Pilar Rubio (42 años) está viviendo una semana muy estresante que ha terminado con un accidente doméstico muy doloroso. La colaboradora de El Hormiguero ha aparecido en sus Stories de Instagram con un apósito en la frente y ha querido comunicar a sus seguidores qué es lo que le ha ocurrido.

Noticias relacionadas

"Me iba a ir ya a trabajar y he pensado 'a ver, con la mascarilla y el golpe que tengo aquí (señalando la frente) voy a tener una pinta muy sospechosa'... ¿queréis que os cuente que me ha pasado? Es increíble. Ayer no me estrello con el coche y hoy entrenando me he clavado un tornillo de este tamaño (dibuja un círculo con su mano), estaba entrenando, he movido la cabeza y directamente se ha incrustado en la frente, me ha levantado toda la piel y... bueno, cosas que pasan", ha narrado la madrileña.

A pesar del susto, la esposa de Sergio Ramos (34) se muestra optimista y con ganas de enfrentarse al resto del día con la mejor energía posible, sin dejar que este accidente le amargue la jornada.

En su intento por disimular la herida, Pilar Rubio ha optado por un sombrero de ala ancha en color negro. Se trata de uno de sus accesorios favoritos, lo luce cada otoño y lo hace siempre para complementar sus looks más bohemios. Sin embargo, esta vez, lejos de ser una pieza que sencillamente redondea su estilismo de este jueves, el sombrero se ha convertido en un indispensable para tapar su sonado golpe en la frente hasta que pueda deshacerse del apósito.

Sus duros entrenamientos

El matrimonio Ramos Rubio anunció el nacimiento de su cuarto hijo, Máximo Adriano, el pasado 26 de julio a través de sus respectivas redes sociales. Con una fotografía del momento posterior al alumbramiento, la pareja se mostraba "inmensamente feliz" de tener entre sus brazos al más pequeño del clan.

Solo dos meses después de dar a luz, la presentadora posaba en un amplio reportaje fotográfico para ¡HOLA! y mostraba su espectacular figura, recuperada en tiempo récord y tras ser madre de cuatro hijos.

Para conseguir tales resultados poco después de dar a luz, la colaboradora entrena a diario, incluso embarazada, para no perder el ritmo durante el periodo de gestación. No hay truco para lucir su esbelta figura, solo sudar y hacer ejercicio de forma rutinaria para que todo vuelva a su ser tras los nacimientos de cada uno de sus hijos. 

Pilar y Sergio tienen la suerte de poseer un gimnasio completísimo en su propia casa y así pueden trabajar sus cuerpos sin horarios. Aunque el hecho de tener tantas máquinas en su hogar ha conseguido que la televisiva sufriera un accidente doméstico muy doloroso... 

[Más información: La reacción de Pilar Rubio ante la desgracia que vive el diseñador de su vestido de novia]