El 1 de mayo de 2019 marcó un antes y un después en la vida de Iker Casillas (39 años) y Sara Carbonero (36). Entonces, el guardameta sufrió un infarto mientras entrenaba con su equipo, el Oporto F.C. Sin duda, un momento dramático para la periodista deportiva, que en ese momento se encontraba fuera de la ciudad portuguesa en la que vivían. Así lo ha contado ella misma en el documental Colgar las alas de Movistar+, dedicado a los últimos años del que fuera portero del Real Madrid y donde la presentadora ha tenido una importante intervención.

Noticias relacionadas

"Yo estaba en Cádiz. Había estado dos días por trabajo y cogimos el vuelo con total normalidad Madrid porque tenía que hacer una escala de unos 30 o 40 minutos hasta coger mi avión a Oporto", explica Sara Carbonero, haciendo referencia a lo que estaba haciendo ese día. Según cuenta, fue una amiga que viajaba con ella quien le contó lo que le había ocurrido a su marido.

"Ana me dejó sentada y a los cinco minutos de salir por la puerta volvió a entrar y me dijo: 'Estate tranquila Sara, a Iker le ha dado un infarto'. Así", dice la periodista, quien inmediatamente intentó ponerse en contacto con Iker, aun sabiendo que él no podía cogerle el teléfono, y con algunos miembros del equipo de fútbol. "Llamé a Sandro Pereira [jefe de seguridad del Oporto F.C.] y tampoco respondió", recuerda la mujer del futbolista, asegurando que en ese momento se sintió extrañada, ya que Sandro siempre respondía. No obstante, sin ella saberlo, su interlocutor actuaba como le había pedido el exguardameta. Antes de entrar a quirófano, este le pidió que no le contestara a la presentadora. 

Sara Carbonero encontró un poco más de calma poco antes de subir al avión hacia Oporto, cuando recibió una llamada de su marido. "Tenía la voz débil, pero me tranquilizó. Ya no sé que más me dijo", cuenta la periodista deportiva, quien al llegar al hospital se encontró con un ambiente pesimista. "Aquello me rompió el alma", confiesa la manchega un año y medio después de aquel suceso que fue el inicio de una serie de cambios para la pareja y su familia, tanto a nivel personal como profesional.

Sara Carbonero e Iker Casillas, antes de una cena en el Palacio de los duques de Braganza. Gtres

Apenas tres semanas después del infarto de Casillas, Sara Carbonero fue operada de urgencias por un cáncer de ovario, detectado en una revisión rutinaria. A la intervención le sucedieron un sinfín de pruebas, visitas médicas y tratamientos, a los que puso fin, de forma exitosa, hace un año. 

Ahora, Iker Casillas y Sara Carbonero están recuperados y haciendo vida en Madrid. Tras varios años en Oporto, el pasado mes de septiembre la pareja se instaló en la capital, donde podrían quedarse de forma definitiva, o al menos por una larga temporada. Un mes antes de la mudanza, el deportista emitía un comunicado en sus redes sociales en el que anunciaba su retirada como futbolista.

A día de hoy, mientras Iker Casillas encuentra su nuevo rumbo profesional, Sara Carbonero está enfocada en su firma de moda. En octubre, la periodista y su amiga Isabel Jiménez (38), con quien fundó la marca Slow Love, lanzaron una colección de ropa sostenible junto a Cortefiel. Recientemente, además, salió a la venta la nueva colección de la manchega para Agatha París, una firma de accesorios con la que lleva varios años trabajando. 

[Más información: Así es la nueva colección de Sara Carbonero e Isabel Jiménez con Cortefiel]