Montoya se encuentra el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, uno de los trastornos psiquiátricos infantiles más frecuentes, con una prevalencia superior al 5 por ciento en los niños de edad escolar. Así, se calcula que en la Unión Europea hay más de tres millones de personas de entre seis y 17 años con este trastorno.

Los factores que derivan en el TDAH son variados: genéticos y ambientales. En el primero de los casos, se estima que tiene una heredabilidad del 76 por ciento, aunque uno de los aspectos más preocupantes para los especialistas es que un paciente con TDAH tiene seis veces más probabilidades de sufrir trastornos del aprendizaje, de la conducta, del ánimo, de ansiedad… En definitiva, que acaba afectando de manera notable a su calidad de vida, especialmente en el ámbito social.

¿Solución? Como en cualquier problema relacionado con la salud, lo más importante es ponerse en manos de un especialista, recomendación que el propio Gonzalo Montoya parece haber seguido a rajatabla, puesto que no ha dudado en asegurar que acude a terapia con un psicólogo: "Le he ido dando solución y cada vez estoy un poco más feliz". Ojalá que en esto sus seguidores sí le hagan caso.

[Más información: La enfermedad de Adara Molinero que le produce dolores desesperantes]