Sara Carbonero (36 años) ha sorprendido este martes a sus seguidores al publicar una fotografía en la que luce un aspecto muy diferente al que había mostrado hasta ahora. Aprovechando la llegada de las altas temperaturas y la vuelta a la normalidad tras el confinamiento, la periodista ha decidido dar un giro radical a su imagen y se ha deshecho de su larga melena para estrenar un corte garçon que ha impactado a los internautas.

Noticias relacionadas

Con el título "Boa tarde" (Buena tarde), Sara ha querido compartir con sus millones de seguidores esta muestra de su nuevo aspecto, haciendo referencia en los hashtags de la publicación a "la calma" y la filosofía slowlife (vida lenta) de la que está disfrutando en Oporto, el rincón portugués donde reside con su familia desde hace cinco años.

A pesar del inesperado cambio de look, los comentarios de la publicación sentencian por unanimidad que el corte de pelo sienta fenomenal a la presentadora. Entre los distintos amigos que han elogiado el nuevo aspecto se encuentran Paula Echevarría (42), Máximo Huerta (49) o su excompañera de Mediaset Melissa Jiménez (32).

De esta manera, Sara Carbonero deja atrás el año más difícil de su vida y vuelve a mostrar su faceta más natural y espontánea, demostrando una vez más que no conoce los límites y que se atreve con todo.

Y es que, justo hace un año, la periodista desvelaba que la habían intervenido por un cáncer de ovario, solo unas semanas después de que su marido, Iker Casillas (39), sufriera un infarto. "Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada", confesaba. Dos malas noticias que llegaban juntas y que generaron una gran preocupación en el entorno del matrimonio.

Desde entonces, la presentadora ha tratado de mantener su mejor sonrisa y expresar un mensaje de positividad en todo momento: "De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado", comentaba en una publicación en Instagram, su vía favorita para comunicar sus emociones.

Con la llegada de la crisis del coronavirus, la familia Casillas Carbonero ha permanecido unida en su hogar de Oporto, aprovechando este confinamiento para disfrutar de la compañía y la calma a la que Sara suele hacer referencia en sus publicaciones. Así lo explicaba ella misma hace dos meses: "Nos pensábamos que ciertas cosas eran lo 'normal'. Ahora sabemos que lo 'normal' son el cuidado, la compasión y la esperanza", comentaba con una fotografía junto a sus hijos, Martín (6) y Lucas (3).

[Más información: De los Ramos-Rubio a los Casillas-Carbonero: así viven la cuarentena los hijos de los famosos]