A finales del mes de marzo, Alexia Rivas (27 años) dio el salto a la primera plana de la popularidad tras protagonizar, junto a Alfonso Merlos (41), la que fue considerada la trama amorosa más polémica del confinamiento en España. El popular Merlosplace hizo que la que hasta entonces era reportera del programa Socialité, pasara a convertirse en portada de las revistas y en tema de debate en los programas del corazón.

Noticias relacionadas

Un episodio difícil de digerir por parte de la joven, y que, según ella, propició su salida del medio en el que trabajaba hasta entonces. A patir de ese momento, la vida de esta leonesa dió un giro de 180 grados. Se fue a vivir a casa de Merlos, abandonó, momentánemente, su profesión para dedicarse de lleno a las redes sociales, y además ha aprovechado para retocar algunos detalles de su físico, concretamente de su cara. Procedimientos estéticos que ella misma desveló a través de sus redes sociales en el mes de junio. 

La pareja actual de Alfonso Merlos confesó que "tras tantos meses de estrés e incertidumbre" veía su cara "apagada y sin luz", razón por la que se puso en manos de una conocida clínica madrileña, de la que hizo publicidad en sus redes sociales, para someterse a un tratamiento denominado 'buena cara'. Un procediemiento estético en el que, según detalló ella misma, consistía en la infiltración de 'baby botox', cóctel de vitaminas y la realización de un peeling para regenerar la piel. Tratamientos cuya eficiencia demostró a través de Instagram. Los meses han pasado y Alexia Rivas, que es muy activa en la citada red social, parece haber experimentado más cambios últimamente, a juzgar por las imágenes que sube a Instagram. Retoques de los que hemos querido saber más.

Alexia en el programa 'Socialité' a comienzos de año, imagen subida en septiembre del 2020 en el perfil de Instagram de Alexia. Instagram

En su última publicación, se puede apreciar que su aspecto ha variado bastante respecto al que presentaba cuando trabajaba junto a María Patiño (49) hace escasos cinco meses. JALEOS ha mostrado varias imágenes de la reportera a una reputada clínica de medicina estética para que sean profesinales en la materia quiénes analicen con exactitud cuáles son los retoques faciales a los que se ha sometido la joven. Tratamientos que la hacen lucir tan espectacular como aparece a día de hoy en sus redes.

"En estas fotos de antes y después vemos claro que lo que ella confiesa y describe haberse hecho, el tratamiento 'buena cara', que no es más que la combinanción de varios tratamientos que que han dado un magnífico resultado", dice la doctora Lola Sopeña, directora de las clínicas estéticas con el mismo nombre, que junto a su equipo han valorado el cambio de la ahora influencer

Analizando las imágenes del antes y el después de Alexia Rivas, la médica señala lo siguiente: "La toxina botulínica en la zona superior del rostro (baby botox) está aplicada de forma que ilumina y amplía la mirada. Además, el peeling junto con las vitaminas infiltradas en la piel del rostro le han dado mucha mejor textura y luminosidad". El equipo de Lola Sopeña está convencido de los buenos resultados que ha experimentdo el rostro de la influencer después de ponerse en manos de especialistas, pero determina que existen procedimientos que ella misma no ha confesado.

"Han conseguido un resultado favorecedor, pero a nuestro entender se ha hecho alguna cosita más. Vemos unos labios más sensuales y carnosos, que se consiguen con infiltración de ácido hialurónico", dice Sopeña, que descubre otro de los procedimientos que son evidentes en la cara de Alexia. "También vemos un rostro más anguloso, muy perseguido por los profesionales del cine y la televisión, ya que son muy favorecedores delante de cámara. Para esto lo mejor es la infiltración de hidroxiapatita clácica", termina diciendo la experta.

El nuevo rostro de Alexia Rivas traducido en euros

La doctora Lola Sopeña ha detallado la cantidad económica que, según su tabla de precios, llevaría invertido la periodista en su cara a través de los distintos traramientos a los que se ha sometido. Dinero que bien podría haber salido de su bolsillo, o que, por el contrario, podría haber sido financiado a través de publicidad que ella misma realiza a través de su perfil de Instagram, donde concentra un total de 133.000 seguidores. 

El baby botox, para ampliar la mirada, tiene un precio de 320 euros, el peeling facial 70 euros, el cóctel de vitaminas, que ha mejorado sustancialemente el estado de su piel, 120 euros, el aumento de lábios con ácido hialurónico 345 euros y la pronunciación de los ánguos faciales con inyecciones de hidroxiapatita clácica 399 euros. Lo que hacen un total de 1.254 euros en tratamientos estéticos. Cantidad con la que la pareja de Alfonso Merlos no ha hecho otra cosa más que resaltar, aún más, la fresca belleza que ya tenía.

[Más información: Alexia Rivas, ¿nueva colaboradora estrella de Telecinco?]