Seis meses después del fallecimiento de su padre, Tamara Falcó (38 años) ha solicitado formalmente el título de marquesa de Griñón que le dejó en herencia, según publica este martes 13 de octubre el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Noticias relacionadas

La única hija del empresario Carlos Falcó y Fernández de Córdova con Isabel Preysler, heredó el título de marquesa de Griñón, según lo dispuesto en el testamento de su padre. Una distinción muy querida por su progenitor y por la que era popularmente conocido.

A partir de la ya citada fecha, según detalla el BOE, durante treinta días se abre un plazo de alegaciones para quien considere conveniente interponer alguna con derecho al referido título. Un tiempo protocolario de espera que, si nada lo dificulta, convertirá a Tamara Falcó en marquesa de Griñón.

El BOE recoge este martes 13 de octubre del 2020 la solicitud del marquesado por parte de Tamara Falcó. Gtres

"La sucesión en el título de Marqués de Griñón ha sido solicitada por doña Tamara Isabel Falcó Preysler, por distribución y posterior fallecimiento de su padre, don Carlos Falcó y Fernández de Córdova, lo que se anuncia por el plazo de treinta días, contados a partir de la publicación de este edicto, a los efectos de los artículos 6 y 13 del Real Decreto de 27 de mayo de 1912, en su redacción dada por el Real Decreto 222/1988, de 11 de marzo, para que puedan solicitar lo conveniente los que se consideren con derecho al referido título", especifica el Boletín Oficial del Estado al respecto. 

Carlos Falcó falleció a los 83 años víctima de la Covid el pasado 20 de marzo, y utilizó el nombre de su marquesado para denominar los vinos, con denominación de origen, que cultivaba en los montes de Toledo. Un fructífero negocio que está estrechamente ligado al título nobiliario, distinción con la que muy pronto Tamara cargará sobre sus hombros. 

La socialité, que tenía una excelente relación con su padre, confiesa que heredar el título ha sido toda una sorpresa para ella. Gtres

El marquesado de Griñón, que fue creado en 1862 por la reina Isabel II de España y tiene un gran valor sentimental para la socialité, que desconocía, antes de abrir el testamento, que su padre se lo había legado, según ha declarado ella misma en varias ocasiones. "Me hizo muchísima ilusión, pero no sabía lo que había dispuesto mi padre. Fue lo primero que supimos en la lectura y pensé que había escuchado mal. Hasta el día de hoy, sigo sin creérmelo", recalcó hace escasos meses la joven durante una entrevista.

Una versión que contrasta con la vertida en los medios de comunicación recientemente por Esther Doña (42), última esposa de Carlos Falcó, que reveló que la hija de Isabel Preysler manifestó en varias ocasiones a su progenitor la ilusión que le hacía heredar dicho título. Ha sido la viuda del marqués, quién ha expresado recientemente su opinión al respeto, no sin antes mostrar su beneplácito ante las últimas voluntades de su fallecido esposo. "El marquesado está muy ligado a las bodegas, por eso muchos pensaron que el hermano mayor de Tamara, Manuel, que trabaja en ellas, sería el heredero", añadía la malagueña en el programa donde colabora, La Mañana (TVE).

Opiniones a un lado, lo que se prevé es que la televisiva hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó pasará a ser parte de la aristocracia española en unos pocos días. Hecho que llevará con orgullo dado que de esta manera perpetuará por siempre el recuerdo de su padre, un hombre que ha dejado un gran vacío en todos aquellos que lo conocieron y especialmente en el corazón de Tamara. 

[Más información: Tamara Falcó inicia los trámites para convertirse en marquesa de Griñón]