El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias (41 años), ha decidido cambiar de look. Pese a los históricos comentarios que señalan al líder de Unidas Podemos como un político al que no le interesa demasiado el cuidado de su imagen -llegó a afirmar que compraba su ropa en los hipermercados Alcampo-, la realidad es que, dentro de su estilo, acaba de dar una insólita sorpresa. 

Noticias relacionadas

Este miércoles por la mañana y desde su despacho del Congreso de los Diputados, Iglesias ha publicado en su cuenta oficial de Instagram dos fotografías con un llamativo cambio de imagen. Junto a ellas, ha añadido un divertido comentario en tono jocoso señalando a los culpables.

"Entre la ola de calor y que mis hijos me tiran del pelo... tocaba nuevo look", ha apuntado. Iglesias, absolutamente consciente de que esas instantáneas iban a provocar revuelo, ha añadido, además, varios hashtags. Entre ellos el de #coleta o #backstage.

En pleno mes de agosto y debido a la abrasadora ola de calor por la que atraviesa España en estos momentos, el vicepresidente ha optado por recogerse la coleta y reconvertirla en una especie de moño sostenido por una goma oscura en el mismo tono que su larga melena. 

Además, no es el único detalle que ha llamado la atención de esta renovada imagen del líder político. Pablo Iglesias ha rescatado de su joyero personal los tradicionales pendientes en forma de aro y de cáscara de coco con los que irrumpió en el ruedo político a principios del año 2014.

Pablo Iglesias desde su despacho del Congreso de los Diputados. Redes sociales

El resto del outfit no solo no asombra a nadie sino que se puede afirmar sin miedo al error que es el uniforme diario del vicepresidente: camisa blanca remangada y sin la botonadura totalmente cerrada, corbata negra con un sencillo nudo algo deshecho, pantalón azul marino y cinturón en azabache. Las fotografías están tomadas por el profesional Daniel Gago, quien en su página web desvela que es socio fundador de la agencia Diso Images. "Actualmente trabajo en Podemos, fiel a la deuda que tengo con mis hijas", concluye su bio.

Iglesias, padre de tres hijos que le "tiran del pelo"

El vicepresidente no suele hacer alusiones personales en sus entrevistas ni en sus redes sociales, pero en esta ocasión, Iglesias se ha relajado, se ha sincerado y ha querido tener presente a sus hijos. Pablo es padre de tres hijos junto a su pareja, Irene Montero (32), número dos de su partido y ministra de Igualdad en el Gobierno de España.

Sus dos primeros vástagos, Leo y Manuel Iglesias Montero, nacieron el día 3 de julio de 2018 de manera prematura y con tan solo 27 semanas de gestación. Trece meses después, el 2 de agosto de 2019, vino al mundo su tercer bebé. Esta vez, una niña a la que pusieron de nombre Aitana y que "como es costumbre en la familia", también llegó prematura, comentó Pablo Iglesias en un post de Facebook donde anunciaba, feliz, el nacimiento de su hija pequeña.

Pablo Iglesias e Irene Montero con su hija pequeña, Aitana. Gtres

"Hoy ha nacido Aitana. Ha llegado antes de tiempo como es costumbre en la familia, pero por suerte, y gracias a la vigilancia sanitaria, ha sido mucho menos impuntual que sus hermanos. Está perfectamente y pronto vendrá a casa", revelaba. Desde su prematura llegada, Aitana -nombre elegido por "el lugar en el que María Teresa de León y Rafael Alberti se despidieron de su patria: un homenaje al exilio español y a la América Latina que abrazó a aquellas mujeres y hombres"- se ha acostumbrado a ir con sus padres casi cada día al Congreso de los Diputados, a diferentes reuniones parlamentarias o incluso a manifestaciones.

[Más información: Aitana, la hija de Irene Montero y Pablo Iglesias, cumple un año: su vida entre despachos, actos y debates]