El buen momento personal por el que pasa Vicky Matín Berrocal (47 años) se podría ver enturbiado por las recientes declaraciones de su hermana Marisa, hija de su padre, José Luis Martín Berrocal, con su primera pareja. La entrevista que la diseñadora realizó en Mi casa es la tuya, donde contó que su padre tuvo durante un largo periodo de tiempo dos familias simultáneamente con dos mujeres diferentes, no ha gustado nada a la primogénita del desaparecido apoderado taurino, que no ha dudado en arremeter contra la otra rama de su árbol genealógico.

Noticias relacionadas

La exmujer de 'El Cordobés' (52) ha contestado a esta cuestión en la presentación de un nuevo accesorio de baño llamado Llorona, que facilita la posibilidad de no mojar la cabeza durante la ducha. Un nuevo artículo que ya está puesto a la venta y del cual es imagen. A dicho acto ha acudido JALEOS para realizar una extensa entrevista a Vicky Martín Berrocal, que además de dar respuesta al asunto anteriormente citado, ha hablado sobre la nueva relación sentimental de su hija y de sus futuros planes de boda con el empresario portugués Joao Viegas Soares.

Vicky Martín Berrocal durante la presentación de 'Llorona' en el hotel VP Plaza España Design. Gtres

Es imagen de un elemento de baño totalmente revolucionario. ¿Por qué ha decidido implicarse en el proyecto?

Es un accesorio que cuando me llamaron dije: "¿cómo se os ha ocurrido esto?". Yo he mirado mi ducha mil veces y no entendí el concepto al principio, pero una vez visto me parece alucinante. Cero peso, no te mojas la cabeza... yo he sufrido mucho eso de ducharte y no querer mojarte la cara y el pelo, además en este casi te deja las dos manos libres. Me parece la bomba, es bonita y su lanzamiento no solo se queda en España, es una patente mundial. Lo que sí quiero decir es que hay que apostar por los productos españoles y por la gente que es capaz en estos momentos de tirar para adelante. Tenemos que apostar por lo nuestro, si compramos algo, que sea producto español. Con la situación que tenemos no podemos dar dinero a otros, apostar por lo nuestro e invertir en lo nuestro, porque si no es imposible salir.

La marca es Llorona, ¿usted también es llorona?

Yo soy muy llorona porque soy verdad. Suelo llorar de pena, aunque también de felicidad, y es muy bueno. Lo mejor del mundo es llorar y decir lo que te de la gana y vomitarlo todo. Así es cómo se puede dormir en paz, porque dormir en paz es gloria. 

Usted tuvo Covid, ¿cómo ha vivido la situación?

Sí, yo lo cogí. Estoy haciendo el programa con Bertín Osborne (65) en Canal Sur, El show de Bertín, y allí nos hacen cada vez que entramos el antígeno. Yo me senté, me hicieron la prueba y me dio positivo. Así que me tuve que ir inmediatamente, me fui a Portugal. Yo soy una privilegiada para todo lo que está ocurriendo, pero me he dado cuenta de que hay una cosa psicológica que es muy mala en esta enfermedad. Yo me encerré en una pecera durante 15 días, di negativo a los 17 días, y lo pasé mal. Y eso que tenía unas condiciones estupendas, estaba en la gloria, hacía y tenía lo que quería, hice un detox... ¡No se podía estar mejor! Pero tenía 37,8 de fiebre, perdí el gusto y el olfato, y me dolían las piernas. Pero al final no es una cuestión de encierro, si no a que estamos a acostumbrados a que cuando estamos enfermos siempre hay alguien que viene, te da un beso, te abraza, está contigo, te hace el día más agradable... pero esa soledad es tremenda. Yo, los últimos dos días, lloraba por todo, me llamaban y lloraba. Así que por primera vez en mi vida he querido ser negativa. Ahora todo perfecto, inmume, ya está pasado y gloria. Pero el hecho ya en sí de llegar a un hospital es horrible.

La diseñadora estuvo 15 días confinada tras serle detectada el virus de la Covid. Gtres

¿Qué hace para estar tan guapa?

Yo creo que me quieren bien, por eso me ven guapa. Una señora que entró hace años en mi tienda de Sevilla me dijo: "Te veo mejor que nunca. Se nota que te quieren de verdad". Yo creo que cuando te quieren bien, te quieren de verdad y está una feliz y en paz hay algo que se refleja. Hacerme no me hago nada, estoy en Portugal. Ni están los centros a los que yo iba de estética, ni están los míos... ¡Estoy allí abandonada de la mano de Dios! 

¿Qué le ha dado el portugués que no le han dado otros?

Yo creo que es un hombre que estaba para mí. Para mí es el hombre de mi vida, con diferencia. Es un hombre que su corazón va por delante de él, es tremendamente generoso, y no solamente en regalos, es generoso desde que se levanta hasta que se acuesta. En miradas, cariños, detalles, en hacerte la vida feliz. Su único propósito es hacerme la vida feliz y el mío también a él.

¿Le gustaría volver a pasar por el altar?

¡Espero!, yo me quiero casar por segunda vez. Con él las veces que sean. Sí, me encantaría. Llevo dos años ya, no es que lo conociera ayer, y por eso el hecho de cambiarme. ¿Tú crees que voy a cambiar mi país al que amo así porque sí? Me gusta todo de aquí porque yo soy España. Soy muy de aquí y me gusta mucho lo mío, mi vida está aquí. Nunca hubiera dicho que yo me hubiera ido del país por amor, en la vida lo hubiera pensado. 

Su hermana mayor, fruto del primer matrimonio de su padre, ha hecho unas declaraciones un tanto duras sobre usted y su otra hermana, Rocío Martín Berrocal. Ha llegado a decir que "no tenían que salir ni queridas ni hijas hablando". ¿Cómo ha recibido estas palabras?

Juro por mi vida que no sé nada, me coge de nuevas. Repito lo mismo, yo hablo de mi vida y he hablado durante veintitantos años, y siempre he hablado desde la verdad. Yo tengo relación con todos mis hermanos, a ella pues la veo menos, porque vive en Madrid y demás. Con Bertín me sentí muy a gusto, fue una entrevista que vio mucha gente y creo que vieron a una Vicky que no conocían, una persona. Lo conté todo desde el corazón, el sentido del humor y desde mi verdad. Pero cada uno es libre de opinar de mi vida, aunque tampoco he entrado yo mucho en el juego de lo que digan de mí. Estoy mucho más pendiente de otras cosas; de mi hija, de mi familia, de mi empresa, de las cosas por las que quiero seguir luchando, por mi país que atraviesa una pesadilla... Si me pongo a pensar todos los días lo que están hablando de mí...

Ella considera que usted no dijo la verdad y que no debería haber hablado sobre ese asunto.

Yo contesto lo que es, no me voy ni un lado ni para el otro. Toda mi vida he contestado lo que me sale, porque además yo tengo un problema: no pienso al hablar. Le dais una importancia, pero no tengo nada que decir del tema. Solo tengo que decir que no lo sabía, pero ahora que lo comentáis solo puedo añadir que cada uno opine lo que quiera, cada uno es libre en su vida de decir lo que le de la gana. Yo sé lo que he contado en Bertín y lo he hecho encantada, y cuando lo vi me encantó haberlo hecho porque conté la historia de mi vida, que es mía. ¿Que a lo mejor lo hubiera contado hace 10 años? Pero ya no sé si no se me preguntó, no lo quise contar, o no se le dio más trascendencia. Me sentí cómoda y esa es mi vida, la que he vivido yo. La de mi madre es la suya, la de mi hermana de padre y madre, suya... y a lo mejor si le preguntas a ella no tiene nada que ver con lo que te he contado yo. La que he contado es mía y las bases son esas, yo no miento. Si algo tengo en esta vida es que no miento. Que digan lo que quiera, libertad a que cada uno opine. Si ella opina que la verdad no es lo que yo he contado, pues chapó. 

Vicky ha querido dar su opinión tras las palabras vertidas por su hermana Marisa. Gtres

Hizo un repaso muy exhaustivo de su vida en el programa de Bertín...

Yo he contado todo. Esa entrevista arranca desde mis orígenes, desde donde me pare mi madre. Yo cuento la historia que me emociona, que es lo que viví, la historia de mi madre, la pasión por ese hombre 47 años de su vida, que nunca tuvo ningún otro amor ni conoció a otro hombre, vidas paralelas... todo lo que conté lo puedo contar hoy. Cualquiera que quisiera hablar de esa entrevista no hay nada que decir, me abrí y me emocioné mucho. Me quedé como vacía, me quedé en paz. No necesitaba contar nada, pero en ese momento me apeteció.

Su hija, Alba Díaz, ha encontrado de nuevo el amor...

¡Ahora la niña! Aplaudo todo lo que haga. Tiene que ser libre y hacer lo que quiera.  Tiene que disfrutar y tiene que vivir, porque uno no sabe hasta donde vamos a llegar. El momento de hoy, el de ahora, no te lo va a quitar nadie. Y si es feliz... Tiene 20 años, si a una niña de 20 años no le toca divertirse, relacionarse y conocer gente... Yo ya sería muy ridícula todo el día pateándome las calles, pero yo cuando la veo en el sofá y me dice que está cansada le digo: "¡Venga para la calle! ¿Cansada con 20 años? ¡Anda hombre!". Es el momento de disfrutar con sus amigos, de conocer gente, divertirte, y hacer lo que quieres. A mí me gusta la gente así, que viva. A mí mis padres nunca me han dicho que haga o no haga. Sabía, por lo que me habían enseñado, que era lo que tenía que hacer, pero cuando he querido hacer algo que no era también lo he hecho. No he dejado de hacer nada, no se puede dejar de hacer nada. ¿Que tiene un novio? Tres, debería tener tres, uno me parece poco con la cara que tiene. ¿Uno? Me parece un aburrimiento. ¡Vamos, una antigüedad! Con 20 años, con la vida por delante y sin ningún problema en la vida... Eso sí, el padre a lo mejor no opina lo mismo.

¿Cómo ve a Alba?

Es una tía muy responsable. Está en el último año de Business y Comunicación y haciendo prácticas en Scalpers, combina las prácticas con las clases y lleva mil cosas para adelante. Es una tía muy responsable y tiene una cabeza que... ¡guau!. No me ha dado un problema en la vida, es una cosa increíble, porque la adolescencia es todo muy loco y con lo que hay en el mundo... Por eso digo, ¡siete novios tenía que tener! Yo no me he dejado nada por hacer y ahora me ha tocado esto, que también lo he elegido yo. La verdad es que no puedo pedir más a la vida.

Vicky Martín Berrocal cuenta cómo ve a su su hija Alba tras volver a estar enamorada. Imagen cedida por Llorona

Usted tuvo un breve romance con Enrique Ponce en su tierna juventud, ¿qué le parece su reciente exposición mediática en redes? ¿Le cuadra con la imagen que tenía de él o lo ve exagerado?

Tengo un problema, llevo veintitantos años en este mundo y soy muy poco de hablar de los demás. Cada uno en sus circunstancias, cada uno en su momento. Yo a veces en mi vida he dicho que no iba a hacer algo o que no lo haría jamás, y después lo he hecho. Son cosas que van en la conciencia de cada uno. Yo creo que quien conoce a Enrique es la mujer que le ha acompañado durante 20 años, yo creo que ella es la persona que más conoce a Enrique. Yo conocí a un Enrique muy niño, pero cada uno actúa de una forma cuando le llega. Cuando hay sentimientos de por medio es muy complicado, es muy difícil opinar de esas cosas. Lo que sí es cierto es que ahí hay un pedazo de señora que se llama Paloma que es la que tiene que hablar. 

Su padre era muy amigo de Paquirri, ¿contó alguna vez en casa que el torero se quisiera separar de Isabel Pantoja?

No, no tengo ese dato. Mi padre y Paquirri eran íntimos amigos, pero no. Al final hay mil versiones de cada cosa y cuenta la credibilidad que uno tiene. Yo llevo muchos años y nunca me han pillado en un renuncio. Esto es lo que hay, aquí no hay teatro. En esta historia van a salir y pueden salir cualquiera contando su versión. 

¿Cree la versión que Kiko Rivera ha contado a los medios en referencia al reparto de la herencia de Paquirri?

Yo me creo mi vida. Conozco a Kiko, me parece un tío divino, un chico supernoble y un encanto. A Isabel (64) la conozco menos, pero siempre me ha gustado la música y la admiro por eso, como admiré a la Jurado. Cada uno tiene que actuar en su vida acorde a sus principios y a las circunstancias de cada uno. Todo tiene un porqué en esta vida y las cosas pasan por algo, y eso es con lo que me quedo. 

[Más información: Marisa, la hermana de Vicky, estalla: "No quiero dar un minuto de gloria a la querida de mi padre y sus hijas”]