Paz Padilla cumple este sábado 51 años y lo hace en compañía de su hija, su hermana y su yerno. La presentadora se ha enfrentado al peor año de su vida, pero lo ha hecho con una fuerza ejemplar que ha dejado asombrados a todos. Hace tan solo unos meses la humorista tuvo que decir adiós al amor de su vida, su marido. Antonio Juan Vidal se iba lleno de amor y dejaba en el mundo terrenal a todos sus seres queridos rotos, pero con felicidad por haber tenido la oportunidad de haberle acompañado hasta el último momento. De igual modo ocurría en febrero, cuando Paz tuvo que despedirse de su madre, Lola.

Noticias relacionadas

Este sábado por la mañana, Paz se ha levantado con energía y ganas de hacer una tarta de queso para todos los invitados que vayan a compartir este día tan especial junto a ella. Pero no se ha podido olvidar de los seres queridos que ha perdido este año y que estarán muy presentes en su gran día.

La presentadora ha compartido en sus redes sociales tres fotos, de sus tres personas favoritas en el mundo: su hija, su marido y su madre.

En las tres imágenes publicadas por Padilla solo se ven manos, pues son la mejor unión entre las personas de su vida. En la primera fotografía, Paz toma la mano de su hija, Anna Ferrer, y le dedica unas palabras: "Mi niña siempre calmando mi pulso". En la siguiente instantánea Paz agarra a su marido: "Sus caricias y su fuerza me sostiene, esos lazos invisibles nunca se romperán", escribe sobre la imagen para mostrar cómo su vínculo será eterno.

En el último post se presenta la foto más especial, que está presidida por la mano madura de su fallecida madre sobre las de sus hijos: "Ella nos unió por el cordón umbilical y por su capacidad de amar. Ellos nunca me soltarán", expresa la humorista en referencia a sus hermanos.

Todas estas fotografías se aúnan en un mensaje que sirve de encabezado para la publicación de Instagram que ha querido comunicar Paz Padilla en su cumpleaños más complicado: "Gracias a todos los que me amáis y a los que amo, hoy es mi cumpleaños, pretendo ser feliz y disfrutarlo como el último".

Además, ha compartido en sus Stories los ramos de flores que ha recibido por parte de sus compañeros y en especial, el de su jefe, que no es otro que Paolo Vasile, quien ha querido mostrarle su apoyo en estos momentos.

Pero antes de todo ello, justo a las doce de la noche de este viernes, su hija Anna entró en el salón de su casa por sorpresa y decidió poner a todo volumen la canción de Cumpleaños feliz para animar a su madre mientras se acercaba a su lado con una minitarta con bengalas sobre las velas del número 51. Paz sopló las velas y sonrió junto a su hija.

En el vídeo queda clara la emoción que estaba sintiendo la actriz al ver a su hija y recordar la falta del amor de su vida, que seguro que hubiera preparado algo emocionante y divertido para ella. Sobre el rostro de Paz han brotado unas lágrimas alegría al ver todo el cariño recibido por sus seguidores.

[Más información: Paz Padilla cumple 51 y deja atrás el duro año en el que perdió a tres grandes pilares]