Olivia Valère (73 años) no puede dormir desde el cierre de su discoteca. La actuación de un conocido músico francés se vio frustrada por orden de la Junta de Andalucía. "Un disgusto tremendo, yo les había hecho las pruebas a mis trabajadores el mismo día 27 de julio y todos daban negativo. De un día para otro todo puede cambiar. Mi familia y yo nos hemos hecho las pruebas porque todos trabajamos en la discoteca y ninguno hemos dado positivo a la Covid", confiesa, angustiada, la empresaria marbellí.

Noticias relacionadas

Por orden de la Junta de Andalucía, documento al que ha tenido acceso JALEOS, se le ha informado a Valère de casos de coronavirus en su local. Por ese motivo, la discoteca está cerrada desde este pasado lunes por un brote de Covid-19 entre sus trabajadores, que han dado positivo en los test de control de la pandemia. En la empresa de ocio nocturno se personó la Policía para cerrar, y desde la Junta de Andalucía les instan a que desinfecten y acondicionen el local para atajar este brote con la idea de abrir en unos días, cuando se garantice la salubridad y no haya riesgo.

Olivia Valère en una imagen tomada recientemente. EL ESPAÑOL

Olivia recalca a este medio que se gastó casi 4.000 euros en hacer las pruebas a sus trabajadores: "Incluso mi hija Karen y yo nos hicimos las pruebas". Días antes, el lunes 27 de julio, la empresa Helicópteros Sanitarios hizo la prueba a todos los trabajadores de la empresa, tal y como hace constar la empresaria con documentación. "De un día para otro cambia todo; 27 negativos y días después empiezan a dar positivo uno tras otro", se lamenta. 

El comunicado de la Junta es contundente, a fecha del 29 de julio. "Desde la Unidad de Epidemiología del Distrito de Atención Primaria Costa del Sol, les rogamos que nos facilite los datos de los trabajadores de la empresa que tienen acceso al recinto, ya que se ha detectado un posible caso de coronavirus, según se recoge en el Plan Andaluz de Vigilancia y Prevención de Brotes del Covid-19, publicado en el BOJA 114 de 16 de julio de 2020", requería la misiva.

Fue con las pruebas de los PCR del hospital Costa del Sol de Marbella, y no en los test rápidos de Helicópteros Sanitarios, donde han ido apareciendo los diferentes positivos. Según fuentes de la dirección de Olivia Valère, fue un empleado que empezó con molestias y acudió al hospital y dio positivo. Después de este, con la plantilla aislada para evitar la propagación, se han hecho más test a los empleados, y ya van una decena de positivos.

Candado por la Covid-19

El mensaje en Instagram de Olivia Valère.

Hace solo dos semanas la periodista que suscribe esta información se reunía con la empresaria para mantener una entrevista en su discoteca. Allí enseñaba las medidas de seguridad que se habían adoptado en la discoteca Olivia Valère. En aquel momento, se quejaba de que desde que salieron a la luz vídeos del concierto del artista argelino Soolking en su local -donde muestran a grupos de personas bailando, apelotonados debajo del escenario, sin hacer uso de la mascarilla y sin guardar las distancias interpersonales-, la empresaria había visto mermada la capacidad de su discoteca: "En mi discoteca todos somos ahora policías para que no nos multen con 60.000 euros, que es el máximo que estipula la ley si se infringe la norma. No podríamos con otra multa".

En el reconocimiento visual que se hizo de la discoteca en esa visita, el recinto dispone de carteles del aforo permitido. "Con 250 personas que puedo meter en una superficie de 3.000 metros cuadrados, solo puedo decir que este verano es una ruina", explica. 

Para estos tiempos de la Covid, la empresaria había inventado nuevas fórmulas. Para ello cuenta con Karen, su hija y heredera del imperio. "Trabajar con ella es fantástico. Es muy importante que mi hija haya venido para seguirme, porque ella tiene la forma de mirar de la juventud y está en este mundo. Yo soy de antigua escuela", apostilla. 

También sus nietos, como Jeremy, hacen sus propias fiestas en la discoteca. Olivia precisa que "este último evento se llama Pueblo Loco, una fiesta muy a la época de la Marbella de los setenta con motivos mejicanos en la que los jóvenes los pasan genial. Si quiero seguir siendo el número uno de la ciudad hay que buscar esta esencia de la juventud". Estas fueron sus últimas palabras antes de que tuviera que poner el cerrojo por el Covid-19 en su último concierto. 

[Más información: Así es Nao Pool, el lujoso club del hijo de Olivia Valère que ha sufrido un incendio]