Si a comienzos del año 2016 se hubiera hecho una encuesta en Internet sobre cuánta gente conocía a Adara Molinero (27 años), seguramente el porcentaje hubiera sido realmente bajo. Pero si existe una fórmula para ganar popularidad rápidamente, esa pasa, sin duda alguna, por concursar en un reality show. Bueno, en el caso de nuestra protagonista de hoy, en dos.

Noticias relacionadas

Hasta la fecha, Gran Hermano ha contado con 17 ediciones (18 si se cuenta el Revolution) y en la última de ellas el nombre de Adara Molinero fue de los más destacados. Curiosamente, la alcobendense no se proclamó ganadora, ni siquiera llegó a la gran final, pero su noviazgo con Rodri Fuertes (30) ha hecho que se siga hablando de ella, incluso cuatro años después de haber dejado la casa de Guadalix.

Adara Molinero en una imagen de archivo. Gtres

Siendo más exactos, Adara regresó a la casa más mediática del país, concretamente a la de GH VIP para formar parte del elenco de concursantes de la séptima entrega. Sucedió en 2019 y, en aquella ocasión, la madrileña pareció haber aprendido de su anterior experiencia, ya que supo ganarse el favor de los telespectadores hasta el punto de llegar a convertirse en la ganadora.

Desde entonces, cada paso es motivo de tertulia. Sus vaivenes amorosos, su maternidad… No hay aspecto de su vida que no tenga alcance social, ejerciendo de gran altavoz, en este sentido, su perfil de Instagram, donde cuenta con más de 860.000 seguidores. A todos/as ellos/as les contó, por ejemplo, el motivo de que se mantenga a flote su relación con Rodri Fuertes.

Al detalle

Pero si hay algo que consiga esa red social es crear un vínculo entre personajes famosos y sus followers. Hasta tal punto que, lo que antaño era contado en un plató o en una entrevista de papel cuché, ahora se explica en el ciberespacio. Así, Adara Molinero utilizó ese canal para anunciar lo siguiente: "Ahora que tengo un ratito os quiero contar algo. Desde siempre he tenido escoliosis, es decir, tengo la columna vertebral torcida, en forma de 's', por eso siempre me salen contracturas. Tengo un montón de dolores, he estado bastante desesperada". 

El anuncio se completaba con una de las indicaciones habituales para los pacientes que sufren este problema de salud. "Me han recomendado que haga deporte, que endurezca la espalda y yo creo que es súper importante un buen fisio", relató. Después de escuchar a Adara Molinero, seguro que un número importante de sus seguidores se sintió identificado con la impotencia que causan esos dolores continuos.

No en vano, el doctor Matías Alfonso Olmos-García, profesional de la Clínica Universidad de Navarra, expone que la escoliosis es "un problema que puede aparecer en más de un miembro de la misma familia, en la misma o en sucesivas generaciones". Ese componente genético sería una de las justificaciones para que se dé en un porcentaje importante de la población. Según algunas fuentes, hasta un 3 por ciento de los españoles convive con este problema de salud.

Como bien explicó Adara, uno de los remedios puede pasar por el tratamiento conservador, es decir, basarse en el fortalecimiento de los músculos propios de la espalda y la supervisión periódica del especialista. En la etapa adolescente, algunos médicos optan por la colocación del corsé, que evita que la curvatura se pronuncie aún más a medida que el paciente va creciendo. Ese fenómeno, el de la escoliosis idiopática, puede conllevar el paso por el quirófano, algo solo aconsejado para pacientes con una desviación en la columna superior a los 45 grados.

[Más información:La enfermedad de Niedziela ('GH 16') que dificultó su aprendizaje y afectó a su vida académica]